WELCOME TO IOWA


• No olvides pasarte a leer la reglas y ambientación.

• También pasa a leer nuestro FAQ, en el encontrarás más datos sobre Iowa y el foro en general.

• Recuerda que sin color no puedes rolear, tienes 72 horas para terminar tu ficha. Ficha aceptada » Registros » Color.

• Las medidas para avatar son 180 x 400.

• A pesar de que el foro se ambienta en la ciudad de Des Moines, Iowa; solo se asimila a la real en el nombre y localización, el resto es invención de la administración.
YOUR FACE
Conectarse

Recuperar mi contraseña

NEW POSTS
Últimos temas
» Afiliación Élite [Naruto Roleros]
Dom Abr 26, 2015 8:09 am por Invitado

» Magic is Might (Retirar el botón - Elite)
Dom Abr 19, 2015 2:38 am por Invitado

» Unmasked - Afiliación Élite [Confirmación]
Sáb Abr 18, 2015 10:20 am por Invitado

» The Demon. |Erin|
Vie Abr 17, 2015 4:12 am por Erin C. Foster

» A World Of Heroes (élite)
Dom Abr 12, 2015 6:50 pm por Invitado

» My brand of heroin {Normal}
Sáb Abr 11, 2015 5:28 pm por Invitado

» Fiesta hasta arder [Lochan Radwańska]
Vie Abr 10, 2015 10:26 pm por Lochan Radwańska

» Are you fucking kidding me? ■ Lochan
Vie Abr 10, 2015 9:57 pm por Lochan Radwańska

» You really want to be here? |Erin| |Terminado|
Miér Abr 08, 2015 1:27 am por Aiden Blair

WHO'S THERE?
¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 24 el Vie Feb 06, 2015 5:08 am.
THE PEERS
Élite
Élites
(20/40)

Zonden Verboden

AFILIADOS NORMALES

Hello? Can you here me? I can be your china doll, if you want to see me fall ♠ Klaus

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Hello? Can you here me? I can be your china doll, if you want to see me fall ♠ Klaus

Mensaje por Lana Mars el Miér Mar 25, 2015 10:21 pm

Otra terapia que se alargaba más de lo debido; mi apetito de crecimiento profesional impedía dar por finalizada una sesión cuando las cosas estaban corriendo del mejor modo posible, cooperación, entendimiento y un profundo análisis por mi parte respecto al espécimen de turno; además de lo que ello conllevaba, que era pasar otro largo rato pensando sobre la recién pasada terapia y anotando cuánto precisaba para archivar junto a mis ficheros. Pero todo tenía sus consecuencias… miré mi delicado y femenino reloj de muñeca para comprobar que ya salía más de una hora y cuarto atrasada; ya podía estar en casa plácidamente acomodada con mi pequeña bata de seda negra y mis confortables zapatillas a juego, pues la elegancia una no podía perderla ni en la privada y solitaria intimidad del hogar; o eso es lo que debería hacer cualquier mujer que pensase merecer el apelativo de “dama”.

Caminé por el largo pasillo que conectaba mi consultorio con la recepción, con pasos tranquilos pero ligeros, haciendo que mis tacones rompieran el silencio de la ya entrada noche a la vez que me iba acercando cada vez más a la entrada del edificio. Entonces oí una ronca y tenue risa en la oscuridad que hizo que mis pasos se refrenaran a pesar de que no me detuve del todo; mis facciones se tensaron pero seguí mi camino intentando convencerme de que no había sido nada… un gato… o cualquier animal en el patio…

Abrí con mis propias llaves la puerta de entrada ya que parecía no haber nadie en ese momento en la recepción, agradeciendo el hecho de que me prestasen una copia de las llaves de las puertas de salida cuando me quedaba hasta más tarde trabajando y tomé el pomo de la misma abriéndola con cuidado cuando... ¡Pum!, la puerta volvió a cerrarse de un golpe frente a mí, observando una mano masculina posada sobre el cristal de la misma mientras nuevamente escuchaba aquella macabra y leve risa. Mis ojos se abrieron de manera desproporcionada sin querer creer aquello, ¿eso era uno de los desquiciados pacientes detrás de mí? Cerré los ojos con nerviosismo y tomé con más fuerza el pomo de la puerta sin siquiera querer girarme a ver el rostro de aquella persona, de la cual comencé a sentir su aliento junto a la piel de mi cuello mientras susurraba de forma siniestra unas palabras inteligibles entre las que únicamente llegué a percibir “joderte” y “disfrutar”. Mi respiración se aceleró repentinamente de puro miedo, solo quería salir de ahí… Tiré nuevamente del pomo pero esta vez la puerta ni se inmutó, trancada por la fuerza del hombre. Y justo en ese momento tomó mi muñeca, con la cual sujetaba el pomo de la puerta y me la retorció a la vez que tiraba del brazo hacia detrás de mí, haciendo que tuviera que girarme inevitablemente ante aquel dolor a la vez que un grito de dolor escapaba entre mis labios.

- A quién tenemos aquí… si es la mayor zorra de Iowa, esa que disfruta haciendo la vida imposible a todo paciente del centro – dijo el joven, el cual ahora comenzaba a reconocer como uno de los pacientes con la patología de adicto al sexo. Se aproximó cada vez más a mi hasta hacer que mi espalda quedara pegada contra la puerta, mientras sus manos comenzaban a acariciar mi silueta con brusca ansiedad – Te voy a enseñar yo modales a ti, pedazo de puta… Se te van a bajar esos humos que tienes tan rápido como las bragas – dijo mientras comenzaba a bajar una de sus manos desde mi cintura. Mientras tanto yo intentaba forcejear, empujándole y golpeándole el pecho sin conseguir absolutamente nada como reacción más que una visible lujuria enfermiza crecer en sus ojos – ¡Estate quieta! – dijo molesto tomándome por las muñecas para así levantar mis brazos por encima de mi cabeza a la vez que colocaba una de sus piernas entre las mías uniendo su pelvis a la mia.

- ¡Suéltame desgraciado! – intenté defenderme tanto física como verbalmente de modo inútil ante la fuerza del muchacho.

Entonces vi una sombra aproximarse por el pasillo, haciendo que de inmediato una leve esperanza despertara en mi - ¡Aquí!, ¡por favor! – no sabía de quién podía tratarse debido a la oscuridad, tal vez solo me estaba enterrando más al tratarse de otro paciente pero qué demonios… Estaba desesperada.

_________________



Fuck yeah! Give it to me, this is heaven, what I truly want...
It's innocence lost.:

avatar
Lana Mars

Mensajes : 39

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hello? Can you here me? I can be your china doll, if you want to see me fall ♠ Klaus

Mensaje por Klaus Zimmerman el Jue Mar 26, 2015 12:30 am

¿Cuántos días llevaría trabajando? ¿Cuatro, cinco? ¿O tal vez una semana ya? No sé, el tiempo se pasaba horriblemente lento en aquellas cuatro paredes que debía vigilar. No, no las paredes, si no asegurarme de que los alumnos no salieran de sus habitaciones después del toque de queda, tal y como correspondía a mi turno de noches; el más aburrido, para ser sinceros. Para colmo no eran niñatos normales, algunos estaban idos de la olla ¡y otros se restregaban cual conejos por la adicción sexual! Me hacía muchísima gracia que etiquetasen follar como una enfermedad, aunque ya en los cacaos mentales no me metía; eso se lo dejaba a los expertos que perdían el tiempo estudiando. En resumen, hacía unas tres horas que me había puesto el ridículo uniforme que consistía en unos pantalones oscuros ceñidos a mi cuerpo, zapatos demasiado formales para mi estilo y una camisa azulada que debía estar metida por debajo de los pantalones pero un vez el silencio reinó los pasillos la saqué, dejando mi aspecto algo desaliñado pero siendo más yo. Se añadía una especie de gorra de guardia cual jugueteaba con los dedos mientras posaba un pie delante del otro, siendo éste el único sonido que escuchaba a penas. De vez en cuando oía jadeos que taché al instante, pues seguramente sería algún esquizofrénico teniendo alucinaciones.

Me encontraba en la primera planta, después de haber comprobado que ningún chalado se escapaba. Me acomodé en las escaleras que darían en la planta B, tomándome un descanso bien merecido. Quién me iba a decir que trabajaría en un lugar como aquel y aún era puntual. Ajusté los auriculares en mis oídos, pulsé un canción y saqué mi pequeña bolsa de marihuana que escondía en los bolsillos. Trabajé un rato hasta que di por finalizado el porro pasando mi lengua por el papel para cerrar el canuto, posando el dedo pulgar e índice en la boquilla a la vez. Al menos era una droga suave, no iba a arriesgarme a ser pillado...de momento. Levanté mi trasero del escalón; si iba a fumar al menos debía ser fuera, por si saltaba la alarma anti-porros.

Aún con la música puesta crucé la distancia que me llevaría al vestíbulo, colocando la gorra de forma informal en mis cabellos revueltos, escondiendo los mechones rebeldes debajo. Y antes de llegar vi algo inusual, unas sombras que se movían en la puerta principal. Juraría haber escuchado un gritito de ayuda, pero hasta que no me quité los auriculares que quedaron colgando por mi torso no llegué a reconocer del todo lo que estaba pasado. Un chaval acorralaba a una mujer, que estaba empotrada en dicha puerta sin poder moverse y el acosador aprovechaba para meterle mano. Suspiré, pero me dispuse a acercarme con pasos decididos pero más despreocupados de lo que debían ser. Antes escondí el porro bajo la gorra, bajando mi mano hasta la porra de emergencia que colgaba al lado de un walki talkie que conectaba con el de mi compañero de guardia.
La agarré y sin vacilar llegué a las espaldas del chico, rodeando su cuello con el arma mientras mi mano suelta enganchaba uno de sus brazos, tirando hacia atrás para alejarle de la chica.

- Ahhh, así que tu pene te ha avisado de sus necesidades y no se te ha ocurrido otra forma de satisfacerle que obligando a señoritas a hacer el trabajo sucio... Comenté, haciéndole girar hacia mí aún con la porra en alto. El chico parecía molesto, solo bufó pero no opuso resistencia. Al ver que no decía nada cogí el walki para encenderlo y llevármelo a los labios.- Tú, un paciente se ha escapado. Ven a recogerlo al vestíbulo. Chica intacta. Cambio y corto. Siempre me había hecho ilusión pronunciar esas palabras, pero lo dije un tanto serio. Me giré hacia la víctima para seguir con las burlas o yo que sé, por puro instinto. Y juro que antes me hubiera esperado tener delante de mis narices a un puto alien y no a ella.- ¿Tú?

_________________


Hate...hate... love?:
avatar
Klaus Zimmerman

Mensajes : 20

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hello? Can you here me? I can be your china doll, if you want to see me fall ♠ Klaus

Mensaje por Lana Mars el Jue Mar 26, 2015 1:20 am

Tras mi pedido de emergencia pude observar que la silueta se acercaba, sin poder distinguir nada más que lo que parecía un uniforme de guardia de seguridad; una sensación mínima de alivio recorrió mi cuerpo, teniendo en cuenta que las manos de aquella bestia aún danzaban sobre mi cuerpo sin poder hacer nada para defenderme más que agitarme como una presa atrapada en un cepo. Mis ojos permanecieron clavados en el seguridad haciéndoseme eterno cada paso que daba hacia nosotros, pero, un momento… ¿venía de paseo?, ¿qué demonios se creía que estaba haciendo?

Antes de que me diera tiempo a decir nada más, como por ejemplo maldecir al acosador por malnacido o al seguridad por incompetente; ya que parecía tener menos interés en lo que estaba aconteciendo que en la maldita reproducción de los caracoles… el hombre llegó y por fin ejerció su trabajo de manera medianamente eficiente; teniendo en cuenta que parecía estar tomándose la situación como un chiste.

Una vez me deshice del enfermo sexual de encima gracias al trabajador del centro, mis manos se dirigieron rápidamente a mi vestuario, intentando colocar cada cosa en su sitio estirando la camisa y la falda para luego hacer lo mismo con mi cabello, el cual había quedado revuelto por tanto ajetreo. El fuerte sentimiento que tenía en mi interior permanecía, pero ahora había traspasado su energía del miedo a la rabia, sin duda no podía haberme cruzado con dos peores hombres aquella noche, uno por exceso de sangre en las venas y el otro… el otro parecía que simplemente tenía horchata en ellas, tranquilamente observando la situación sin siquiera molestarse por ver mi estado ni preguntarme si me encontraba bien, ¿qué clase de cuerpo de seguridad era aquel?

- Así que le hace gracia todo esto, ¿verdad? – dije con la voz aún alterada tratando de hacer contacto visual con el seguridad, algo imposible, ya que él permanecía de espaldas a mi como si mi presencia no tuviera la menor relevancia – Tal vez debería plantearse tomarse más en serio su trabajo, si llega a venir con más calma habría llegado a la hora perfecta para ayudarme a vestirme después de ya haber sido violada – mi voz sonaba cada vez más irritada pareciendo que en cualquier momento iba a tirarme sobre aquel hombre en vez de siquiera molestarme en decirle un simple “gracias”, no… yo era orgullosa y exigente, sin duda tenía que haber hecho mejor su trabajo si quería algún agradecimiento.

Entonces el seguridad se giró finalmente hacia mí y mi repentina y quejicosa verborrea se quebró instantáneamente. No podía creer lo que veían mis ojos… una mixtura de sentimientos se despertaron en mi interior a la vez que miles de recuerdos pasaban por mi mente a velocidad de vértigo a modo de flashback. Klaus.

- Yo… - dije en tono bajo, mecánico y medio ausente, imposibilitada de centrarme en el ahí y ahora al estar recabando aquella actual información en mi cerebro, la cual no sabía cómo encajar con la última vez que vi aquellos hipnotizantes ojos verdes.

Pasados unos eternos segundos de absorvente contacto visual, aparté la mirada carraspeando al oír como el otro miembro de seguridad se acercaba hacia el paciente, sintiendo extrañamente que un momento de lejana y olvidada intimidad acababa de ser molestamente quebrada.

- Con que otra vez con la testosterona revuelta eh amigo – dijo el segundo guardia de manera más amable dirigiéndose hacia el enfermo mientras le cogía por el brazo para llevárselo sin molestarse en tomar mayores medidas vista su visible cooperación. Luego me miró e hizo un educado y cordial gesto con la gorra a modo de saludo – Doctora Mars… - me miró de arriba abajo comprobando mi estado - ¿No le habrá hecho ningún daño el muchacho, verdad? – preguntó ante su evidente desinformación sobre los detalles de lo ocurrido - Eh… no… No, estoy perfectamente – mentí alzando mi barbilla y mi postura tratando de fingir la fuerza de la que carecía en ese momento en mi interior.

Miré de reojo a Klaus pensando en todo lo que acababa de decirle antes de saber que era él y sintiéndome estúpida por haberme permitido el rebajarme a mostrarme así frente a él, pero claro... yo no sabía quién era... Con suerte la presencia de su compañero le haría olvidar el altercado.

_________________



Fuck yeah! Give it to me, this is heaven, what I truly want...
It's innocence lost.:

avatar
Lana Mars

Mensajes : 39

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hello? Can you here me? I can be your china doll, if you want to see me fall ♠ Klaus

Mensaje por Klaus Zimmerman el Jue Mar 26, 2015 5:52 pm

En ese instante me sentía pariente lejano de una piedra, dado que no podía moverme y como un bobo me había quedado mirando el rostro de esa mujer que parecía estar igual de sorprendida que yo, balbuceando alguna excusa que no llegó a salir de sus carnosos labios. Tragué una ausente saliva y miles de pensamientos recorrieron mi mente. Como el recuerdo de la última ve que la vi, cerrándome las puertas de su casa en los morros como un perro callejero del que quería deshacerse; como un ex drogadicto que había arruinado su vida estable, descolocando un mundo perfecto de la doña perfecta Lana Mars. Otro pensamiento fugaz se juntó con éste, justo el del paciente recorriendo sus sucias manos por unas caderas que en su día fueron solo mías. Y la ira se juntó con el rencor acumulado, haciéndome apretar los dientes y expresar en mi rostro un gesto de lo más asqueado, pues así me sentía ahora.
Pero justo en ese momento apareció Anthony, el otro guardia que vino apresurado por uno de los pasillos, acercándose a nosotros y hablando con ese aura de tranquilidad y amistad que a veces me ponía de los nervios. Para entretenerme volví a colocar el walki en su lugar, aprovechando la ocasión para no tener que hablar demasiado. Había apartado la mirada de Lana, volviendo a la realidad pero no lejos de estar sorprendido ante aquel dulce y amargo destino.
Y no pude evitar observar su alzamiento de mentón como respuesta a la pregunta de su estado, sintiendo ganas de reírme en su cara después de haber oído lo histérica que se había puesto porque podía acabar medio violada sin que yo hiciera nada. Y ella me miró, y yo solamente sonreí de medio lado. Y si ella me conocía lo suficiente, podía adivinar que esa sonrisa estaba lejos de ser amistosa y más bien tirando a burlona.

- No está bien, Tony. Fue lo que contesté a su contestación, mirando de reojo a mi compañero que alzó las cejas nuevamente preocupado. Dioses, ¿por qué la gente tenía la manía de preocuparse tanto?- ¿Cómo va a estarlo? seguro que ahora está de los nervios. Le sacaré una botella de agua de esa máquina -señalé ese gran cacharro que había en el vestíbulo, al lado de los asientos- y la acompañaré a su coche para que se vaya sin peligro alguno, tranquilita a casa. Tú puedes ir encerrando a ese en su habitación ¿vale? yo me encargo y tal. Ala, fuera, fuera, que no tenemos toda la noche.Hice un gesto de manos y mi compañero solo se rió, cosa que me hizo resoplar porque de verdad creía que estaba de bromas siempre cuando la mayoría de las veces le hablaba mal a cosa hecha. Desaparecieron por el pasillo que conducía a las habitaciones y me quedé a solas con la mujer que me había roto el corazón. Sin girarme hacia ella me dirigí como había dicho hacia la máquina, sacando una moneda del bolsillo y metiéndola, escuchando el ruido de la botella caer sonoramente en su cajón. Me agaché para cogerla, volví a levantarme y fui a acercarme hasta Lana. Justo cuando le tendí la bebida, cambié de opinión en el último segundo, abriendo el tapón y echando la cabeza hacia atrás para beberme un gran trago a morro, cerrándola al acabar y limpiándome las comisuras con las mangas. Se la tendí esta vez, con mis movimientos siempre lentos y despreocupados, ¿si no qué clase de caballero sería? ¿uno de verdad?.

_________________


Hate...hate... love?:
avatar
Klaus Zimmerman

Mensajes : 20

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hello? Can you here me? I can be your china doll, if you want to see me fall ♠ Klaus

Mensaje por Lana Mars el Jue Mar 26, 2015 9:23 pm

Observé la sonrisa de medio lado del castaño, sintiendo que la irritación renovaba fuerzas en mi interior por aquel estúpido gesto que tan bien conocía; no… él no iba a mostrar alguna preocupación… no… el simplemente se dedicaba a lo que había hecho toda la vida, ver pasar los acontecimientos frente a él restando la importancia en ellos que merecían y ¿Qué podía hacer él de útil? Mostrar su burlesca y pasota sonrisa, muy bien… con que esas teníamos.


Fruncí el ceño al oír a Klaus contestar por mí, aquel maldito joven me conocía lo suficiente como para estar escupiendo puras verdades sobre mi entre sus labios, pero… ¡no!, no podía tratar de mandar abajo mi trabajada y cuasi perfeccionada frialdad, mediante la cual conseguía mostrarme impasible ante cualquier problema que me surgiera; estaba tratando de desenmascararme… lo sabía… - ¿Quién dice que no estoy bien? – interrumpí antes de que fuera a por aquella nombrada botella de agua sin poder evitar que mi fingida imperturbabilidad se fuera desquebrajando a cada palabra que decía el tatuado, ¿por qué no cerraría la maldita boca? - ¡Ja…! De los nervios… acaso tengo pinta de estar subiéndome por las paredes… No inventes cosas haz el favor – aparté el cabello de mi cuello con gesto altivo mientras mi mirada viajaba entre los ojos de los dos trabajadores del centro; si no conseguía convencer a Klaus, al menos lo haría con el otro tipo, pues una tenía un renombre que mantener y no pensaba dejar que aquel deslenguado echara todo por tierra.


Terminé de escuchar las palabras de Klaus haciendo que permaneciera en silencio ante ello, ¿Klaus haciendo uso de algo que ni sabía que existía?, la caballerosidad era algo que si buscabas en el diccionario encontrarías junto a una lista de antónimos donde en primer lugar se encontrarían dos palabras “Klaus Zimmerman”, carente de tacto y recargado de malos y oscos modales, el cual desde luego nunca había sabido cómo tratar a una dama.


Le seguí con la mirada ignorando al compañero de Klaus que ya se marchaba con el desgraciado del enfermo sexual aprovechando que me daba la espalda para pasar mis manos muy delicadamente por mi rostro tratando de borrar la inexistente humedad del mismo debido a tanta tensión en tan poco tiempo, para luego volver a colocar mi cabello adecuadamente y carraspear para aclararme la voz. ¿Me estaba poniendo en condiciones para aquel animal? Bufé ante la repentina percepción de lo que hacía y negué con la cabeza - ¡Estúpida! – me dije a mi misma viendo que mi actitud reflejaba lo que mi dura coraza trataba de esconder; era una mujer con fragilidades y puntos flacos… y en este caso tenía al mayor punto de todos delante de mí.


Me mantuve erguida a espera de la llegada del castaño mirando intencionadamente hacia otro lado mientras mis brazos se mantenían cruzados entre sí, tratando de mostrar la imagen más desinteresada de la que era capaz, como si esperar su presencia fuera la cosa más aburrida que pudiese estar haciendo en ese momento, fingiendo no ver encanto alguno en las vistas que me aportaban el bien formado cuerpo de Klaus y su extremadamente atrayente y seductor rostro.


Estiré la mano para tomar la botella sin decir nada a cambio, ni un gracias ni absolutamente nada, centrando mi gélida mirada en los ojos de Klaus, cuando me di cuenta que había apartado la botella de mi frente. Bajé la mirada y observé como la abría para acto seguido ponerse a beber de la misma. Bufé airada y aparté la mirada un segundo con desprecio para acto seguido volver a centrarme en él – Cuidado, no te atragantes… - ironicé con maldad dando a entender con mi tono que deseaba que aconteciera justo aquello.


Luego me la tendió de nuevo con su aire pasota, el cual me estaba sacando de quicio a más no poder, ¡maldito maleducado!; sin apartar mi asesina mirada de la suya, tomé la botella de un tirón, con brusquedad y la abrí lentamente solo para joderle; tal vez se pensase que por haber bebido él ahora rechazaría la botella o que me mostraría ofendida por su irreverente actuación, pero no pensaba mostrarle aquello. Me acerqué el orificio de salida de la botella de forma extremadamente lenta y lujuriosa, solo por joder más… y bebí con calma manteniendo mi mirada clavada en la de él. Una vez terminé pasé mi lengua con lentitud sobre mi labio superior atrapando las últimas gotas de agua para luego unir mis labios y relamérmelos con feminidad como si tratase de captar entre ellos el sabor del tatuado.


Todo pura provocación, él me provocaba puteándome con su rudeza, yo le provocaba con mi sensualidad… todo muestra de lo que veía y no podría tener… - Gracias – finalicé con total frialdad posando la botella contra el pecho de Klaus en un leve empujón – Todo un detalle – mentí con mi glacial voz, mostrando el desagrado que me causaba su mala educación, pero a fin y al cabo… yo me estaba vengando.


Me di media vuelta sin más y caminé hacia mi coche ignorando la presencia ajena y mostrando la seguridad con la que caminaba y con ello la nula necesidad de su presencia. Una vez paré frente al coche me giré hacia él y alce una ceja con presunción – Tu prescindible presencia ya no es necesaria – me acerqué a él con andares lentos y delicados hasta que solo unos contados centímetros separaban su cuerpo del mío; acto seguido acerqué mi rostro al suyo hasta hacer que mis labios cuasi rozaran los de él, sintiendo la cálida respiración del mismo sobre mis ya mencionados labios – Ahora… lárgate… – susurré dejando escapar la retenida hasta entonces lascivia en cada palabra que pronuncié.


Y el juego seguía. Como deseaba hacerle la vida imposible, que sufriera, que no consiguiera lo que seguramente quería; pero a la vez... ¡maldita sea!, quién quería aquello era yo; sin duda Klaus despertaba sentimientos desde los más cálidos hasta los más puramente carnales en mí, como ninguna otra persona había conseguido jamás conmigo.

_________________



Fuck yeah! Give it to me, this is heaven, what I truly want...
It's innocence lost.:

avatar
Lana Mars

Mensajes : 39

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hello? Can you here me? I can be your china doll, if you want to see me fall ♠ Klaus

Mensaje por Klaus Zimmerman el Vie Mar 27, 2015 7:13 pm

Su lentitud para coger la dichosa botella me ponía también de los nervios, aunque muy bien sabía yo que no tenía ninguna prisa por irse; aún así, en un principio parecía querer que la tierra me tragase y que el propio diablo fuese el que la salvara de un paciente calentorro, pero ahora, ¿qué estaba haciendo? Me confundió aún más la forma que tuvo de beber de la botella, como si estuviera.. bueno, bebiendo otra forma de carne y de hueso, para ser exactos. Y se relamió con una elegancia y sensualidad que mis ojos captaron sin poder clavarse en otro sitio que no fuera en las gotitas que ella misma lamía, saboreando el agua como si ésta tuviera sabor alguno. ¿Cómo podía ser tan jodidamente sexy y a la vez tener una mirada de diablesa..? Un leve cosquilleo sacudió mis partes íntimas, recorriéndome de pies a cabeza y acabando en la nuca como si acabaran de soplarme allí mismo. Mierda, no recordaba lo que me hacía sentir esa mujer...
Y el embobamiento se acabó cuando golpeó secamente el plástico contra mi pecho, volviendo a ser la misma Lana fría y cortante que hacía unos momentos.

- Muy amable... Si tienes más sed no dudes en sacártelo tú misma, preciosa. Solté, rodando levemente los ojos. Menuda corta-fantasías estaba hecha, además de calienta.. Cabezas. Sí.

Y se giró para salir por la puerta principal, rumbo hacia el aparcamiento. Todo estaba desierto y oscuro, ni un alma además del viento se colaba en aquel extenso terreno de entrada. La seguí quedándome unos pasos hacia atrás para, sin disimulo alguno, mirarle el trasero. Al menos él se mantenía intacto e igual de jugoso que siempre, pensé mientras me mordisqueaba los labios sin poder evitarlo; cuando ya me harté -nunca me hartaría, pero si seguía así esa noche iba a tener que complacerme en los baños-, saqué el porro liado que aún se escondía debajo de la gorra, posándolo en el borde de mis labios mientras lo encendía con el mechero que saqué de los bolsillos. Y solo me dio tiempo a darle una calada antes de darme cuenta de la proximidad de nuestros cuerpos, pues Lana se había acercado a cosa hecha para provocarme; lo veía en su mirada, en cómo sus labios se movían divertidos y el destello de unos ojos pícaros y escasos de inocencia. Y habló, y me desconcertó, y volvió a acercarse para dejar nuestros labios rozándose uno con otro. El susurro cosquilleó en ellos y me quedé quieto en vez de obedecer a esa orden que me acababa de dar. Solo la miré, intentando adivinar en sus ojos las verdaderas intenciones que tenía por sus provocativos actos que seguían desconcertándome. Entonces lo pillé: quería jugar. ¿Jugar conmigo? ¿Ella? ¿A caso no sabía ya que provocaba al mejor jugador de  todos? Dejé que nuestros labios siguieran rozándose, apartándome tan solo para volver a darle una calada al porro, expulsando el humo en la boca de ella una vez pude acercarme de nuevo.
Y rápido como si de una serpiente me tratase, eché mi cuerpo hacia atrás y me despedí  con un movimiento de cabeza.

- Espero volverla a ver por estos lares próximamente, señorita Mars.

Le di la espalda para entrar nuevamente al centro.

_________________


Hate...hate... love?:
avatar
Klaus Zimmerman

Mensajes : 20

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hello? Can you here me? I can be your china doll, if you want to see me fall ♠ Klaus

Mensaje por Lana Mars el Dom Mar 29, 2015 12:57 am

Sabía que estaba haciendo mal, sabía que no debería dejarme llevar por la lujuria y llevar a cabo esos juegos de seducción que tanto delataban mi lado más perverso sexualmente hablando, pues lo que debería hacer era mostrarme imperturbable, como siempre hacía, ahí no corría el riesgo de meterme en espacios “peligrosos” ni que se me pudiesen escapar de las manos y evidentemente, en el día a día, eso lo conseguía con una facilidad abrumadora; pero estábamos hablando de Klaus… ese descarado castaño hacía que salieran de mí, partes que la gran mayoría de la gente, por no decir nadie, creerían posible de ver algún día en mí; pues nada ni nadie de lo que me rodeaba me afectaba lo suficiente.

Al ver que no se movía del lugar al decirle que se marchara mi ego creció un poco más si es que eso era posible, sonriendo ladinamente y teniendo claro mi próximo movimiento, todo mecanizado mentalmente como mujer frívola que era; sin dejar escapar ningún detalle de cada paso que daba, para mí todo eso era un teatro, un teatro cuyo problema era que en mi interior despertaba una gran realidad. Observé como daba una calada al porro sin querer decir yo nada al respecto en ese momento, a pesar de que en mi mente estaba pensando cosas como “ya está drogándose el desgraciado”… y esperé… esperé que reaccionara hasta que finalmente lo hizo, solo… que no como yo quería.

- ¿Pero qué…? – susurré de modo casi imperceptible quedándome en estado de shock unos segundos al ver cómo me daba la espalda para largarse y dejarme ahí sola. Y entonces reaccioné… di unos pasos hacia él y le tomé con fuerza del brazo tirando de él hacia mí para que se virase a pesar de que no tenía la suficiente como para conseguirlo a no ser que él se dejase, pues su fuerza era mayor a la mía - ¿¡Qué te crees que estás haciendo!? – pregunté con violencia ahora que estábamos solos, pues Klaus era de las pocas personas con las que podía perder las formas sin importarme que pensara, bueno… si me importaba lo que pensara… pero era inevitable actuar, hablar, sentir y hacer todo con cierta pasión y rabia cuando estaba con él, y total, él ya estaba acostumbrado y tampoco se merecía un mejor trato por mi parte - ¡A mí no me des la espalda! – me contradije con altanería después de haberle dicho que se marchara puesto que daba por hecho que no lo haría – ¡Eres…! – mi rostro mostraba rabia, pura rabia, todo por haber quebrado mi juego y haberme obligado a tener que hacer lo que estaba haciendo, me sentía humillada - ¡Eres igual de cretino  a como siempre lo fuiste!, está visto que nunca vas a cambiar – le encaré furiosa apuntándole con mi dedo índice para luego posarlo sobre su pecho y darle varios toques repetidamente mientras hablaba de modo amenazador.

¡Solo quería que se quedara conmigo!, pero no pensaba pedírselo, tenía suficiente categoría como para no necesitar pedir a nadie que me hiciera compañía, eran los demás los que debían desearlo y ofrecerse a ello; pero claro… Klaus era Klaus… un capullo.

_________________



Fuck yeah! Give it to me, this is heaven, what I truly want...
It's innocence lost.:

avatar
Lana Mars

Mensajes : 39

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hello? Can you here me? I can be your china doll, if you want to see me fall ♠ Klaus

Mensaje por Klaus Zimmerman el Mar Abr 07, 2015 5:13 pm

Pude imaginar perfectamente la cara de tontainas que se le había quedado tras mi inesperada reacción; en otros tiempos la habría acorralado contra la puerta del coche, besándola de tal forma que solo querían dos almas fundiéndose una con otra. Pero claro, como ya se ha dicho, fueron otros tiempos. Y ahora.. ahora prácticamente no éramos nada, pese a notar la cierta tensión que se había creado entre nosotros en cuanto reconocimos nuestras caras en el vestíbulo. ¿Que si me arrepentí de no dejarme llevar por mis impulsos? Estaba claro, pero no iba a dejar que la gatita intentara jugar con su bola de lana; no, esta vez iba a pagar las consecuencias por tratarme peor que una sucia rata.

Sentí el tirón que me hizo girarme hacia ella, con una sonrisa de bailando sobre mis labios la mar de burlona, ya que había provocado esa reacción en ella. Bufaba y despotricaba por esa dulce boca y la situación me parecía realmente divertida. Este es el comienzo de tu tortura, pequeña, no me seas dramática, pensé mientras soltaba por mis fosas nasales el humo de una calada, mirando a la histérica mujer que ahora terminaba de insultarme con la ausencia de una elegancia que había tratado de aparentar, pero como bien sabía en el fondo, conmigo no podía fingir. Y no era capaz de reconocerlo.
Comenzó a darme toques con su dedo índice en el pecho y sus uñas bien cuidadas me hicieron rechistar por llegar a notar cómo atravesaban mi fina camisa; harto de su violencia, alcé una de mis manos, rodeándola en torno a la delicada muñeca de Lana, parando así sus berridos insoportables.
- ¿Y qué te creías, preciosa? Pregunté, ahora con el mal humor notándose por segundos -fruncía el ceño y mi boca se había torcido en una mueca desagradable y molesta-, acercando mi rostro al de ella una vez más. Allí la miré fijamente- ¿Pensabas que un trabajo, un uniforme y una paga decente me iban a convertir en otro hombre? ¿Que vendría a ti de rodillas, a pedirte que ahora que podría mantenerte a ti sería justo que estuviéramos juntos? pues verás, va a ser que no, y más te vale que se te quite esa idea de la cabeza. No soy tu puñetero juguetito. La solté, pues me había dado cuenta de que había ejercido más fuerza de la cuenta en el forcejeo; me aparté, le di una última calada al porro y tiré la colilla al suelo, pisoteándola con mis nuevos zapatitos de mierda que tan poco me gustaban. Le dediqué una especie de reverencia de despedida, mostrando con total natural una mueca de repugnancia dirigida hacia ella, dado que era el motivo de mi enfado. Y esta vez, sin esperar a que reaccionara pues no aguantaría sin ser yo el que estallase, subí las escaleras, desapareciendo por la puerta del edificio, dejándola sola.

_________________


Hate...hate... love?:
avatar
Klaus Zimmerman

Mensajes : 20

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hello? Can you here me? I can be your china doll, if you want to see me fall ♠ Klaus

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.