WELCOME TO IOWA


• No olvides pasarte a leer la reglas y ambientación.

• También pasa a leer nuestro FAQ, en el encontrarás más datos sobre Iowa y el foro en general.

• Recuerda que sin color no puedes rolear, tienes 72 horas para terminar tu ficha. Ficha aceptada » Registros » Color.

• Las medidas para avatar son 180 x 400.

• A pesar de que el foro se ambienta en la ciudad de Des Moines, Iowa; solo se asimila a la real en el nombre y localización, el resto es invención de la administración.
YOUR FACE
Conectarse

Recuperar mi contraseña

NEW POSTS
Últimos temas
» Afiliación Élite [Naruto Roleros]
Dom Abr 26, 2015 8:09 am por Invitado

» Magic is Might (Retirar el botón - Elite)
Dom Abr 19, 2015 2:38 am por Invitado

» Unmasked - Afiliación Élite [Confirmación]
Sáb Abr 18, 2015 10:20 am por Invitado

» The Demon. |Erin|
Vie Abr 17, 2015 4:12 am por Erin C. Foster

» A World Of Heroes (élite)
Dom Abr 12, 2015 6:50 pm por Invitado

» My brand of heroin {Normal}
Sáb Abr 11, 2015 5:28 pm por Invitado

» Fiesta hasta arder [Lochan Radwańska]
Vie Abr 10, 2015 10:26 pm por Lochan Radwańska

» Are you fucking kidding me? ■ Lochan
Vie Abr 10, 2015 9:57 pm por Lochan Radwańska

» You really want to be here? |Erin| |Terminado|
Miér Abr 08, 2015 1:27 am por Aiden Blair

WHO'S THERE?
¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 24 el Vie Feb 06, 2015 5:08 am.
THE PEERS
Élite
Élites
(20/40)

Zonden Verboden

AFILIADOS NORMALES

Literally ■ Kurt

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Literally ■ Kurt

Mensaje por Erin C. Foster el Vie Mar 27, 2015 1:01 am

La rutina siempre había sido un repelente para Erin, ella que amaba las aventuras suicidas y el peligro que representaba una fiesta en un bar de mala muerte, no estaba hecha para estar encerrada en una Ciudad pequeña y mucho menos en un centro que trataba desórdenes mentales. ¡Ella no estaba enferma! ¿Qué acaso nadie se había dado cuenta? No hablaba sola ni tenía alucinaciones, es decir, si, estaba experimentando de manera exacerbada la abstinencia pero ¿Y qué?  ¡No había razón para que le obligaran a ir a clases de religión o a tomar medicamentos!

Tal vez era de forma inconsciente pero cuando aún conservaba su vida normal, lejos de ese montón de fanáticos religiosos, se ponía en peligro ella sola, solía juntarse con las peores amistades e ingerir dosis monumentales de anfetaminas a diario, si iban a ponerse a hablar sobre milagros absurdos; el no haber muerto todavía resultaba uno.  ¿Qué si era suicida? Si, ¿Drogadicta? También ¿Estaba loca? Eso dependía de la definición que cada persona tenía, pero en definitiva Erin no era un ser normal.

Sus días eran tan planos que podían resumirse en pocas palabras, se trataba de clases-a las cuales no ponía ni una pizca de interés-  rezos, terapias comidas intercaladas entre ese tiempo y listo, la peor combinación para la vida de un adicto, Que divertido, ¿No? Por supuesto que no, estaba siendo consumida día tras día por la desesperación y los estragos hacía su organismo por la abstinencia.

A eso de las siete de la noche, Erin ya estaba sentada en el comedor observando su comida con cara de asco, tenía la impresión de que un día iba a sufrir una intoxicación alimentaria, el platillo parecía que cobraría vida en cualquier momento  y ella tenía un hueco en el estómago que le hacía creer que en cualquier momento iba a vomitar. Cuando nadie estaba viendo vació el contenido de su plato en el de alguien más y se levantó sin delicadeza para salir de ese ruidoso salón,  justo para presenciar el momento exacto en el que un pasillo cercano un chico se guardaba en el bolsillo una bolsita de plástico demasiado pequeña como para llamar la atención de alguien más.

Caminó tranquilamente siguiendo los pasos de aquel chico que ya había visto antes en sus clases y tan silenciosa como siempre se ocultó detrás de un carrito de aditamentos médicos para comprobar hacía donde se dirigía. No lo estaba siguiendo a él, lo que le interesaba era saber cómo había conseguido las drogas y si era posible obligarle a hacer un trato. La puerta se cerró, la peliazul miró con curiosidad y sin pensarlo dos veces terminó con la distancia que quedaba para abrir la puerta sin pedir permiso alguno.—He visto lo que traes en el bolsillo.—Acusó apoyando la espalda en la puerta y mirándolo con una ceja levantada. Si, era tan bruta que todavía no media la peligrosidad de los internos del centro.

_________________

avatar
Erin C. Foster

Mensajes : 39

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.