WELCOME TO IOWA


• No olvides pasarte a leer la reglas y ambientación.

• También pasa a leer nuestro FAQ, en el encontrarás más datos sobre Iowa y el foro en general.

• Recuerda que sin color no puedes rolear, tienes 72 horas para terminar tu ficha. Ficha aceptada » Registros » Color.

• Las medidas para avatar son 180 x 400.

• A pesar de que el foro se ambienta en la ciudad de Des Moines, Iowa; solo se asimila a la real en el nombre y localización, el resto es invención de la administración.
YOUR FACE
Conectarse

Recuperar mi contraseña

NEW POSTS
Últimos temas
» Afiliación Élite [Naruto Roleros]
Dom Abr 26, 2015 8:09 am por Invitado

» Magic is Might (Retirar el botón - Elite)
Dom Abr 19, 2015 2:38 am por Invitado

» Unmasked - Afiliación Élite [Confirmación]
Sáb Abr 18, 2015 10:20 am por Invitado

» The Demon. |Erin|
Vie Abr 17, 2015 4:12 am por Erin C. Foster

» A World Of Heroes (élite)
Dom Abr 12, 2015 6:50 pm por Invitado

» My brand of heroin {Normal}
Sáb Abr 11, 2015 5:28 pm por Invitado

» Fiesta hasta arder [Lochan Radwańska]
Vie Abr 10, 2015 10:26 pm por Lochan Radwańska

» Are you fucking kidding me? ■ Lochan
Vie Abr 10, 2015 9:57 pm por Lochan Radwańska

» You really want to be here? |Erin| |Terminado|
Miér Abr 08, 2015 1:27 am por Aiden Blair

WHO'S THERE?
¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 24 el Vie Feb 06, 2015 5:08 am.
THE PEERS
Élite
Élites
(20/40)

Zonden Verboden

AFILIADOS NORMALES

You ... again? |Lana|

Iowa :: Sótano :: Zona 0.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

You ... again? |Lana|

Mensaje por Aiden Blair el Miér Mar 25, 2015 6:59 pm

No sabía cuanto tiempo llevaba allí metido, en aquella celda húmeda y fría. Era horrible. Las cuatro paredes cada vez parecían más pequeñas y no sabía ni siquiera si era de día o de noche, sólo sabía que de vez en cuando los guardias que estaban en la puerta se iban y venían otros totalmente distintos. Cuando lo hacían, siempre me echaban un último vistazo en la pequeña ventanilla que había en medio de la puerta de metal, como si estuvieran buscando algún signo que les diera paso a castigarme. Pero yo había pasado todo aquel tiempo en una esquina acurrucado, ignorando la comida que me ofrecían e intentado olvidar las voces de mi cabeza. Ni siquiera me atrevía mirar a mi alrededor por mucho tiempo, porque sabía que si lo hacía alguna sombra aparecería para matarme, y no quería morir en aquella asquerosa habitación, en general no quería morir.

“Llámala, ¡Lana!, ella te ha metido aquí y puede sacarte, yo haré que te saque de aquí, sólo tienes que decir su nombre…¡DILO!”

- ¿Lana? Lana… - pregunté confuso ante las palabras fuertes de Zenda. Su voz había resonado en mi cabeza por encima de todas las demás, y eso me hizo levantar el rostro de entre mis piernas, para después encontrarme con uno de los guardas mirando por aquel hueco de la puerta con el ceño fruncido - Ha dicho su nombre, ve a buscarla e infórmala, creo que quiere verla. Yo me ocupo de prepararlo - y tras aquello noté el sonido chirriante de aquella puerta de metal al abrirse. Lo miré con cierto miedo, pensando si podría levantarme y escapar de él, pero se acercaba a mí con demasiada rapidez así que me quedé estático como un gato asustado. Una vez cerca, me agarró de los brazos y me levantó con brusquedad llevándome hacia una silla que estaba en la otra esquina de la sala, me obligó a sentarme y me ató las muñecas con una correas de cuero marrón - Me aprietan demasiado - me quejé, pero lo único que recibí fue una mirada asesina de parte del hombre - Será mejor que estés callado mientras llega la doctora, loco - y tras eso me puso un esparadrapo negro en la boca.

“¿Ves? No te tienen respeto, te quieren hacer daño, quieren matarte, todos. Pero yo te protejo pequeño, ¿Y sabes cómo? Jugando, sólo quiero jugar… déjame jugar otro poco, déjame cuidar de ti… sólo un rato…”

El chico lanzó una mirada retadora al hombre, seguido de un intento brusco de levantarse de donde estaba, como si fuera un chucho rabioso a punto de matar. Le hubiera matado con lo primero que hubiera pillado, y a la vista de su comportamiento estaba, había tenido suerte de que la silla estuviese atornillada al suelo. Hasta consiguió que el hombre retrocediera unos pasos. Pero tenía que ser más listo que todo aquello, tenía que aparentar estar en shock cuando su querida psicóloga sexy llegase, que viera como le estaban tratando. Por eso tras su repentino ataque de rabia agachó la cabeza y dejó su cuerpo prácticamente muerto, sin vida. Como si estuviera abatido, al fin y al cavo su cuerpo no había comido ni dormido nada, los guardias la habrían informado de tal cosa, y así podría disimular su cansancio y abatimiento sin ninguna dificultad…

_________________
EVER SINCE I COULD REMEMBER, EVERYTHING I TOUCH ISN'T DARKNESS ENOUGH. I NEVER SAID THAT I WANT THIS, THIS BURDEN CAME TO ME, THIS PROBLEM LIES IN ME
A MONSTER, A MONSTER I'VE TURNED INTO A MONSTER AND IT KEEPS GETTING STRONGER
avatar
Aiden Blair

Mensajes : 51

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You ... again? |Lana|

Mensaje por Lana Mars el Jue Mar 26, 2015 11:18 am

Tomaba mi cuarto café de la aún temprana mañana en lo que podía llamar una innombrable adicción a la cafeína como una de las pocas sustancias naturales y legales que trabajaba como estimulante y generaba adrenalina en el ser humano; digamos, un bohemio recuerdo de mis tiempos pasados donde cualquier sustancia ilegal estaba al alcance de mi mano haciendo que de manera artificial pudiese decidir cómo me quería sentir aquel día. Mi vida no era satisfactoria, exactamente desde el día en el que aquel joven de aspecto desenfrenado y mirada cautivadora destruyó mí futuro llevándome por el camino de la lujuria y los excesos; algunos, incluso podían tacharme de amargada… Y era exactamente aquella infelicidad, aquel anhelo de libertad, el que me hacía recurrir a un simple y patético café tras de otro en busca de encontrar las suficientes fuerzas y energías para continuar un día más en mi camino hacia la cima; pues por mucho que nadie me creyese, algún día volvería allí, algún día alcanzaría nuevamente lo más alto…


Una voz interrumpió mi ya acelerado pensamiento a causa de la cafeína de más, haciendo que tanto recuerdos de una vida pasada como esperanzas de un futuro añorado se desvanecieran y posara la taza con cierta brusquedad sobre la mesa, molesta por la interrupción de mis  divagaciones - ¿¡Aiden Blair!? ¿Cuándo? – pregunté sorprendida y sintiendo que un gran peso caía de mis hombros al oír la noticia, poniéndome en pie de inmediato mientras tomaba mi pequeño bolso para dirigirme a paso acelerado hacia la deprimente Zona 0 mientras el seguridad trataba de seguir mi paso, contándome las últimas novedades sobre el joven, pues estaba totalmente informada de todo lo que había sucedido con él en los tres días que había pasado internado en aquella zona; planteándome en todo momento si lo mejor no sería sacarle antes de tiempo puesto que no mostraba señas de violencia ni de pretender agredir a nadie; según me decían solo parecía asustado, y eso me hacía pensar en Aiden, pero… no podía dejarme llevar por los débiles sentimientos, tenía que ser fuerte y profesional, firme y dura, y no quería permitir que ninguna pequeña quiebra en dichas cualidades afectase a mi rendimiento como psicóloga.


Una vez llegué a la puerta me abrieron de inmediato, sintiendo el pesado aire de la sala debido a la constante y prolongada permanencia del joven en cautiverio; evité mostrar una mueca de asco ante aquello a pesar de que mi mente solo pensaba en salir de ahí para poder respirar aire puro, pero entonces mi cabeza se centró en lo verdaderamente importante del lugar al ver aquello… El moreno permanecía con aspecto totalmente abatido, sentado en una silla mientras unas fuertes correas sujetaban sus muñecas y una cinta tapada sus labios para que no pudiese hablar. Mi gesto se volvió airado ante aquello y me giré hacia los dos guardias que permanecían junto a la puerta - ¿¡Se puede saber que es ese negro esparadrapo pegado en la boca del chico!? – señalé al muchacho a mis espaldas dejando que mi voz sonase amenazadoramente rígida ante aquel suceso, alzándola levemente y remarcando cada una de mis palabras como si estuviera hablando con deficientes mentales incapaces de hacer bien su trabajo - ¿¡Qué diablos os creéis que es esto!? ¿¡Vuestro patio de recreo!? Todos sabemos que la Zona 0 está llena de desquiciados mentales que no paran de dar alaridos, pero en ningún momento creo haber autorizado a ese tipo de protocolos – inútiles sin productividad alguna… detestaba la incompetencia y ningún sentido hacía que cuando había pedido que estuvieran especialmente atentos a lo que decía el joven, decidiesen que la mejor idea era cerrársela - ¡Fuera!, podéis quedaros en la puerta si sois capaces de comportaros como adultos en vez de estar de cháchara como siempre; que aquí dentro estamos trabajando… a no ser que queráis que también os decore con un bonito y masculino esparadrapo negro en vuestras cavidades bucales – finalicé resoplando molesta por aquel fallo tan pequeño pero que debido a mi intolerancia a la ineptitud para mí se hacía un verdadero mundo.


Entonces me giré hacia el joven nuevamente y respiré más tranquila, a pesar de lo cual mantenía mi postura imponente, preparada para cualquier cosa que pudiera acontecer. Tomé una silla que había junto a la cama y la coloqué frente a la atornillada del joven, mirándole fijamente para observar aquellas ojeras aún más remarcadas y amoratonadas que hacía tres días, unas facciones levemente más enflaquecidas y un cabello completamente salvaje y descuidado. Si parecía loco y algo demacrado cuando entró en mi despacho hacía días, ahora parecía víctima de una maldita posesión demoníaca…


- Buenos días – saludé con frialdad sin saber qué actitud era la que me esperaba como respuesta y sin molestarme en quitarle el objeto de mí ya pasada queja hacia los guardias, aquel maldito esparadrapo, puesto que tal vez hasta podría sacarle algún partido terapéutico… - Vamos a comenzar con buen pie y agilidad ya que ninguno de nosotros quiere verte metido más tiempo en este pútrido agujero… - hice una leve pausa para acomodarme en posición de “lady”, con una pierna cruzada y enroscada sobre la otra, de modo que las dos puntas de mis tacones quedaban casi a la misma altura mientras que mis gemelos lucían estilizadamente enlazados, doblando mis rodillas hacia un lado para luego apoyar mis dos manos sobre las mismas, una encima de la otra- … Ah no, que el que quiere salir de aquí eres tú; pues mi madre me doto de una infinita paciencia – finalicé con una media mentira, pues no tenía intención de pasarme toda la mañana en ese estercolero de lunáticos en el que el hedor ambiental se impregnaba en mí a una a cada segundo que pasaba – Seré breve, yo te pregunto, tú me contestas con esa cabecita que tienes sobre los hombros con un “sí” o un “no” con un simple movimiento de la misma; si me parece bien tu respuesta… quitamos esa basura de tu cara – sonreí con maquiavélica dulzura – y si no… pues puedes seguir intentando babearte a ver si acabas con la capa de pegamento y te lo quitas tu solo – mi sonrisa aumentó, haciendo que aquel maquiavélico y delicadamente definido gesto, se extendiese por todo mi rostro; perfecta combinación de clase y maldad.


- Comencemos a jugar entonces – comenté en tono burlón e irónico siendo tal vez demasiado canalla - ¿Me ha llamado Aiden? ¿Sí o no? – pregunté escuetamente para no hacer una más compleja con la que se confundiese sobre si contestar con afirmación o negación; daba por hecho que él ya había captado en la primera sesión la diferenciación que hice entre Aiden y Blair una vez entendí todo lo que estaba aconteciendo a mi frente.


Esperaba que la respuesta fuera sí, pues si era no, no dudaría en levantarme y darme media vuelta para marcharme por el mismo lugar por el que había venido; pues no estaba para perder tiempo con juegos mentales de Blair… o de aquella voz femenina de la cual aún no tenía información a penas... o de quién fuera que mandase en aquel aquelarre de enfermos moradores de la cabeza de Aiden Blair.

_________________



Fuck yeah! Give it to me, this is heaven, what I truly want...
It's innocence lost.:

avatar
Lana Mars

Mensajes : 39

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You ... again? |Lana|

Mensaje por Aiden Blair el Vie Mar 27, 2015 1:06 am

Tacones. El sonido de los tacones de la mujer resonaron en todo aquel antro, parecía tener prisa por ver al chico y eso le hizo sonreír mentalmente. Porque tenía pensado mantener su rostro de muerte hasta que decidiese librarle de aquel maldito esparadrapo, o quizás hasta que ella decidiese que ya era la maldita hora de dejarle libre, qué sabía él. Lo que si tenía claro es que si le tentaba demasiado saldría con sus jueguecitos para hacerla de rabiar, porque eso quería en realidad, ¿No? A parte de matarla claro. Porque algún día lo lograría, como lograba todo. Sólo era cuestión de paciencia, y en eso era bastante bueno… o eso quería creer.

Escuchó atentamente como la mujer regañaba a los idiotas de los guardas por taparle la boca, y en su cabeza sonaron risas, risas a mansalva. En realidad, y aunque nadie lo supiera, eso le ayudaría con su papel, aquellos idiotas le habían ayudado de forma inconsciente a hacer su papel de niño bueno y desamparado, ese que por lo visto la mujer quería encontrar de todas las maneras. Observó a la mujer de reojo mientras colocaba la silla frente a él y siguió con su mirada, aún con la cabeza gacha, la forma de sentarse de la misma. Malditas piernas, maldita figura y maldita la forma en que esa mujer le retaba. Así no podría guardarse la ganas de escupirla todo lo que pensaba de ella en la cara, pero por suerte, seguía con aquella cinta negra en su boca.

Aiden, Aiden. Eso era lo que buscaba, el niño al que todos creían porque parecía ser inocente, el de ojos llorosos. Sí, al parecer esa parte se había ganado el interés de aquella mujer que parecía estar hecha de hielo. Pero el muchacho no era tonto, y era el rey del juego así que, finalmente, miró a la mujer a la cara cuando dijo esa palabra que tanto le gustaba. Asintió con lentitud, simulando que le costaba hacer hasta aquel simple movimiento. Después comenzó a soltar lágrimas por los ojos, fingiendo ser quien ella buscaba, fingiendo estar pasándolo mal... eran simples lágrimas de cocodrilo. Y dirigió la vista a las correas que le apresaban, haciendo un leve movimiento con sus brazos para indicarle que necesitaba ser soltado, o quizás para decirla que le hacían daño. Necesitaba hacer bien él papel, necesitaba llegar a complacer a la mujer para así poder empezar con su juego de confusión.
Después de todo, no había sido tan malo que le tocase ser el paciente de aquella mujer, porque era de los pocos entretenimientos que tenía allí, en realidad, era de las pocas personas que le estaba poniendo difícil el acabar con su vida, y eso le producía gusto, un gusto que se mezclaba con las ganas de matarla, y le volvía mucho más impaciente para todo de lo que normalmente solía ser…

_________________
EVER SINCE I COULD REMEMBER, EVERYTHING I TOUCH ISN'T DARKNESS ENOUGH. I NEVER SAID THAT I WANT THIS, THIS BURDEN CAME TO ME, THIS PROBLEM LIES IN ME
A MONSTER, A MONSTER I'VE TURNED INTO A MONSTER AND IT KEEPS GETTING STRONGER
avatar
Aiden Blair

Mensajes : 51

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You ... again? |Lana|

Mensaje por Lana Mars el Sáb Mar 28, 2015 5:54 pm

Capté la mirada del joven en cuanto me miró a los ojos a la vez que asentía con la cabeza; había sido Aiden el que me había llamado según él confirmaba, eso era bueno si era que estaba diciendo la verdad. Le escudriñé con la mirada tratando de averiguar más sobre lo que sus ojos y gestos decían, viendo como unos hilillos de agua cristalina caían sobre su rostro; estaba llorando. Mi corazón sintió aquello con una punzada pero no… tenía que mirar más allá de superficiales muestras por parte del joven; no podía olvidar que estaba tratando con una persona totalmente peligrosa y manipuladora.

Cuando miró a sus correas probablemente para que le ayudara a deshacerse de ellas entrecerré los ojos, eso sí que no… Visto que había contestado a mi pregunta correctamente, tomé el esparadrapo y lo aparté lo justo para que pudiera hablar pero sin quitarlo del todo, dejando que permaneciera pegado a un canto de su boca para que en caso de que fuera necesario volver a cubrir aquel orificio – Quiero hablar con Aiden – dije sin más, como único motivo por el que le había hecho el favor de apartarle el adhesivo, pues lo usaría a partir de ahora para contenerle cuando me conviniese - ¿Por qué tardaste tanto en llamarme? – Inquirí esperando que la respuesta viniera por parte del chico con el que yo quería hablar – Si quieres mi ayuda tienes que permitir que me acerque a ti, Aiden... no dejes que te bloqueen, se fuerte – seguí, con intención de que él me oyese fuese o no quién tenía en frente Aiden.

Miré sus muñecas y vi que las correas estaban fuertemente apretadas, realmente le debían estar haciendo daño; acerqué mi mano izquierda a su muñeca derecha y la pasé por la correa para luego tomar la mano del chico para comprobar si estaba demasiado fría y roja o algo amoratonada debido a la presión de la misma dejando correr mal la circulación, para comprobar que así era; estaba gélida y roja - ¿Qué podemos hacer con esto?, sabes que no me puedo fiar de ti como para ayudarte con ese problema – Estaba siendo imprudente de más tomándome la libertad de aproximarme tanto al joven pudiendo suceder por ello cualquier cosa, pero mi preocupación por la salud de Aiden me llevó a actuar de ese modo, pues por mucho que pudiese ser o no Blair con quien hablaba, ese cuerpo también era del muchacho asustadizo…

_________________



Fuck yeah! Give it to me, this is heaven, what I truly want...
It's innocence lost.:

avatar
Lana Mars

Mensajes : 39

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You ... again? |Lana|

Mensaje por Aiden Blair el Lun Mar 30, 2015 12:58 am

Él no creía que aquella mujer fuera tan débil frente a su parte de niño bueno. Sí, porque eso era cuando se olvidaba de que todo el mundo quería matarle, cuando le daba por pensar de esa forma, dejaba ver lo que la psicóloga llamaba Aiden. Y esa parte les gustaba a todos, claro que les gustaba, porque era mucho más fácil de ser dañado. Pero frente al enemigo no se mostraba esa parte, no mientras él pudiese detenerlo. Sonrió de nuevo, mentalmente, al sentir que el esparadrapo era quitado de su boca por la mujer. Pero mantuvo la escena de chico lloroso, ese teatro que tan bien se le daba. Claro que no se pondría mantener así mucho tiempo, porque no era tonto, y aunque sabía que la mujer tampoco, intentaría jugar sus cartas lo mejor posible. Y sabía donde tenía que dar.
- E-Ella - tartamudeó levemente fingiendo estar asustado - Ella no me dejaba. L-Las voces no me dejaban llamarte. Creen que e-eres peligrosa - bajó el rostro, para dirigir la vista a sus pies, mientras sorbía con la nariz el líquido salado que amenazaba con caer hacia su boca. Cuando terminase todo aquello se felicitaría a él mismo por el gran papel que estaba haciendo. En un teatro tenía que estar, y no allí encerrado en esa habitación de mierda. Después se mantuvo callado ante las palabras de la psicóloga, ¿Acercarse a él? ¿Para qué, para matarle? No se creía esas palabras, una persona que creía que estaba loco no merecía el perdón del muchacho. Toda esa gente sólo quería hacerle daño, y si querían hacerle daño él respondería como mejor sabía, defendiéndose hasta verlos muertos a todos.

Dirigió la vista hacia la mano de la mujer, que ahora estaba muy cerca de su propio alcance. Mantuvo la vista en su mano, sin hacer ni una sola mueca con su rostro, hasta que sintió el tacto de la mujer y no pudo evitar que una leve sonrisa saliera de sus labios. De la misma forma rápida que se le dibujó esa sonrisa en el rostro, apretó la mano de la mujer. Aunque estaba claro que no disponía de las fuerzas necesarias debido a las malditas correas, si fue lo suficientemente brusco para, quizás, intentar asustar a la mujer - Lana, Lana… - dejó de mirar las manos, dejando de apretar sobre la mano contraria también, y se centró en el rostro de la mujer - ¿Quieres hablar con Aiden, verdad? Quieres que “salga” - rodó los ojos - él y no yo, ¿Cierto? - su rostro aún mantenía una sonrisa ladina, pero se marcó mucho más tras pensar en lo que iba decir - Si me haces daño a mí, se lo haces a él. Y si me tapas la boca tampoco podrás hablar con él, que lástima, ¿No crees? - chistó con su lengua. Sus palabras sonaban despreocupadas, como si de un juego se tratase - Yo soy el único que puede permitir que tu pequeño Aiden hable contigo y puedas avanzar con tu… digamos, intento de terapia - se quedó pensativo durante unos segundos - ¿Quieres ver cómo sufre? - acercó el rostro hacia adelante, con mirada retadora, para después cerrar los ojos, manteniendo esa sonrisa que hasta el momento no se había quitado de su rostro.


“Vamos, pequeño. Di que nos hacen daño, que necesitamos salir de aquí… Nos estamos muriendo…”

Abrí los ojos de golpe, asustado. Las palabras de Zenda hacían eco en mi cabeza y mi cuerpo seguía apresado aún, sólo que esta vez la psicóloga estaba allí en frente mía - Ayuda, ayuda, ayuda - repetí nervioso, moviendo mi cuerpo sobre la silla para librarme de las correas que me hacían demasiado daño, pero sin éxito alguno - Por favor, me hacen mucho daño. Yo no he hecho nada, tengo sueño, tengo hambre. Por favor - supliqué, entre lágrimas, desesperado, de una forma rápida, sin pausa. Me faltaba el aire, creía que mi cuerpo dejaría de funcionar en aquel momento, pero sabía que no lo haría - Doctora - supliqué entre lágrimas - Tiene que ayudarme, yo… - tragué saliva - yo no puedo con esto…

“Muy bien Aiden, eso es… ¿Sabes? Ella es mala, ella no nos va a ayudar. No quiere sacarte de aquí… ella sólo quiere verte así, por eso necesito que me dejes am llevar todo esto. Y cuando despiertes estarás a salvo…te lo prometo pequeño…”

_________________
EVER SINCE I COULD REMEMBER, EVERYTHING I TOUCH ISN'T DARKNESS ENOUGH. I NEVER SAID THAT I WANT THIS, THIS BURDEN CAME TO ME, THIS PROBLEM LIES IN ME
A MONSTER, A MONSTER I'VE TURNED INTO A MONSTER AND IT KEEPS GETTING STRONGER
avatar
Aiden Blair

Mensajes : 51

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You ... again? |Lana|

Mensaje por Lana Mars el Mar Mar 31, 2015 1:06 pm

Asentí ante el comentario del joven, “ella”, nuevamente aquella desconocida salía a la luz, de la cual no había conseguido recolectar ninguna información más que era quién parecía obligarlo a hacer cosas malas. Observé los ojos del chico mientras hablaba y las lagrimas caían por su rostro, intentando percibir si realmente ese era Aiden o se trataba de una jugada de Blair, parecía estar tan machacado… pero su mirada… su mirada no era transparente… Entrecerré los ojos al percatarme de aquello una vez él había bajado la cabeza y mi mano permanecía junto a la suya midiendo la temperatura. Se trataba de Blair… esos ojos no podían ser sinceros… Fuí a apartar la mano rápidamente sintiéndome estúpida por mi debilidad y prometiéndome a mi misma que no volvería a cometer tal error por culpa de aquel defecto de la naturaleza, los sentimientos, cuando el moreno la tomó con fuerza, apretándola para luego dirigirse a mi con ya completa sinceridad a la vez que aflojaba la presión que ejercía sobre mí; ahí estaba Blair.

Retiré la mano con brusquedad, colocándome en mi postura erguida inicial, pero esta vez con las manos recogidas en mi regazo, mostrando un gesto tenso y algo desconcertado por haber sido a medias engañada. Esperé a que terminara de hablar para contestarle pero entonces todo cambió tan repentinamente que no me dió tiempo a decirle nada a Blair antes de que desapareciese; ahora se trataba de Aiden realmente, ¿o no?… tardé unos largos segundos en reaccionar, mirando al joven sin saber que hacer pues ya no sabía si estaba siendo engañada o no, ¡ese chico me iba a volver loca! Observé con detenimiento sus ojos y finalmente reaccioné – Aiden… Aiden… cálmate, estoy aquí – dije inclinándome hacia delante para que el chico centrara su vista en mi rostro y dejara de agitarse – Tienes que dejar de gritar o entraran los encargados de seguridad – yo no quería que aquello ocurriera, quería estar a solas con él y a ser posible en calma pero lo cierto era que con el descontrol que tenía no sabía cuanto iba a conseguir controlar eso sin el apoyo de más personal – No puedo soltarte las correas Aiden, eres peligroso para ti mismo… y para los demás, ¿entiendes eso? –pregunté con calma tratando de no sentir ninguna lástima por el chico; ese era mi trabajo y no podía dejar derrumbarme por un chico que conseguía afectarme emocionalmente; sin duda tenía que trabajar en aquello o no podría seguir tratándolo.

- Yo te voy a ayudar Aiden, pero para eso debemos hablar, si lo consigues saldrás de esta sala y volverás a tu cuarto; creo que es un buen trato; y en cuanto terminemos me encargaré de que te den de comer y que te dejen dormir una buena siesta. Pero antes… Necesito que me hables sobre lo que ves y sobre lo que oyes… ¿quién es ella y qué cosas te dice? – pregunté con cierta ansiedad, pues quería aprovechar cada segundo a sabiendas de que en cualquier momento Aiden podía desaparecer y volver Blair a escena, y eso era algo que quería evitar a toda costa.

_________________



Fuck yeah! Give it to me, this is heaven, what I truly want...
It's innocence lost.:

avatar
Lana Mars

Mensajes : 39

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You ... again? |Lana|

Mensaje por Aiden Blair el Jue Abr 02, 2015 3:22 pm

Las voces me confundían. Escuchaba a la doctora, escuchaba a Zenda, escuchaba a la multitud en mi cabeza… y sólo podía centrar mis ojos vidriosos en los ojos contrarios, quizás buscando una salvación, un lugar en el que refugiarme, un silencio que nunca llegaría. Y aunque me dijese que no tenía que gritar, me era naturalmente imposible, porque el sonido ensordecedor que tenía a mi alrededor me hacía elevar la voz de forma instintiva.

“¿Escuchas sus palabras? No quiere soltarte, no quiere ayudarte, quiere tenerte atado como un perro para que le digas que la culpa es tuya, que eres un asesino… Tú no eres eso, ¿Me oyes? ¡¿ME OYES?! Déja…”

- ¡Cállate Zenda! - cerré los ojos con fuerzas. Pocas veces le había mandado callar, pero necesitaba que parase sin perder el conocimiento. No quería perderme. No esta vez - La doctora quiere ayudarme - intenté calmar un poco mi voz, para que no sonase tan nerviosa y tan fuerte. Tenía que aguantar. Por eso intenté ignorar todo y centrarme en el montón de palabras apresuradas que salían de la doctora - Veo sombras… y gente peligrosa, quieren hacerme daño… - tomé aire manteniéndome estático en mi asiento - Zenda, se llama Zenda y… dice que eres peligrosa, que todos son peligrosos… ella, ella dice que me protege, pero no sé como lo hace - confesé - No sé que me pasa… ¿Por qué dices que es peligroso para los demás no soltarme…? - pregunté confuso. Entendía que yo me había hecho daño más de una vez, por eso cuando me llevaban a curar me ataban, para que no siguiera, y entendía que en aquel momento también lo estuviera, pero por mi propia seguridad, no por la del resto... ¿Por qué me decía eso entonces? - Yo… yo no he hecho daño a nadie…¿Cierto? - mi mirada se tornó suplicante, quería obtener una respuesta negativa, quería saber que mis pesadillas eran sólo eso, pesadillas…

“Ella es el problema, ¡No le digas nada más! ¡BASTA! ¡CÁLLATE! Eres débil, muy débil ¡TENEMOS QUE MATARLA!"

El chico cerró los ojos debido al dolor que las voces le estaban causado. No estaba seguro de si era un dolor real o habían sido imaginaciones suyas, pero había llegado a un punto demasiado alto. Le estaban destrozando, y su cuerpo no estaba preparado para ese esfuerzo físico - ¿Realmente no sabes el daño que me estas haciendo, verdad? - susurró finalmente, con voz ronca y entrecortada por su misma respiración agitada. El sudor caía por toda su frente hasta llegar a la barbilla, incluso sentía que no sería capaz de contener su propia saliva si su mente seguía resistiéndose a esa tortura - Vas a matarme y tu reputación se irá a la mierda, ¿Me oyes? A la mierda - se revolvió en la silla como había hecho antes con el guarda, con una fuerza que era difícil de creer, pero lo hizo. Y su mirada esta vez era de ira hacia la mujer, una ira que quería descargar en ella más que cualquier cosa - Tú eres el problema de todo, eres el problema de este dolor, yo no necesito ayuda. Aiden está bien, yo soy Aiden y… estoy perfectamente - sentenció finalmente, estaba harto de toda esa mierda de separar a una misma persona, él era todo lo que veía, era todo lo que necesitaba ser, no quería cambiar, no quería tener el peligro en frente de su cara, quería acabar con ella…

_________________
EVER SINCE I COULD REMEMBER, EVERYTHING I TOUCH ISN'T DARKNESS ENOUGH. I NEVER SAID THAT I WANT THIS, THIS BURDEN CAME TO ME, THIS PROBLEM LIES IN ME
A MONSTER, A MONSTER I'VE TURNED INTO A MONSTER AND IT KEEPS GETTING STRONGER
avatar
Aiden Blair

Mensajes : 51

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You ... again? |Lana|

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Iowa :: Sótano :: Zona 0.

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.