WELCOME TO IOWA


• No olvides pasarte a leer la reglas y ambientación.

• También pasa a leer nuestro FAQ, en el encontrarás más datos sobre Iowa y el foro en general.

• Recuerda que sin color no puedes rolear, tienes 72 horas para terminar tu ficha. Ficha aceptada » Registros » Color.

• Las medidas para avatar son 180 x 400.

• A pesar de que el foro se ambienta en la ciudad de Des Moines, Iowa; solo se asimila a la real en el nombre y localización, el resto es invención de la administración.
YOUR FACE
Conectarse

Recuperar mi contraseña

NEW POSTS
Últimos temas
» Afiliación Élite [Naruto Roleros]
Dom Abr 26, 2015 8:09 am por Invitado

» Magic is Might (Retirar el botón - Elite)
Dom Abr 19, 2015 2:38 am por Invitado

» Unmasked - Afiliación Élite [Confirmación]
Sáb Abr 18, 2015 10:20 am por Invitado

» The Demon. |Erin|
Vie Abr 17, 2015 4:12 am por Erin C. Foster

» A World Of Heroes (élite)
Dom Abr 12, 2015 6:50 pm por Invitado

» My brand of heroin {Normal}
Sáb Abr 11, 2015 5:28 pm por Invitado

» Fiesta hasta arder [Lochan Radwańska]
Vie Abr 10, 2015 10:26 pm por Lochan Radwańska

» Are you fucking kidding me? ■ Lochan
Vie Abr 10, 2015 9:57 pm por Lochan Radwańska

» You really want to be here? |Erin| |Terminado|
Miér Abr 08, 2015 1:27 am por Aiden Blair

WHO'S THERE?
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 24 el Vie Feb 06, 2015 5:08 am.
THE PEERS
Élite
Élites
(20/40)

Zonden Verboden

AFILIADOS NORMALES

Radioactive - Sea.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Radioactive - Sea.

Mensaje por Jett L. Zunom el Lun Mar 16, 2015 1:45 am

Mantiene la música encendida, a un volumen considerado. Su cabeza está sumergida en pensamientos, recuerdos de todo lo que ha ocurrido y cómo es que llegó a ese sitio. No le gusta, no le gusta para nada tener que estar ahí; detesta esas noches en que no puede hacer nada más que dejarse llevar por los recuerdos, las caras que se posan dentro de su memoria y las voces que, le dicen que no debió haber hecho nada de eso, como ahora mismo está haciendo, aunque está consciente de que es solo él. Se tortura. Sabe que lo hace pero no puede evitarlo, por eso había decidido pudrirse el cerebro, ahogar todo lo que había y seguir hasta que finalmente su destrucción llegara.

Era un buen plan.

Pero ese plan ha sido pisoteado y destruido por el sentido común, o quizás fue solo su preocupación con respecto al resto de su familia. Ellas no tienen la culpa de nada, ellas son quienes parecen querer sacarlo de ahí,  las únicas personas que siguen teniendo fé en que Jett es alguien salvable, que todavía queda algo del muchacho que hubo años atrás; eso que ni siquiera él mismo puede asegurarse en estos momentos de su vida, porque conoce al reflejo que se muestra cada que se ve en el espejo, sabe quién es y está consciente de que no se trata del mismo joven. El otro se murió y desapareció, se quedó perdido por ahí y fue golpeado una y mil veces por LSD, cocaína, marihuana y muchas otras sustancias que se tardaría en mencionar.

La música sigue sonando y sabe que en cualquier momento tendrá que parar, mandarán a que todo se apague y se quedará solo, solo con todas las memorias y cosas que solo hacen que quiera arrancarse los sesos. Eso lo haría todo mucho más fácil, pero Jett no tiene pensamientos suicidas, por lo menos, no alguno que conlleve a terminar con su existencia de un momento a otro. Él se ha entregado a las drogas y eso es lo que lo va a matar o puede ser un accidente, una enfermedad; de cualquier manera va a morir. Se levanta de la cama y anda por la habitación hasta apagar la música, era reproducida por un móvil que le habían dado antes de entrar, no servía para nada más que eso. Se pasa el dedo índice y pulgar por el puente de la nariz, se acerca a la puerta y la abre, saliendo al pasillo fuera de esta; sus ojos pasan de un lado a otro y comienza a sentir la sequedad que ruega por algo de explosión, el deseo por saborear cualquiera de aquellos sabores, por ver cualquier cosa que no tenga nada que ver con la realidad.

Se deja caer en el suelo, pegándose a la pared y dobla las rodillas colocándolas casi contra su adolorido pecho; eso le hicieron las drogas, el pecho le arde anunciandole que está falto de ellas, le arde cuando las consume y sigue ese ardor en todo momento, solo incrementándose, solo haciéndose mayor y persistente. Se relame los labios y gira, es cuando se encuentra con la figura de femenina, una que reconoce a pesar de verla a metros de él. Ella no lo ve, no sabe si ya lo ha visto pero deja sus ojos fijos en ese cabello alborotado y espera a que gire, porque quizás ella ya haya conseguido algo que le borre todo lo que tiene en la cabeza.

_________________
I've got chemicals swirls in my brain
avatar
Jett L. Zunom

Mensajes : 25

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Radioactive - Sea.

Mensaje por Sea L. Makhvil el Lun Mar 16, 2015 2:35 am

Cuando le vio, fue algo como esto: ese cabello, esos ojos, esa boca.

Como cuando te encuentras un gato mojado y pequeñito en la calle, que te mira con sus enormes ojos y te chupa el alma. Sí, exactamente así. Te deja hueca por dentro y tú quedas a merced de algo muy simple y es: la sensación indescriptible de querer a una mascota. Una pequeña, frágil, drogadicta y necesitada mascota.

Mientras esa sensación continuara presente en Sea, seguiría actuando de la misma forma. Quizás todo acabaría antes de lo planeado o continuaría por más de lo previsto: no pensaba en ello y siendo honestos, no le importaba en lo absoluto. Tan solo se aparecía y agitaba su frasco usual de pastillas, miraba ese rostro pálido, se colocaba una en la lengua y después la movía con la típica sonrisa de una dueña que apunta con un rayo láser alguna parte de su casa en espera de que su gato la siga. Suena mal, suena muy mal. Pero así eran las cosas dentro de la mente femenina.

Y aunque Jett usualmente no caía, seguía siendo divertido hacer esa clase de cosas. Como darle con que drogarse, como jugar de forma estúpida con él, como pasar por encima de sus sentimientos como hacía con todo el mundo. Siendo la típica joven con la cual no hay que perder el tiempo porque no tiene nada bueno que ofrecer, todo lo guarda para sí misma. Menos las pastillas.

Por ello, no fue una sorpresa que cuando Jett fue inesperadamente encontrado por su mirada. En una posición que no debería ser vista por Sea, sus pies se movieran solos y terminó frente al muchacho, con ambas manos metidas en su short y con las piernas marcadas por unas cuentas cicatrices moviéndose como si no tuviera la intención de realmente quedarse parada allí.

—¿Qué ocurre, Jett? —le preguntó, y luego sacó su lengua y la dejo colgando en una mueca de aburrimiento habitual en ella. Desvió la mirada hacia el antiguo grupo de personas con el que había estado conversando, pero los mandó al carajo en su mente sin pensarlo. Se colocó en cuclillas y observó fijamente el rostro masculino, ya habiendo desecho su expresión anterior.

Sus manos se movieron hasta sus rodillas y las golpeo desincronizadamente, alzando ambas cejas en espera de una respuesta. —¿Quieres drogarte un rato? —cuestiono, sonriendo de medio lado. Porque así se solucionaban todos los problemas según Sea. Inclino su cabeza hacía un lado y se acercó un poco más para observarle mejor.

Y es que de verdad, tenía los ojos de un cachorro. 

_________________
Bang bang, you're dead.
avatar
Sea L. Makhvil

Mensajes : 100

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Radioactive - Sea.

Mensaje por Jett L. Zunom el Lun Mar 16, 2015 5:15 am

La observa acercarse y no puede quitarle la vista de encima. No necesita saber demasiado de ella, con lo que ha pasado y el que sea una de sus vías fáciles hasta algo de droga le basta; porque no tiene planeado mucho más ahí dentro, no quiere conseguirse amigos aunque tampoco es renuente a llevarse con todos de manera normal, después de todo, se supone que ahí dentro todos están locos. Jett sabe perfectamente que debe andarse con cuidado, que las pintas a primeras no son lo que parecen; que siempre te vas a dar de topes contra la pared si te tomas demasiada confianza o si dejas que otros se la lleven con facilidad. Pero es débil, lo sabe también y cuando la sonrisa surca sus labios al solo pensar que quizá ella le dará lo que espera encontrar con urgencia se olvida de todo eso de mantenerse al margen. Es difícil, es tremendamente difícil mantener la compostura ahí dentro, ver cómo todos los demás reciben sus pastillas, como los prefieren mantener drogados para que no resulten peligrosos, encerrados como lo que son: unos jodidos locos que deben ser manejados. Pero con él y Sea la cosa es algo diferente, porque ellos tienen a vista de los demás otro tipo de locura.

Se coloca delante de él y la mirada del castaño la sigue hasta verle directo a la cara, teniéndola a escasos centímetros. Se imagina que es demasiado obvio, siempre lo notaron, incluso cuando estaba libre, siempre se encontró rodeado de ese tipo de personas que te ven y saben lo que quieres; porque ellos quieren lo mismo, ha sido tentado hasta caer una y otra y otra vez. Eso es lo que debía pasar. Se ha repetido mil veces que de otra manera quizás las cosas no tendrían sentido pero, ¿las tienen ahora?. Sus labios se fruncen ligeramente al recordar la pregunta que acababa de hacerle y negó unas cuantas veces. Nada ocurría, pero deseaba que sí. Se ve un poco nervioso y baja la mirada en busca de las manos de la rubia; la mueve nuevamente a su rostro y abre los ojos un poco más. Vamos, Sea.

Y la pregunta llega, el castaño mueve sus manos hasta apoyarlas contra el suelo y guarda silencio por segundos, solo sosteniéndole la mirada. Su cabeza le dice que no, le recuerda lo que acaba de decirse y como las voces imaginarias de sus padres, su abuela y hasta sus hermanas susurran dentro un: no lo hagas. Porque estarán más decepcionados aún, porque él acabará sintiéndose una basura y se asegurará, como todas las veces anteriores en que ha caído, que no tiene nada de fuerza y que esto, el ser un drogadicto es algo que no dejará nunca. La necesidad le acaricia las palmas de las manos con un cosquilleo y termina convenciéndole de que mueva la cabeza, él se resigna y finalmente asiente, sin apartar la mirada. Traga saliva pues su garganta se ha secado y levanta las cejas – ¿Quieres ir adentro?.– cuestiona, su mano derecha señala la puerta de su habitación y la comisura de sus labios se tuerce de lado.

Lo peor es que le gusta. Siente esa sensación de felicidad cada que por su cabeza cruza la posibilidad de fumar algo, tragar, esnifar; lo que sea. Esa felicidad distorsionada que a fin de cuentas es la única que ha tenido en los últimos años, la que logró engatuzarlo de tal manera que ahora le resultaba imposible resistirse. Tampoco es como si luchara demasiado. Su cuerpo se mueve sobre el suelo, las piernas se estiran a cada costado del cuerpo femenino y sus ojos pasean de un lado a otro – Ven.– le pide moviendo la cabeza, se levanta del suelo y abre la puerta de su habitación, entra y espera a que Sea le acompañe.

_________________
I've got chemicals swirls in my brain
avatar
Jett L. Zunom

Mensajes : 25

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Radioactive - Sea.

Mensaje por Sea L. Makhvil el Mar Mar 17, 2015 5:52 am

Ah, pero mira esos ojos. ¿Cómo podrías negarle algo? ¿Cómo podrías decirle que no a ese deseo de ver luces de colores, pudrir su cerebro y sentirse mejor que nunca? Es simplemente imposible. Coloco ambas manos sobre sus mejillas y continuó observando el rostro del muchacho, sin parecer inmutada por la forma en que la estaba observando. Esperaba una respuesta, un sí o un no, un no desencadenaría ese comportamiento clásico de ella de “¿Por qué no? ¿Qué hay mejor que drogarse?”, y un sí, bueno, ahí se vería.

Se relamió los labios y al ver el asentimiento por parte del muchacho, sonrió. Se enderezo con pereza y espero a que el hiciera lo mismo, lo siguió sin ningún problema y al encontrarse en el interior de su habitación, le echo una rápida mirada. Aunque como en cualquier otra habitación, lo más interesante que podría encontrar sería un gato muerto debajo de la cama, unas navajas para cortarse las venas; o como en el caso de Sea, absolutamente nada. Le habían desalojado todas sus cosas después de que un bocón se soltara de la lengua y les dijera a los del personal que tenía drogas escondidas en su habitación.

Ah, aún recordaba la visita a la Zona 0 que había acarreado todo aquello.

Sí, solo le había servido para que se le aflojara un tornillo más. Jugueteo con su propio lengua, moviéndola sobre sus labios o mordiéndosela. Observó a Jett, y alzo ambas cejas. Oh, sí. Las drogas. Saco una pequeña bolsita del bolsillo de su pantalón y la agito. —Es todo lo que traigo hoy. —comento encogiéndose de hombros. Quizás porque ese día no se sentía especialmente con ganas de otra cosa más que un subidón con ayuda de la cocaína. La idea de la heroína o drogas más fuertes se le habría pasado por la cabeza quizás si estuviera de diferente humor, pero no ese día.

Se sentó en el centro de la habitación, y alzo la mirada hacía el castaño. —¿Tienes con que aspirarla, no? Hacerlo por la boca es una mierda. —aun cuando habían sido mil veces las ocasiones en que ella lo había hecho en la calle, y sin embargo no le agradaba porque el efecto no era lo suficientemente fuerte. Era mejor esnifar. Pasó su mano por su hombro con pereza e hizo crujir su cuello. 

_________________
Bang bang, you're dead.
avatar
Sea L. Makhvil

Mensajes : 100

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Radioactive - Sea.

Mensaje por Jett L. Zunom el Miér Mar 18, 2015 8:14 am

Una nota alegre es lo que le hace falta.
Y esa nota, sabe bien qué es lo único que puede dársela, con qué la conseguirá. Su ceño se frunce fijando la mirada en la rubia y cuando esta pasa al interior de la habitación él le sigue, cierra la puerta detrás y se prepara para lo inevitable: otra recaída, una de muchas que está seguro tendrá y que aún así no siente que tenga la convicción para evadir, porque el saber que debe hacerlo por él y por otros no le resulta para nada alentador. Solo le otorga más presión, misma de la que se quiere deshacer y una de las muchas razones que tiene para buscar cualquier droga; nombrarlas todas es una estupidez y por eso no lo hace, solo sabe que están ahí. Nunca se van.

Sorbe por la nariz y pasea sus orbes por la habitación, la luz está apagada y desea que se quede así. Se lleva ambas manos al rostro y tira de los párpados inferiores hacia abajo con una mueca; siente las cosquillas en las palmas de las manos, pero no, solo son imaginarias, porque sabe perfectamente como se siente cuando llega al punto de inconsciencia, ese que te pone a volar y te hace perderte, ese que anhela demasiado; sabe perfectamente como sus dedos se mueven una y otra vez, como se frotan contra sus ropas, la pared o cualquier parte en busca de la misma sensación. Obviamente, ninguna es igual ni tampoco se le acerca en lo más mínimo. Sus ojos bajan al ver como Sea se mueve y recuerda que está en su habitación con la muchacha, se relame los labios y fija la vista en la bolsa que mueve delante del cuerpo.

Ahí esta. Es también inevitable que el pecho se sienta hueco en ese momento, cuando puede ver tan cerca la victoria y a la vez la derrota, cuando siente que está a punto de abalanzarse y echarse todo aquello encima. Porque lo haría, oh sí, lo haría con todas las ganas del mundo y no le importaría qué pasara después. Sin embargo, no se mueve y en vez de ello mira a la muchacha de ojos grandes y algo saltones moverse dentro del cuarto y dejarse caer en el suelo. Su pregunta le toma por sorpresa, se le sale un quejido bajo y aprieta las manos contra sus bolsillos, sube por la chaqueta; aunque sabe que no tiene nada bueno, nunca está de mas revisar. Niega luego de unos segundos acercándose y echándose al costado de la cama, con el ceño fruncido y la sensación de que al final no logrará nada, alegrándose de que quizás no caerá esta vez y molestándose por no tenerla.

Una contradicción andante, en eso se ha convertido y lo sabe.

Dedo, nariz adentro.– murmura mientras su cuerpo se mueve de manera automática hasta sentarse. Su rostro se mantiene serio y sus orbes viajan por la habitación a la espera de que algo aparezca de la nada – Tengo un bolígrafo.– esa no es una buena elección. Demasiado grueso. Se muerde el labio inferior con fuerza y aprieta la mandíbula antes de sucumbir ante la desesperación. Relájate, no es tan malo. Pero él lo siente como si lo fuera, porque sin aquello no podrá levantarse al día siguiente, no podrá siquiera dejarse caer sobre la cama y echarse a dormir, sin eso no puede moverse; es solo un cuerpo vacío.

_________________
I've got chemicals swirls in my brain
avatar
Jett L. Zunom

Mensajes : 25

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Radioactive - Sea.

Mensaje por Sea L. Makhvil el Jue Mar 19, 2015 8:48 am

Chasqueo su lengua varias veces, como quien llama a un perro, en dirección a Jett. —¿Por qué tan lejos, cariño? —le pregunto con aquel sarcasmo tan habitual en ella. Le dio un par de golpes a su muslo, y espero a que se acercara. A decir verdad, poco importaba como se comportaran las personas con Sea, pues ella siempre sería la misma. Y aquello, más que ser una virtud; era una maldición que la titulaba como una bastarda irritante sin consideración que solo tenía un único objetivo en la vida, reírse en tu cara, y, drogarse.

—¿Qué pasa, mi vida? ¿Por qué esa cara de morsa en desgracia? —volvió a cuestionar, exagerando y alzando sus cejas. —Venga, Jett. Sonríe un poco, nos vamos a drogar, no sacarnos las tripas con una cuchara. —comento, utilizando su dedo para tocar la comisura de sus labios y sonreír a la vez. Así, mira, así.

Sonríe bien bonito, para que dejes de parecer un cachorro y yo te regale droga. Pensó en su interior, encogiéndose de hombros. —¿Tu lámpara esta mala o algo? —preguntó mientras abría la bolsa, —Puede que te metas el dedo en el ojo al no ver nada. —volvió a decir, sonriendo con diversión. —O te puedo ayudar yo. —y alzo y bajo sus cejas varias veces, pero todo era un chiste. Si quisiera tener sexo con Jett, ni siquiera habría esperado dos segundos antes de dejarlo en claro. Como ocurría con Raven, Sadie y bueno… la lista era casi interminable.

Adentro su índice y después lo pasó por sobre sus encías. Ah, nunca se iba a cansar de decirlo. No era tan bueno como aspirar en líneas. No, ni en un millón de años. Le pasó la bolsita a Jett y lo observó, esperando a la vez que el efecto de la cocaína actuara en ella mientras chasqueaba la lengua un par de veces con lentitud. Si fuera un perro de verdad, estaría moviendo la cola o algo en estos momentos. O mordiéndole el tobillo, intentando arrancarle la bolsita de las manos con una mordida superpoderosa a la muñeca. Pero no, ella tenía a un muchacho que esperaba pacientemente en su lugar hasta que le llegaba a su parte.

¿Seguro de que no eres usado por un pirómano como perra? Fue lo que una vez le preguntó, mientras separaba una caricatura del resto, en aquella ocasión donde se habían puesto a consumir LSD en uno de aquellos puntos ciegos de los pasillos. Porque, mientras más lo miraba, más indefenso le parecía. Más era absorbida por ese sentimiento paralizante de la “mascota”. Y más pensaba; que de la misma forma en que ella podía sentir eso, otro podría querer romperle los dientes o abusar sexualmente de él.

Es más, ¿por qué ella no tenía esa sensación? Era guapo, vulnerable, no creía que tuviera mucho musculo, y daba esa impresión de ser de alguna forma, más joven que tú. Entonces, ¿por qué no estaba sobre él en esos momentos, con todo el rollo de las luces apagadas y consumiendo la cocaína? Pensó en ello por un par de segundos, y encontró la respuesta con facilidad: porque usualmente se acostaba con personas que le importaban una puta mierda. Conseguía el sexo, y se iba. Se olvidaba de ellas, y usualmente eso tenía terribles consecuencias porque era algo que esas personas no se esperaban, creían que iba a estar detrás de ellos por siempre y no, no era así.

Se encogió de hombros. Con Jett era otro asunto, y mientras eso no la dejara sin su parte de droga, suponía que a fin de cuentas le daba igual. Solo otro juguete, otra forma de diversión. Ni más, ni menos. Sintió el subidón sorpresivo y jadeo en respuesta. —Ah, esto siempre será condenadamente bueno. —fue lo único que pudo comentar, antes de sacar la lengua, en aquella mueca que Sea siempre solía hacer.

_________________
Bang bang, you're dead.
avatar
Sea L. Makhvil

Mensajes : 100

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Radioactive - Sea.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.