WELCOME TO IOWA


• No olvides pasarte a leer la reglas y ambientación.

• También pasa a leer nuestro FAQ, en el encontrarás más datos sobre Iowa y el foro en general.

• Recuerda que sin color no puedes rolear, tienes 72 horas para terminar tu ficha. Ficha aceptada » Registros » Color.

• Las medidas para avatar son 180 x 400.

• A pesar de que el foro se ambienta en la ciudad de Des Moines, Iowa; solo se asimila a la real en el nombre y localización, el resto es invención de la administración.
YOUR FACE
Conectarse

Recuperar mi contraseña

NEW POSTS
Últimos temas
» Afiliación Élite [Naruto Roleros]
Dom Abr 26, 2015 8:09 am por Invitado

» Magic is Might (Retirar el botón - Elite)
Dom Abr 19, 2015 2:38 am por Invitado

» Unmasked - Afiliación Élite [Confirmación]
Sáb Abr 18, 2015 10:20 am por Invitado

» The Demon. |Erin|
Vie Abr 17, 2015 4:12 am por Erin C. Foster

» A World Of Heroes (élite)
Dom Abr 12, 2015 6:50 pm por Invitado

» My brand of heroin {Normal}
Sáb Abr 11, 2015 5:28 pm por Invitado

» Fiesta hasta arder [Lochan Radwańska]
Vie Abr 10, 2015 10:26 pm por Lochan Radwańska

» Are you fucking kidding me? ■ Lochan
Vie Abr 10, 2015 9:57 pm por Lochan Radwańska

» You really want to be here? |Erin| |Terminado|
Miér Abr 08, 2015 1:27 am por Aiden Blair

WHO'S THERE?
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 24 el Vie Feb 06, 2015 5:08 am.
THE PEERS
Élite
Élites
(20/40)

Zonden Verboden

AFILIADOS NORMALES

Dinner and drugs? |Jett|

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Dinner and drugs? |Jett|

Mensaje por Aiden Blair el Jue Mar 19, 2015 8:57 pm

Había tenido un día de mierda, sí, los médicos de aquel lugar no me dejaban tranquilo. A parte de las clases, las cuales me aburrían de sobremanera, esos tipos me hacían ir a doscientas revisiones sin sentido que no servían de nada. En el último momento uno de los psiquiatras me había hecho ir a la sala donde nos daban las pastillas y todas esas cosas, además de donde me ataban de vez en cuando, y me había dado unas pastillas que ni se había molestado en indicarme de qué se trataban. No me resistí en tomar aquello, total, aunque me hubiera dicho para qué servían me daría lo mismo. Pero en aquel instante me estaba arrepintiendo de no haberme informado.
El silencio había reinado en todo el trayecto de vuelta hacia el comedor. No escuchaba nada, y eso, aunque me costase reconocerlo, me asustaba más que cuando escuchaba las voces típicas en mi cabeza.

Era la hora de la cena y yo llegaba tarde, así que me di prisa en caminar por los pasillos para llegar a mi destino lo antes posible. Una vez allí, me hice con una de las bandejas donde te iban dejando los platos de la cena y seguí al rebaño de gente que hacía cola de manera ordenada esperando a que la cocinera les pusiera su ración. Cuando llegó mi turno, la mujer me miró con cierta compasión, siempre lo hacía. Sabía que mi aspecto no era el mejor del mundo, que mi cara parecía de muerto en vida pero en fin, ya me había acostumbrado a eso; aunque sí es verdad que aquel día la mueca de la mujer fue más notoria, quizás había sido la nueva mediación que me había dejado peor cara, quién sabía. Recogí mis cubiertos de plástico “anti-mutilación” y me fui a sentarme con algo de dificultad.

Escogí una mesa aparentemente sola y dejé caer sobre ella la bandeja, que había peligrado con caerse durante todo el pequeño trayecto hacia la mesa, y después me senté. No me encontraba bien, todo parecía perder nitidez en ocasiones y luego volvía a ser como antes, además el mirar a la comida me causaba nauseas. Vale que no era la mejor comida del mundo pero, en fin, normalmente no me causaba ese tipo de reacción. Por eso decidí no hacerla caso e intentar mantener mi cuerpo erguido de forma decente ¿Qué narices me había dado ese tipo, un calmante para osos?
Igualmente nadie parecía tenerme en cuenta, nunca lo hacían, así que aparté la bandeja un poco de mi vista y reposé mi cuerpo sobre la mesa cual chico agonizante. Fue ahí cuando me di cuenta de que todo me estaba dando vueltas, era la misma sensación que se tenía cuando llegabas a casa después de una noche de borrachera y te tirabas a la cama boca arriba; ese mismo pitido molesto también estaba ahí, martirizando mi cabeza - Maldito, me ha drogado - me quejé en un susurro acordándome del médico, y de toda su familia, que me había dado aquellas pastillas del infierno.


Última edición por Aiden Blair el Sáb Mar 21, 2015 2:24 pm, editado 1 vez

_________________
EVER SINCE I COULD REMEMBER, EVERYTHING I TOUCH ISN'T DARKNESS ENOUGH. I NEVER SAID THAT I WANT THIS, THIS BURDEN CAME TO ME, THIS PROBLEM LIES IN ME
A MONSTER, A MONSTER I'VE TURNED INTO A MONSTER AND IT KEEPS GETTING STRONGER

Aiden Blair

Mensajes : 51

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dinner and drugs? |Jett|

Mensaje por Jett L. Zunom el Vie Mar 20, 2015 8:06 pm

Las horas pasan, una tras otra; ni siquiera se da cuenta de que lleva más tiempo sentado ahí del que debería, su mirada se encuentra ausente pero más lo está su consciencia, escondida detrás de toda aquella explosión de sensaciones y distorsiones provocadas por un par de pastillas. Las ha encontrado en una de las mesas del salón interactivo, se las ha tragado antes de siquiera poder pensarlo bien, porque si lo hacía se arrepentiría; querría dejarlas nuevamente y luego se quejaría por haberlo hecho. Ese era uno de los problemas que siempre le llegan, problemas que él mismo se crea al pensar demasiado. No necesito darle tanta importancia, se había dicho horas después de haber pisado terreno desconocido, casi dos meses atrás. Sus párpados caídos intentan abrirse un poco más mientras sus orbes hazel van de aquí para allá con lentitud, siente como su cuerpo, adormecido por la pastilla comienza a moverse casi imperceptiblemente, es más bien, la sensación que llega cuando flotas; lo sabe de sobra y todos lo reconocerían si lo intentaran una sola vez.

Es como si dejaras tu cuerpo flotar dentro de una piscina.

Su cabeza se deja caer hacia un costado y se pega con parsimonia contra la pared, el tiempo sigue pasando y Jett ni siquiera se da cuenta de que por esa mesa han pasado demasiadas personas en todo ese tiempo. Está en el comedor, con los brazos estirados a lo largo de la mesa pero su cuerpo echado con descuido hacia atrás, su cabeza, más que desconectada se encuentra podrida. Los murmullos lejanos del resto de internos no logran llenar sus pensamientos, se encuentra en el limbo, movido simplemente por esa paz y silencio que reina cuando él acaba consumiendo cualquier sustancia. Es una paz que le desearía a muchos, te alejas de todo lo que te consume y por un momento no hay nada más que calma. Por lo menos es así hasta que todo se esfuma y vuelves a caer violentamente en la realidad, cuando te das cuenta de que, en efecto, no has hecho nada más que privarte de las preocupaciones.

Sus piernas se mueven hacia un costado, y es ahí que logra escuchar un sonido más fuerte, quizás más cercano pero su cerebro no termina de asimilarlo, sus ojos siguen apuntando al frente y siente esa pesadez que le impide moverse con soltura, como si estuviera agotado solo que por dentro está rebozando de energías, con el corazón latiendo rápidamente y los colores más brillantes en cada una de las imágenes que sus distraídos ojos pueden captar. No se da cuenta de que ya no es el único -nuevamente- en esa mesa, sino hasta que logra captar con demasiado retraso la charola a escasos centímetros de donde se encuentra, sus párpados caen una vez y al abrirlos pone todo el empeño que puede y la concentración en girar. Se trata de un muchacho, está ahí, sentado a unos metros ¿o centímetros?, de cualquier manera tampoco ha sido bueno con las medidas y números en su vida.

Y se ríe, creyendo que no lo ha hecho lo suficientemente alto como para que el castaño le escuche y sin caer en cuenta de que ha sido una risa algo sonora y estúpida. sube su mano al rostro y se frota los ojos antes de volver a verlo con curiosidad – Hola.– saluda unos segundos después y arruga la nariz al bajar la vista a los platos en la charola – ¿Quién te ha drogado?.– pregunta, su cuerpo se inclina hacia adelante y después se arrastra para acabar con unos cuantos centímetros entre ellos – Y a mi me lo prohíben...– arrastra las palabras y habla más bien en voz baja, desvía la mirada y se fija en el resto del lugar, tan lleno de personas; tan lleno de locos. Tuerce otra media sonrisa y encoge los hombros en dirección al chico a su lado – No es justo, sabes.– niega varias veces al volver a unir sus labios.

_________________
I've got chemicals swirls in my brain

Jett L. Zunom

Mensajes : 25

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dinner and drugs? |Jett|

Mensaje por Aiden Blair el Sáb Mar 21, 2015 2:27 pm

Giré mi rostro con relativa parsimonia cuando una risa inundó mis oídos. ¿No estaba solo? Mis ojos se posaron en una figura… ¿Masculina?, borrosa. Así que no estaba muy seguro de nada. Mantuve mi cabeza apoyada en la mesa intentando focalizar mi vista en el propietario de la voz que ahora me hablaba. Pero la verdad es que no era capaz de hacerlo. Las sensaciones se estaban volviendo más fuertes, no eran sensaciones agradables, más bien eran agonizantes, y sentía que en cualquier momento echaría todas mis entrañas hacia fuera, hasta el alma podría salir por mi boca a ese paso.
Hola - respondí a sus saludo a duras penas. Fruncí el ceño cuando me preguntó sobre quién me había drogado, y por eso y sus siguientes palabras, intuí que aquel chico, porque sí, tenía voz de chico, era uno de los tantos drogadictos de aquel lugar. Por desgracia yo no podía hacer tratos con ellos porque no me dejaban salir de la sección médica hasta que me tomara la maldita mediación, así que por más que quisiera librarme de las pastillas no podía, aunque bueno…tampoco lo había intentado.

- Los médicos, no paran de darme mediación sin tener ni idea - expliqué intentando levantar mi rostro de la superficie posando mis manos sobre el borde de la mesa para impulsarme un poco y así tener la fuerza necesaria para reincorporarme un poco - Creen que estoy loco y que un montón de pastillas me van a mantener a raya - continué.
Después mi vista se topó de nuevo con la comida y una arcada salió sin previo aviso de mí haciendo que mi cuerpo se retorciese hacia uno de los lados de donde estaba sentado, pasando mis piernas hacia el otro lado del banco donde estaba sentado con las manos tapando mi boca. Si iba a vomitar no sería encima de la mesa, además si daba la espalda a la comida a lo mejor evitaba las arcadas - Podría dejar de ser injusto - respiré intentando calmarme a pesar de que sentía que no sería capaz de aguantar en esa posición sin apoyarme en algún sitio - Hazte pasar por un loco y tendrás todas las pastillas que quieras para ti solo. No es complicado - la verdad es que sí lo sería, pero el muchacho me daba pena, además tampoco parecía estar en perfectas condiciones así que al día siguiente lo mismo ni se acordaba de nada. Tendría asquerosas lagunas mentales como yo las tenía.

- ¿Cómo te llamas? - intenté distraerme para olvidarme de mi malestar. A lo mejor tenía una conversación interesante que ofrecerme y era el único que se había acercado a mí y se acercaría en lo que quedaba de noche. Además, las voces de mi cabeza no me molestaban en aquel momento, no me martirizaban así que era el mejor momento para socializar ¿No?

_________________
EVER SINCE I COULD REMEMBER, EVERYTHING I TOUCH ISN'T DARKNESS ENOUGH. I NEVER SAID THAT I WANT THIS, THIS BURDEN CAME TO ME, THIS PROBLEM LIES IN ME
A MONSTER, A MONSTER I'VE TURNED INTO A MONSTER AND IT KEEPS GETTING STRONGER

Aiden Blair

Mensajes : 51

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dinner and drugs? |Jett|

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.