WELCOME TO IOWA


• No olvides pasarte a leer la reglas y ambientación.

• También pasa a leer nuestro FAQ, en el encontrarás más datos sobre Iowa y el foro en general.

• Recuerda que sin color no puedes rolear, tienes 72 horas para terminar tu ficha. Ficha aceptada » Registros » Color.

• Las medidas para avatar son 180 x 400.

• A pesar de que el foro se ambienta en la ciudad de Des Moines, Iowa; solo se asimila a la real en el nombre y localización, el resto es invención de la administración.
YOUR FACE
Conectarse

Recuperar mi contraseña

NEW POSTS
Últimos temas
» Afiliación Élite [Naruto Roleros]
Dom Abr 26, 2015 8:09 am por Invitado

» Magic is Might (Retirar el botón - Elite)
Dom Abr 19, 2015 2:38 am por Invitado

» Unmasked - Afiliación Élite [Confirmación]
Sáb Abr 18, 2015 10:20 am por Invitado

» The Demon. |Erin|
Vie Abr 17, 2015 4:12 am por Erin C. Foster

» A World Of Heroes (élite)
Dom Abr 12, 2015 6:50 pm por Invitado

» My brand of heroin {Normal}
Sáb Abr 11, 2015 5:28 pm por Invitado

» Fiesta hasta arder [Lochan Radwańska]
Vie Abr 10, 2015 10:26 pm por Lochan Radwańska

» Are you fucking kidding me? ■ Lochan
Vie Abr 10, 2015 9:57 pm por Lochan Radwańska

» You really want to be here? |Erin| |Terminado|
Miér Abr 08, 2015 1:27 am por Aiden Blair

WHO'S THERE?
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 24 el Vie Feb 06, 2015 5:08 am.
THE PEERS
Élite
Élites
(20/40)

Zonden Verboden

AFILIADOS NORMALES

Welcome to my nightmare |Lana| |Terminado|

Ir abajo

Welcome to my nightmare |Lana| |Terminado|

Mensaje por Aiden Blair el Vie Mar 20, 2015 3:33 pm

Los tipos de allí me habían dicho que me había comportado mal el día anterior, que había intentado clavar un bisturí en uno de los cuellos de mis compañeros y después me habían exigido que les dijera de dónde lo había sacado. Pero no me acordaba de nada ¡Cómo se lo iba a decir si yo no recordaba haber intentado matar a nadie! Quizás por eso, y por mi angustia en aquel momento, decidieron que no necesitaba ir a la zona 0, que lo que necesitaba era ver a no se quién psicóloga y que me pondría a raya con sus sesiones. La verdad es que prefería las sesiones a estar en la zona 0, así que me hicieron un favor, o eso esperaba. Porque en el resto de las sesiones a las que había ido siempre asentía, respondía y te he visto y no me acuerdo; con aquella mujer sería más de lo mismo…
Seguí a unos de los enfermeros del lugar hasta lo que suponía que sería la consulta, despacho, como queráis llamarlo, de aquella mujer. Me pidió por favor que me sentara en la especie de sillón-camilla y que la esperase tranquilo. Asentí sin hacerle mucho caso y me recosté en el sillón boca arriba, perdiendo mi vista en aquel blanquecino techo. Mi mente intentaba viajar a lo sucedido en el anterior día, pero había lagunas, lagunas en las que supuse que cometí aquella barbaridad. Suspiré resignado y cerré los ojos a esperas de que llegase la psicóloga.

“Nadie podrá controlarme, ni a ti ni a mí. Sabes que lo pasamos bien haciendo esa gran raja en el cuello de aquel estúpido, y qué pena que nos detuviesen antes de clavárselo… ¡Porque nadie se mete contigo! No fue tu culpa, él te obligó a hacerlo, se metió contigo…e hiciste lo que debías. Era eso o morir… déjame enseñar a esta tipa que no podrá hacer nada con nosotros… déjame jugar… ¡YA!”

El chico abrió los ojos de forma rápida y se incorporó de la misma manera de aquel maldito sillón, como si hubiese despertado de una pesadilla. Observó el lugar con cierta curiosidad y una sonrisa ladina se dibujó en su rostro al recordar una cosa: el bisturí, ese que había robado en uno de sus viajes a que le diesen la mediación, se encontraba aún en su bolsillo del pantalón.
Que estúpidos. Después de todo el jaleo que armó se les olvidó investigar dónde había dejado el maldito bisturí. Incluso habían puesto patas arriba su habitación para encontrarlo, pero sus lágrimas de nuevo ayudaron a salvarle del cacheo - Idiotas - susurró y se levantó de allí, pasando sus manos por las estanterías de libros y demás cosas que había por allí. Quizás quería encontrar una foto de la mujer, o algo que le dijese quién era la valiente que había aceptado tratarle después de lo sucedido.
Pero antes de poder marchar hacia lo que se suponía que era su escritorio, notó que la puerta se abría. Había llegado su juguetito. Se giró despacio sobre si mismo para que la mujer al entrar le viese la cara, esa cara con ojeras hasta los pies que denotaba que no había dormido nada durante varias noches seguidas. Mantuvo un semblante serio, borrando por completo la sonrisa ladina que hace minutos atrás tenía dibujada, esperando a que le diese las órdenes de qué hacer.
Y es que no había despertado de la pesadilla… la pesadilla sólo acababa de empezar…


Última edición por Aiden Blair el Miér Mar 25, 2015 1:11 pm, editado 1 vez

_________________
EVER SINCE I COULD REMEMBER, EVERYTHING I TOUCH ISN'T DARKNESS ENOUGH. I NEVER SAID THAT I WANT THIS, THIS BURDEN CAME TO ME, THIS PROBLEM LIES IN ME
A MONSTER, A MONSTER I'VE TURNED INTO A MONSTER AND IT KEEPS GETTING STRONGER
avatar
Aiden Blair

Mensajes : 51

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Welcome to my nightmare |Lana| |Terminado|

Mensaje por Lana Mars el Vie Mar 20, 2015 7:22 pm

Nada más entrar en el recién estrenado edificio observé como una de las novatas enfermeras, si es que acaso ya llegaba a ese nivel y no era aún una simple becaria como su consternado y nervioso rostro proclamaba a los cuatro vientos, se acercaba a mí para confirmarme que el paciente ya me estaba esperando en mi consulta tal y como yo había pedido; pues no me gustaba que me hicieran esperar, y menos aún unos seres que vivían las veinticuatro horas del día internados en aquel lugar; pues que llegaran tarde a la sala de al lado de la que se encontraran para tenerme a mí cruzada de brazos mirando la puerta después de haberme hecho el trayecto de mi confortable casa hasta aquel centro, era algo que me negaba a permitir.

- Sí querida, no esperaba menos… Ahora ve y tomate una infusión que te van a salir arrugas antes de que consigas catar a tu querido y primerizo novio – contesté con tono altivo y desinteresado mientras hacía un gesto con mi mano diestra, moviéndola levemente para que se apremiara a largarse de mi vista; pues solo el ver su sofoco iba a conseguir contagiármelo a mí.

Seguí mi firme pasó haciendo sonar mis tacones por la recepción sin molestarme en mirar a lado alguno más que a mi frente, en ese caso la puerta de mi consultorio, el que era mi objetivo; pues nada de lo que me rodease despertaba mi interés, ni siquiera los histriónicos chillidos de aquella enferma cría que siempre hacía pataleta frente a la puerta de entrada.

Al llegar junto a mi consultorio abrí la puerta con tranquilidad, pasando el umbral de la misma mientras sostenía en mi regazo con mi mano izquierda un archivador con datos sobre exactamente aquel joven que me miraba en ese instante con semblante serio y cara de necesitar unas cargadas dosis de barbitúricos junto a su Colacao de antes de ir a dormir. Me paré para observarle detenidamente mientras con mi mano diestra cerraba la puerta tras de mí con delicadeza y calma. Luego, tras permanecer observándole unos largos segundos sin decir absolutamente nada, caminé hacia mi escritorio, el cual se encontraba nada más entrar a la derecha, teniendo mi cómoda silla al fondo con un ventanal detrás y otra en frente, de espaldas a la puerta, para que se sentaran los pacientes. Posé el archivador frente a mi lugar y me giré nuevamente hacia el chico, el cual permanecía de pie junto al negro y cómodo diván que tenía en el otro lado de la sala para que los pacientes pudieran tumbarse y así estar más cómodos mientras lloriqueaban.

- Puedes sentarte – dije finalmente tras el largo silencio, señalando el asiento de mi frente, el cual quedaba separado por la mesa – O si prefieres, puedes tumbarte… - señalé seguidamente al diván mostrando cierta curiosidad por ver que elegía, pues todo decía algo de los pacientes.

Esperé pacientemente a que el chico decidiera mientras mi mirada se perdía entre las pesadas ojeras y la apagada mirada del joven, no sabía quién demonios estaba tratando de él en psiquiatría, pero sin duda ya sabía que era lo primero que tenía que hacer respecto a ese paciente, y era tener una pequeña conversación con aquellos que andaban jugando con la medicación del joven.

_________________



Fuck yeah! Give it to me, this is heaven, what I truly want...
It's innocence lost.:

avatar
Lana Mars

Mensajes : 39

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Welcome to my nightmare |Lana| |Terminado|

Mensaje por Aiden Blair el Sáb Mar 21, 2015 12:49 pm

El joven observó a la mujer con detenimiento, como ella misma estaba haciendo con él. No esperaba que hubiera mujeres tan asquerosamente sexys en aquel lugar del infierno. Por alguna razón sólo podía asociar al personal de allí viejo o fofo, o las dos cosas. Pero estaba claro que se equivocaba. Por lo menos había despertado en él aquella atención que le impediría sacar su sorpresa antes de tiempo. Su belleza le había dado un tiempo más de vida y, aunque ella no tuviese ni idea, debería dar gracias a su madre por haberla parido así.
Observó como se encaminaba hacia su despacho, mientras él permanecía quieto en su lugar, disfrutando de todas las vistas. No se le notaba demasiado el interés porque su rostro seguía igual de inexpresivo, así que lo más probable es que ella no se diese ni cuenta.
Observó después, con desgano, los dos lugares que la mujer le había ofrecido para acomodarse. Hizo una mueca de desagrado ante la opción de tumbarse y optó por la silla que estaba frente a ella. Primero porque quería mirarla a la cara de forma directa; y segundo porque estaba más cerca de ella, lo cual era un punto a favor teniendo en mente lo que quería hacer.

Caminó de forma pesada hacia la silla y después dejó caer su cuerpo sin mucho interés posando finalmente los codos sobre el escritorio. Apartó la vista de la mujer por unos minutos y se perdió en el ventanal que tenía en frente. Echaba de menos la asquerosa sensación de poder ir libremente andando por la calle sin tener que estar controlado por nadie - ¿Y bien? ¿Va a decirme que necesito dormir? Porque lo sé, ¿Preguntarme cómo me siento? Porque estoy tranquilo, o quizás… ¿Por qué hice lo que hice? - ladeó un poco su rostro volviendo la vista a ella mientras tintineaba con sus dedos sobre la mesa. No esperaba nada nuevo, siempre era lo mismo. Pero tenía que buscar la manera de jugar con esa mujer - Creo que ya me han hecho todas esas preguntas miles de veces y míreme. No parezco “mejorar” - hizo las respectivas comillas con los dedos - ¿Cierto? - chistó con la lengua - Me siento perfectamente, no necesito responder preguntas que no ayudan a nada - concluyó. Si pretendía hacerle que pensase en montarse una historia así de buenas a primeras lo llevaba claro. No estaba dispuesto a soltar nada de su boca. Ella era el enemigo.

Después se levantó de donde estaba. No le gustaba estar sentado por mucho tiempo así que se dispuso a pasear de forma tranquila por la sala. Introdujo las dos manos en los bolsillos del pantalón notando el frío metal en una de sus manos - Espero que no la importe. No me gusta estar mucho tiempo sentado - avisó, todo era parte de su plan - Así que de vez en cuando me levantaré - la observó un segundo y luego siguió a lo suyo. Era extraño teniendo en cuenta que su cuerpo estaba agotado de no dormir, pero era la mejor forma de planear las cosas, además de que necesitaba examinar todo con exactitud - En fin - suspiró - Usted dirá qué es lo que tengo que hacer o… ¿Tomar? - se encogió de hombros y perdió de nuevo la vista en el ventanal como si fuera lo más interesante que había allí. Esperaba ver qué “soluciones” tenía aquella mujer para él, soluciones inútiles pero quizás hasta graciosas. Sólo esperaba que no se le fuera demasiado la lengua o su fachada de chico serio y vacío habría llegado a su fin.

_________________
EVER SINCE I COULD REMEMBER, EVERYTHING I TOUCH ISN'T DARKNESS ENOUGH. I NEVER SAID THAT I WANT THIS, THIS BURDEN CAME TO ME, THIS PROBLEM LIES IN ME
A MONSTER, A MONSTER I'VE TURNED INTO A MONSTER AND IT KEEPS GETTING STRONGER
avatar
Aiden Blair

Mensajes : 51

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Welcome to my nightmare |Lana| |Terminado|

Mensaje por Lana Mars el Sáb Mar 21, 2015 4:53 pm

Observé la mueca del joven ante la idea de tumbarse en el diván, parecía que la opción de la silla le convencía más, como contestó silenciosamente al encaminarse hacia ella para luego sentarse con una nula motivación de la cual tampoco era que no estuviera a espera, pues la gran mayoría de los pacientes solían mostrarse reticentes a sus terapias, al menos inicialmente o hasta que notaran ellos mismos algún progreso; cosa que en algunos casos llegaba a tardar años en suceder.

Una vez vi que se había acomodado tomé asiento con elegancia y crucé una pierna sobre la otra, estirando cuidadosamente el borde de mi negra falda entallada con las manos, haciendo que tapara justo hasta por debajo de mis rodillas. El joven parecía descontraido en su posición, algo que me dio a entender de primeras que ni mi presencia ni la terapia en si le imponía, eso en ocasiones era bueno para que se soltaran con más facilidad aunque en otras ocasiones significaba que pasaban por completo del asunto.

Alcé una ceja sin inmutarme en absoluto ante sus comentarios, viendo que había acertado en mi segunda alternativa; pasaba por completo de aquello, pues me estaba tratando con un pasotismo y chulería absoluta. Le dejé vomitar toda su rabia sobre mi mientras yo mantenía la calma posando ambos codos en los brazos de la silla y juntaba ambas manos cruzándolas entre sí  dejando sobresalir únicamente los dedos índices y pulgares, para luego posar la punta de los más largos sobre mis labios en posición de atención.

- No recuerdo haberte hecho ninguna pregunta de momento – comenté calmamente sosteniendo la mirada desinteresada del joven una vez había terminado de hablar – Y tal vez justamente esa actitud que tienes sea la que haga que aún sigas “así” – realcé la última palabra levemente, sin especial énfasis, solo el justo, manteniendo mi rostro inexpresivo pero sin resultar serio, ni tampoco agradable, simplemente sin mostrar que era lo que pasaba por mi cabeza.

Entonces el joven se levantó de su asiento sin dejarme continuar hablando, pidiendo para poder permanecer en pie de vez en cuando debido a su supuesta incapacidad para estarse quieto – No me resulta problema alguno, siempre y cuando no hagas de mi consultorio un salón de entrenamiento – concluí sonriendo de modo casi imperceptible ante mi irónico comentario, pues no me importaba dar libertades a mis pacientes en mis sesiones pero tampoco me gustaba el estilo de algunos psicólogos de hacer de sus terapias puros freak shows en los que hacían toda clase de experimentos prácticos menos hacer una verdadera terapia.

- Lo primero de todo, te aclararé que yo no te diré que tomar, pues ni soy nutricionista, para poder decirte cuantos gramos de semillas de linaza tienes que tomar para ir al baño… - comenté sin gran interés sabiendo que no se refería a eso – Ni soy psiquiatra, para poder recetar drogas legales con las que poder hacerte pasar un buen o mal viaje… - finalicé guardando silencio unos segundos al volver a centrarme en aquellas remarcadas ojeras que le hacían parecer aún más loco de lo que su historial decía – Aun así puedes hablar conmigo si lo necesitas o deseas de cualquier problema que estés sintiendo o creas sentir a causa de la medicación, a pesar de que ese es un tema más para hablar con tu psiquiatra – lo cierto era que viendo su aspecto no me fiaba nada de quién fuera que le estuviera tratando por lo que prefería estar informada en primera mano de que era lo que le pasaba con la medicación al joven.

- Por otro lado, comprendo la falta de interés absoluta por tu tratamiento debido al fracaso, evidente, de éste hasta el día de hoy, pero te agradecería que me dejaras hacer mi trabajo sin decirme que es o como es lo que tengo que hacer, ¿de acuerdo? – mi tono se volvió más serio al decir aquello, pues no me gustaba que me faltaran al respeto y Blair ya lo había comenzado a hacer de manera leve y sutil, algo que por el momento no era problemático.

- Ahora bien, mi nombre es Lana, Lana Mars, y como ya sabes seré tu nueva psicóloga en este bonito y acogedor centro – ironicé muy sutilmente sin moverme del sitio para saludar formalmente debido a que Blair caminaba de un lado a otro a su aire y no pensaba molestarme en seguirle cual perro faldero – Y ahora, si quieres, podrías comenzar a hablarme de lo sucedido ayer – comenté con tranquilidad, ya sabiendo que él había hablado de ello con enfermeros y encargados de seguridad y ellos me habían pasado la información; pero yo lo que quería era que él me contara que había pasado exactamente y si no recordaba nada, que era lo que sentía.

_________________



Fuck yeah! Give it to me, this is heaven, what I truly want...
It's innocence lost.:

avatar
Lana Mars

Mensajes : 39

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Welcome to my nightmare |Lana| |Terminado|

Mensaje por Aiden Blair el Dom Mar 22, 2015 11:44 am

El chico tanteó bien el terreno. Aquella mujer no era tonta, mucho menos parecía ser de las que permitía tonterías, así que mientras le daba la espalda a la mujer una sonrisa traviesa se le dibujó en el rostro al escucharla. Eso sería mucho más divertido. Era verdad que había intentando retarla sutilmente con sus palabras, pero mantuvo la calma ante él como era debido, así que seguía sus paseos sin decir nada mientras la contraria le respondía - Entendido todo, usted manda - respondió tranquilo, un poco distraído para qué mentir.
No pensaba contar nada real a aquella mujer, no pensaba decirle que las “medicinas” que le suministraban le sentaban como un tiro y sólo conseguían que vomitase en cuanto volvía a su habitación y que quizás, era porque tenía intolerancia a alguna de las sustancias que esas mierdas contenían; no pensaba decirle que disfrutaba viendo la sangre salir de su cuerpo y del de los demás; no pensaba decirle que veía cosas donde no estaban y que su maldita cabeza estallaría de todas las voces que llegaba a escuchar en un solo minuto… No pensaba decir nada, sólo quería jugar.

Así que se volvió a sentar después de las presentaciones de la mujer, con la misma dejadez que anteriormente y la sonrió de forma ladina - Hola Lana - “Trabajas en el puto infierno.” Le hubiera gustado decir, pero decidió guardarse las groserías por un momento, ya tendría tiempo de hacerlo cuando tuviera el bisturí sobre su cuello.
- ¿De lo de ayer? - volvió a tintinear con los dedos sobre la mesa manteniendo la vista en la mujer, sin apenas parpadear. Estaba claro que tendría por allí su expediente y que se lo habría leído quién sabe, a lo mejor unas cuantas veces. Y aún así quería volver a escuchar su historia, ¿Y si se inventaba algo nuevo?, ¿Realmente lo creería? - Bueno, quizás alguien se dejó la supuesta “arma” en el pupitre donde me encontraba, quizás fue alguna enfermera, siempre van con esas cosas en la mano como si fueran piruletas - admitió - O uno de los tantos locos que hay por aquí encerrados… - rodó los ojos y se encogió de hombros - no lo recuerdo bien, no sé como llegó a mis manos, ni siquiera sé por qué los guardas me acusaron de que yo lo había sacado de no se que sitio - chistó de nuevo, como si estuviera incrédulo ante la situación que le había pasado - Y bueno, aquel tipo me amenazó, quería matarme - primera mentira. Ni siquiera se movió del maldito asiento cuando fue a por él. Parecía estar tan tranquilo escuchando aquella asquerosa clase de historia, que le produjo asco y rabia.

- Yo sólo me defendí con lo que tenía a mano. Y…. - se quedó pensativo durante unos segundos - y luego los de seguridad me hicieron unos regalitos por mi ejemplar comportamiento - se levantó la camiseta con lentitud mostrando varios moratones de tamaño considerable en la zona de las costillas y la cintura, además de todas las cicatrices de cortes que tenía de años, meses, días atrás. Pero, nuevamente, fue otra mentira, esas preciosas marcas en su cuerpo eran suyas, se las había conseguido hacer él solito. Esas cosas no se las podrían hacer a un chico que estaba llorando… - Pero esto no se lo he contado a nadie… - posó sus manos sobre el borde de la mesa e inclinó su cuerpo dirección a la mujer, dejando su pecho sobre la mesa levemente apoyado - Esto es un secreto que sólo tú, - comenzó a tutearla - Lana, vas a saber ¿Cierto? - una leve sonrisa se le dibujó en los labios, algo que sin duda le dio un aspecto mucho más siniestro, teniendo en cuenta que su mirada seguía fija en los ojos de la mujer. Era una mirada retadora pero que sin duda alguna sólo él sabía lo que escondía - No quiero que me hagan más daño… - susurró.

_________________
EVER SINCE I COULD REMEMBER, EVERYTHING I TOUCH ISN'T DARKNESS ENOUGH. I NEVER SAID THAT I WANT THIS, THIS BURDEN CAME TO ME, THIS PROBLEM LIES IN ME
A MONSTER, A MONSTER I'VE TURNED INTO A MONSTER AND IT KEEPS GETTING STRONGER
avatar
Aiden Blair

Mensajes : 51

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Welcome to my nightmare |Lana| |Terminado|

Mensaje por Lana Mars el Dom Mar 22, 2015 1:23 pm

Asentí con la cabeza lentamente ante su respuesta sin decir nada; así era, yo mandaba, podía querer hacer las cosas por las buenas o por las malas pero desde luego no iban a ser a su manera, siempre acabarían por ser a la mía. Le seguí con la mirada hasta que nuevamente tomó asiento esperando que esta vez permaneciera con el trasero pegado a la silla más de cinco minutos seguidos, pues una cosa era libertad y otra marearme la cabeza.

Ignoré su sonrisa ladina mientras me saludaba de manera bastante informal, sin molestarse en usar el bonito distintivo de doctora ni mi ya nombrado apellido; yo no le exigiría llamarme de esa manera, pero también mostraba el escaso respeto que tenía hacia mi sabiendo que no nos conocíamos lo suficiente aún.

Asentí nuevamente al oír su pregunta llevando mi mirada a sus dedos, los cuales tamborileaban posiblemente de modo impaciente en la mesa o tal vez solo por puro aburrimiento, para luego volver la mirada a los ojos del joven. Tras escuchar la primera parte de su ridículo relato hice una breve interrupción para intentar que aquello no siguiera por el mismo camino – Vamos a suponer, señor Blair, que yo le tomo por un chico inteligente, y por lo tanto da por hecho que estoy informada de lo sucedido… - me descrucé de manos y de piernas y me aproximé un poco más a la mesa arrimando mi silla con ayuda de las ruedas de la misma, para luego apoyar los brazos sobre la mesa y volver a cruzar mis manos. Dejé que siguiera hablando, con sus descaradas mentiras, pues nada tenía que ver con lo que las enfermeras, el seguridad y el propio paciente agredido junto con los espectadores de aquella violenta y desatinada acción habían contado.

- Mira Blair, si quieres que esto funcione, vas a tener que empezar a dejar de inventar historias paranormales en las que bisturís aparecen en tu poder e indefensos pacientes te atacan por rayos x – mi semblante se volvió severo, mientras mi voz no se alteraba – Estoy perfectamente informada de lo que aconteció; no espero ni más ni menos que tu versión REALISTA de los hechos y a ser posible los motivos que te llevaron a realizar tal hazaña… - guardé silencio estudiando su enfermizo semblante; no me extrañaba que aún no tuvieran un diagnóstico claro para el joven; esquizofrenia se había hablado, pero nada claro, pues que iban a sacar en claro de un joven que no colaboraba en absoluto y que solo mentía… Aunque por mucho que se esforzase en mentir, siempre había maneras de llegar al fondo de las cabezas de aquellos que ponían barreras a su alrededor.

Cuando levantó su camiseta y mostró todos aquellos cortes y moratones respiré con profundidad ante la imagen, aquel chico estaba totalmente destrozado por fuera y por dentro… Aun así no me inmuté por la grotesca imagen, estaba más que acostumbrada a ver autolesiones y cuerpos totalmente hechos un vertedero andante – ¿Seguimos con las mentiras? – era evidente por la coloración de las cicatrices que algunas llevaban mucho tiempo ahí, mostrándose más pálidas mientras que otras estaban de un rosado claro, siendo más actuales pero ya de hacía algún tiempo y otras de un rosa más remarcado, casi rojo, que decían a gritos que tenían poco tiempo; en cuanto a los moratones lo mismo se podía deducir por su coloración.

Tomé con calma mi archivador y saqué un par de folios en los cuales comencé a anotar diferente información sobre lo que estaba aconteciendo en la terapia y que resultaba de interés para futuras consultas y para archivar como información del paciente, sin molestarme por tratar de tapar lo que escribía, mi letra era suficientemente de médico como para resultar inteligible y si conseguía leer algo… tal vez ni lo entendiese.

- ¿Por qué agrediste a ese chico?, ¿tenías algo en contra de él, o simplemente tenías que destruir algo? – pregunté intentando volver a encaminar la conversación y sonsacarle alguna verdad - ¿Qué sentías antes de atacarle? - solo esperaba que se dejase ya de tretas y comenzase a abrirse, aunque sabía que eso era algo que iba a costar mucho con aquel paciente... en el poco rato que llevaba con él era una conclusión a la que ya había llegado.

_________________



Fuck yeah! Give it to me, this is heaven, what I truly want...
It's innocence lost.:

avatar
Lana Mars

Mensajes : 39

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Welcome to my nightmare |Lana| |Terminado|

Mensaje por Aiden Blair el Dom Mar 22, 2015 7:48 pm

Pillado, sí, ¿Pero qué mas daba? Si estaba claro que lo haría. Todo lo que había dicho el día anterior al personal era que no se acordaba de nada así que ¿Por qué hoy de repente se iba a acordar de todo? Sería bastante estúpido. Pero en eso consistía la cosa, en sacarla de sus malditas casillas, quería ver hasta donde llegaba la paciencia de esa mujer. Ver si llegaba a experimentar miedo cuando empezase a delirar o a decir cosas extrañas como el resto de sus compañeros lo habían hecho. Quizás por eso le daban por perdido, o quizás es que no aguantaban lo suficiente, quién sabía.
- Puede que mi historia no sea del todo cierta - admitió con la misma sonrisa ladina de siempre - Quizás necesitaba un poco de emoción y yo se la he puesto - se encogió de hombros como si le importase una mierda el ser descubierto - ¿Pero quién dice que los golpes son una mentira? Sí, admito que de vez en cuando he querido experimentar con mi cuerpo - miles de veces para ser exactos, pero era algo que no podía negar porque las pruebas eran evidentes - Pero esos moratones no son míos - su semblante se tornó serio, como si realmente estuviera convencido de lo que decía, porque estaba seguro de que nadie había visto cuando se los hizo y de eso ella no podría tener información - Puedes creerme o seguir pensando que miento. Es cosa tuya, no mía - sentenció finalmente.

Después observó como escribía cosas en aquel papel, lo observó pero en realidad tenía la mirada perdida. No le importaba lo más mínimo lo que pusiera allí, lo más seguro es que no fuera algo bonito así que en fin… - Destruir algo no, yo no soy como los rabiosos esos que ahí por aquí. No se me cruzan los cables de repente y arremeto contra todo ser vivo o muerto que se me cruce - admitió con seriedad, su rostro se mantenía bastante inexpresivo después de aquella confesión sobre sus heridas.


“Es hora de volverla loca, es ahora cuando empieza realmente todo…”

Di un respingo sobre el asiento donde me encontraba, topando mi vista con aquella mujer que tenía justo en frente ¿Todo había sido un sueño? Habría jurado que en mi bolsillo tenía un maldito bisturí y que sabía el nombre de la persona que tenía justo en frente - Lana…- susurré llevándome una de mis manos al bolsillo del pantalón. Pero antes de eso noté que tras la mujer había dos sombras, dos sombras que tenían sangre sobre su silueta. En mi rostro se dibujó el miedo y no puede evitar retroceder con la silla de golpe, levantándome finalmente para seguir retrocediendo hasta toparme con la pared de aquella sala. Mi cuerpo empezó a temblar cuando vi como esas sombras se aceraban a mi posición…

“¡BASTA!”

El chico se llevó las manos a la cara y después sonrió con sus labios - No sentí nada, ni antes ni después de lo que pasó. Ella, Ella me dijo que lo hiciera - susurró, pero lo suficientemente alto como para que la mujer lo escuchara - Ella me protege - apartó sus manos del rostro y, manteniendo esa sonrisa siniestra, clavó la mirada en la mujer de nuevo - Porque todos pensáis que estoy loco, no me creéis - se llevó las manos a sus bolsillos mientras caminaba de nuevo hacia el escritorio de la mujer - ¿No crees que podría volver a repetir lo mismo de ayer en este mismo momento? - descartó la idea de sacar su sorpresa, aún quería disfrutar un poco más - ¿De verdad confías en mí, tienes la esperanza de que Ella me deje libre? - preguntó manteniendo su voz baja mientras posaba sus manos sobre la mesa, dejando caer todo su peso en ellas y ladeando el rostro, buscando algún signo en ella que le dijera que su juego empezaba a hacer efecto.

_________________
EVER SINCE I COULD REMEMBER, EVERYTHING I TOUCH ISN'T DARKNESS ENOUGH. I NEVER SAID THAT I WANT THIS, THIS BURDEN CAME TO ME, THIS PROBLEM LIES IN ME
A MONSTER, A MONSTER I'VE TURNED INTO A MONSTER AND IT KEEPS GETTING STRONGER
avatar
Aiden Blair

Mensajes : 51

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Welcome to my nightmare |Lana| |Terminado|

Mensaje por Lana Mars el Mar Mar 24, 2015 12:13 am

Estaba claro que con ese joven había que andar con pies de plomo, no se podía confiar en sus palabras ni en sus intenciones según estaba comprobando y ayudada también por la información que me habían pasado sobre él. Su actitud, sus palabras, sus actos… cada una de las cosas formaba parte de un todo que era Aiden Blair, un chico con graves problemas mentales… iba a tener que tener mucha paciencia y empezaba a plantearme hasta que punto la mano dura serviría con él o si un juego de manipulación sería más útil… aunque no… él era inteligente para eso.

- No necesitas amenizar tus historias con complementos… creo que ya son suficientemente “entretenidas” – ironicé – al natural; por lo que agradecería que te ahorrases las mentiras, Aiden – dije usando esta vez su nombre para tratar de crear una mínima proximidad con el paciente para ver si así conseguía que él sintiera más confianza en mí.

Guardé silencio unos segundos ante su pregunta sobre los golpes, ojeándole nuevamente como cada vez que quería averiguar algo hacía; sabía que no podía sacar conclusiones rápidas de nada que me dijera un paciente, pues muchos tenían tendencia a mentir y más tratándose de éste elemento… - ¿Te hace sentir bien autolesionarte? – Pregunté centrándome en la segunda parte de su conversación – Ese es un síntoma de muchos desórdenes mentales, ¿lo sabes, verdad? – intenté hacerle entrar en razón ya que por lo visto él no se consideraba enfermo – En cuanto a tus golpes, sabes que estoy aquí para hablar de cualquier problema que tengas, incluido agresiones que recibas – no me creía que hubiera sido agredido pero mi deber era darle la confianza suficiente para que hablara de lo que quisiera o necesitara, luego ya, era mi deber y trabajo saber que creer y que no – Yo estoy aquí para ayudarte, Aiden – alcé ambas cejas realzando mi comentario y mirándole fijamente tratando de aumentar ese lazo que intentaba crear con él.

Dejé de escribir en mis folios al escuchar al joven negar ser “como los rabiosos esos que hay por aquí” y negué con la cabeza - ¿Sabes que significan todas esas marcas que tienes en tu torso? – dije señalando con mi boli tranquilamente – Rabia – zanjé esperando unos momentos para que reflexionara el chico sobre aquello – Tú estás lleno de rabia en tu interior, Aiden, y siempre acaba de salir de una manera o de otra, unas veces de esa manera… - volví a señalar a su torso – Y otras veces… con inocentes enfermos – concluí haciendo referencia al altercado de ayer.

- ¿Sí…? – contesté extrañada al ver el cambio repentino en el tono y la actitud del joven al decir mi nombre - ¿Aiden? – su rostro mostraba puro terror, Blair había desaparecido, ese chico burlón, macabro y pasota ya no estaba ahí; ahora solo se veía a un niño asustadizo y frágil perdido en mi consulta. Me levanté de mi asiento con los ojos algo más abiertos de lo normal al temer estar viendo una crisis del paciente, ¿estaba perdiendo la cabeza ahora?

Entonces, tan rápido como aquel asustadizo niño apareció, volvió Blair, frío al igual que hacía un par de minutos atrás, de nuevo caminando por la sala mientras me retaba con la mirada… ¿quién era este Aiden y quién era el otro? Escuché con atención cada palabra hasta poder entender todo, aquel asustador joven no era Aiden… al menos no al que yo quería conocer… dejé que se aproximara hasta la mesa, permaneciendo yo en pie frente a él y sosteniendo su mirada tratando de guardar la calma a pesar de la tensión de la situación y de que yo comenzaba a tensarme - ¿Quién es ella… Blair? – cambie nuevamente de apelativo para dirigirme a él, pues con él no era con quién quería tener una relación de proximidad, era con aquel joven que acababa de ver encogido de miedo junto a la pared, Aiden.

Traté de guardar la calma ante su evidente amenaza de agredirme en ese momento – No creo que sea una buena idea – me humedecí los labios debido a la sequedad que se estaba creando en mi boca por la tensión – Tienes a dos hombres de seguridad esperándote tras la puerta para cuando acabe la terapia… ¿no creerías que después de lo acontecido ayer iba a dejar que te trajeran aquí como a un conejito inofensivo y tierno, verdad? – mí voz se volvió más fría y desapegada, apoyando ambas manos sobre la mesa al igual que el joven había hecho, cuasi en posición retadora; no iba a dejar que aquel paciente me amenazara en mi propio terreno – Y ahora dime... ¿Dónde está Aiden? – pregunté sin más esperando a ver su reacción; no sabía si se lo esperaría o si quiera si pensaría que yo había llegado a toda esa conclusión, pero la idea era pillarle desprevenido y ver su reacción; tenía que avanzar de alguna manera.

_________________



Fuck yeah! Give it to me, this is heaven, what I truly want...
It's innocence lost.:

avatar
Lana Mars

Mensajes : 39

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Welcome to my nightmare |Lana| |Terminado|

Mensaje por Aiden Blair el Mar Mar 24, 2015 5:52 pm

Aiden. Le había llamado por su maldito nombre. Eso le hizo especial gracia, a lo mejor se creía que  podía llegar a tratarlo de una forma más cercana y así vomitaría toda la mierda que llevaba dentro. Ni en sueños - No, Lana. No me hace sentir bien - una mentira a medias, sí. Porque lo que le gustaba era ver la sangre, ver los cortes, la piel desgarrándose, no hacerse daño ¿A quién coño le gustaba recibir daño? Bueno, seguramente que algún loco de allí lo disfrutaba, pero no era su caso - No me importa lo que signifique - se encogió de hombros - lo hago, sin más- confirmó tranquilo, con una tranquilidad bastante inquietante. Y es que le daba lo mismo lo que aquella mujer le dijera; le daba igual que le catalogara como loco; le daba igual que pensase que era un maldito psicópata; le daba igual todo, y ella parecía no querer entenderlo.

- Él no era inocente, ninguno de los que estamos aquí somos inocentes, ¿Verdad? - de nuevo su vista estaba fija en la mujer. Notaba que ella comenzaba a sacar sus propias conclusiones de las cosas, pero se equivocaba, él no sentía rabia, no era eso lo que experimentaba cuando tenía la necesidad de ver sangre. No tenía un botón que se activara solo y de repente ¡Pum! estallaba contra la primera persona que veía, no, todo lo suyo estaba premeditado, pensado. Y sólo lo hacía por mero gusto, porque sabía que si no lo hacía él, otro lo haría, pero contra él. Era mera supervivencia, pero aquella mujer no estaba en el mundo en él que se encontraba. No tenía ni idea. Por eso el juego era lo que le mantenía vivo, sólo el jugar, jugar con todos como le diese la gana…

Y de la misma manera también le gustaba crear tensión en sus enemigos, miedo, angustia, daño… cualquier sentimiento que fuera negativo en realidad, porque eran sus enemigos, y así había que tratar a un maldito enemigo. Se llevó su dedo índice hasta la sien, dando toquecitos sobre ésta - Es ella - respondió de forma ronca a la primera pregunta de la mujer, refiriéndose a que la culpable de todo estaba en su cabeza. Lo raro es que aún tuviese el valor de permanecer allí quieta y no salir corriendo, porque cualquiera más listo lo hubiera hecho.
Y mantuvo la sonrisa, más aún cuando en la mujer se podía notar la tensión, sí, aquel juego estaba empezando a funcionar, porque con él no se podía ser valiente, no servía de nada - ¿Crees que importa que sea buena idea?, Realmente, - hizo una leve pausa, dejando de lado la última pregunta de la mujer, que la respondería, claro que la respondería - si consigo matarte en este mismo momento, o hacerte daño, esos hombres no podrán hacer nada, me mandaran a otro psicólogo, o a la zona 0, ¿Qué importa? - ladeó la cabeza al notar su oposición ante su amenaza, y acercó más su rostro en dirección a la mujer - Pero tú estarás muerta - susurró y se separó finalmente cayendo sobre la silla, como si nu hubiera pasado nada. Si la mataba en aquel momento no tendría gracia, y quería dejar a la mujer desconcertada, loca.

- Aiden ¿Dónde está Aiden? - rompió el silencio, dando sus típicos golpecitos con los dedos sobre el apoyabrazos de la silla, y con el rostro impasible de nuevo. Estaba pensando, pensando en como tergiversar más las cosas…


“SILENCIO.”

De nuevo me encontraba sentado en aquella silla, en mi cabeza ahora había paz y aquellas sombras ya no estaban allí. Observé a mi alrededor en su búsqueda, pero no estaban ¿Qué había pasado? ¿Por qué querían matarme, por qué todo el mundo quería matarme? - Yo… que… - pero entonces las voces de mi cabeza empezaron a sonar de nuevo, no entendía nada, todo era demasiado caótico y sentía que mi cabeza iba a estañar, me hacían daño, mucho daño. Llevé las manos a mi cabeza apretando con fuerza los dedos sobre mi sien, y cerrando los ojos con la misma fuerza - ¡HAZ QUE SE CALLEN! ¡HAZLO! ¡ME HACEN DAÑO! - grité con fuerza, con desesperación.
- ¡Sujétale! - escuché decir a una voz masculina. Después sentí como alguien me agarraba de los brazos, haciendo que me levantase y echando los mismos hacia atrás, dejando ver así mis rostro lleno de lágrimas y sufrimiento - ¿Qué hacemos con él doctora? Creíamos que necesitaba ayuda - fue lo único que mi mente pudo escuchar en aquel momento - Necesito que paren… - susurré dejando caer mi rostro hacia abajo, sentía que ya no podría aguantar más aquel dolor…

“Sólo aguanta, pequeño… sólo aguanta.”

_________________
EVER SINCE I COULD REMEMBER, EVERYTHING I TOUCH ISN'T DARKNESS ENOUGH. I NEVER SAID THAT I WANT THIS, THIS BURDEN CAME TO ME, THIS PROBLEM LIES IN ME
A MONSTER, A MONSTER I'VE TURNED INTO A MONSTER AND IT KEEPS GETTING STRONGER
avatar
Aiden Blair

Mensajes : 51

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Welcome to my nightmare |Lana| |Terminado|

Mensaje por Lana Mars el Mar Mar 24, 2015 11:33 pm

- Aham – contesté mientras anotaba en una de las hojas lo que consideraba importante, entre otras cosas reacciones del joven y respuestas no literalmente anotadas, sino explicando lo que reflejaban cada una de ellas. Le dejé que hablara sin querer interrumpir a pesar de que yo tenía mi propia opinión sobre lo que estaba diciendo, pero tampoco quería bombardear al joven a preguntas en una primera sesión por lo que una vez terminó guardé silencio observándole.

Me encogí de hombros ante su comentario sobre la inocencia de los enfermos internados – El grado de culpabilidad o inocencia de cada uno aquí es relativo; y a mí desde luego no me interesa pues considero que no se puede culpar a alguien, al menos, en su totalidad, por algo que hace a causa de estar… enfermo – enfaticé la última palabra clavando mi mirada a él intentando que se diera por aludido ante aquella frase pues justamente era su caso, no juzgándole ni culpándole completamente por sus actos debido a que un enfermo no puede ser responsable por sus actos de manera completa al igual que una persona cuerda.

Tras aquel momento caótico en el que Blair y Aiden lucharon por permanecer a la luz mientras una tercera persona, fémina según parecía, aparecía en escena, sin entender yo de quién se trataba y qué era lo que pasaba por su mente respecto a ella; pude escuchar al joven hablar finalmente sobre aquello. Seguí su mano hasta que la colocó en su frente comentando que ahí era donde se encontraba la para mí desconocida mujer, pura esquizofrenia, estaba oyendo voces… - Entiendo – dije con firmeza pero tratando de rebajar mi postura agresiva, pues no podía perder los papeles, estaba con un paciente por muy amenazador y provocador que fuera…

Me senté nuevamente lentamente intentando no mostrar tensión ante la macabra presencia de Blair, ya había visto mucho en mi vida, pero aun así había veces que algunos pacientes conseguían llamar mi atención y llegar a tensarme, como era su caso. Respiré lentamente intentando fingir tranquilidad aunque la aparente calma que mostraba no era reflejo de lo que acontecía en mi interior, donde los nervios luchaban por salir a flor de piel y perder los papeles; aquel joven conseguía asustar, pero yo no me dejaría – Esta todo controlado… no va a pasar nada… - me dije a mi misma mentalmente a pesar de que ya había llegado al punto de no conseguir estar cien por cien centrada en la terapia al estar más centrada en vigilar cada movimiento del joven, temiendo que en cualquier momento se abalanzase sobre mi o me agrediese con cualquier cosa que pillase a mano, pues nunca se sabía lo que podía pasar por una mente enferma en una crisis o un brote de psicosis. No contesté a nada de lo que me dijo, fingiendo que era por seriedad, aunque la verdad era que por momentos los nervios me habían dejado muda, y no quería estropear todo aquello metiendo la pata con algún comentario fuera de lugar; lo importante era fingir que guardaba la calma, a pesar de que mis manos aferradas con cierta fuerza a los brazos de la silla podían delatarme.

Cuando nombro a Aiden mi atención se volvió mucho mayor, mirándole a los ojos y esperando ver un atisbo de él en la mirada del chico, alguna calidez, algo que me dijera que ya no estaba ahí Blair… Entrecerré los ojos sin poder evitar mostrar una leve y extrañamente relajada y sincera sonrisa al descubrir lo que creía que veían mis ojos, Aiden. Me eché hacia delante en la silla y sonreí con calidez mirando al joven - ¿Aiden? – tomé una de sus manos con calidez tratando de hacerle volver más rápidamente en sí y de que fuera capaz de situarse y verme, a la vez que sentir que no estaba solo, y que estaba protegido…

Pero entonces el moreno comenzó a gritar pidiendo que aquellas voces se callaran provocando que los dos hombres de seguridad entraran con intención de llevárselo a la Zona 0 por considerar que estaba siendo un peligro al verle perder el control de aquella manera nuevamente – Lo mejor será llevarle a la Zona 0, devimos hacerlo desde el momento en que agredió a aquel chico – mencionó uno de los hombres de seguridad mientras trataban entre ambos de retenerlo y le apartaban de mi escritorio llevándolo hacia la puerta – Pero la decisión es suya, Doctora Mars… - finalizó con el respeto que era merecida mi persona.

- Pero… él… ahora estaba comenzando a… - mi voz mostraba nerviosismo por aquella intromisión tan inesperada a la vez que por el trato que estaban dando al chico, ¿por qué me afectaba?, ¡yo no era así! Estaba segura que si se hubiese tratado de Blair estaría aplaudiendo la actuación del cuerpo de seguridad y sonriendo con altanería y satisfacción mientras me despedía con desprecio del moreno, pero… Aiden no…

- Llévenle… sí… - acabé por decir con lastima por Aiden a pesar de que sabía que era lo correcto tras hablar con Blair – Asegurense que nadie está a solas con el joven, ¡nadie!, quiero seguridad en la puerta las 24 horas del día y que se me llame ante cualquier acontecimiento que ocurra con el joven, ¡por más mínimo que sea!, ¿entendido? - mi voz sonó firme y tajante, no quería fallas ante lo que pedía.

Me acerqué al joven cuya mirada me causaba lo más cercano a lástima teniendo en cuenta que yo era una persona con nula empatía – Aguanta Aiden – dije en voz muy baja acercándome al rostro del joven y tomando el mismo entre mis manos mientras los hombres de seguridad le arrastraban para fuera de mi consultorio – Vamos a acabar con esto, te lo prometo.

_________________



Fuck yeah! Give it to me, this is heaven, what I truly want...
It's innocence lost.:

avatar
Lana Mars

Mensajes : 39

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Welcome to my nightmare |Lana| |Terminado|

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.