WELCOME TO IOWA


• No olvides pasarte a leer la reglas y ambientación.

• También pasa a leer nuestro FAQ, en el encontrarás más datos sobre Iowa y el foro en general.

• Recuerda que sin color no puedes rolear, tienes 72 horas para terminar tu ficha. Ficha aceptada » Registros » Color.

• Las medidas para avatar son 180 x 400.

• A pesar de que el foro se ambienta en la ciudad de Des Moines, Iowa; solo se asimila a la real en el nombre y localización, el resto es invención de la administración.
YOUR FACE
Conectarse

Recuperar mi contraseña

NEW POSTS
Últimos temas
» Afiliación Élite [Naruto Roleros]
Dom Abr 26, 2015 8:09 am por Invitado

» Magic is Might (Retirar el botón - Elite)
Dom Abr 19, 2015 2:38 am por Invitado

» Unmasked - Afiliación Élite [Confirmación]
Sáb Abr 18, 2015 10:20 am por Invitado

» The Demon. |Erin|
Vie Abr 17, 2015 4:12 am por Erin C. Foster

» A World Of Heroes (élite)
Dom Abr 12, 2015 6:50 pm por Invitado

» My brand of heroin {Normal}
Sáb Abr 11, 2015 5:28 pm por Invitado

» Fiesta hasta arder [Lochan Radwańska]
Vie Abr 10, 2015 10:26 pm por Lochan Radwańska

» Are you fucking kidding me? ■ Lochan
Vie Abr 10, 2015 9:57 pm por Lochan Radwańska

» You really want to be here? |Erin| |Terminado|
Miér Abr 08, 2015 1:27 am por Aiden Blair

WHO'S THERE?
¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 24 el Vie Feb 06, 2015 5:08 am.
THE PEERS
Élite
Élites
(20/40)

Zonden Verboden

AFILIADOS NORMALES

¿Me recuerdas...Rubia? |Sea|

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¿Me recuerdas...Rubia? |Sea|

Mensaje por Aiden Blair el Vie Mar 27, 2015 12:42 pm

La noche había caído demasiado rápido, no había parado de llover en todo el santo día y mi cabeza, como solía hacer todas y cada una de las malditas noches, no me dejaba pegar ojo. Quizás era el miedo que sentía al pensar que me pondría a soñar en esas cosas tan desagradables, esas en las que salía gente llena de sangre y muerte, y en las que, sobre todo, yo era el protagonista. O quizás es que tenía miedo a las voces que de repente me despertaban de un susto a mitad de mi sueño, o a las sombras que veía al abrir los ojos…¡Qué sabía yo!
Eran tantas cosas negativas que la idea de estar despierto y aguantarme sin pegar ojo se me hacía bastante más atractiva. Pero no pensaba quedarme entre esas cuatro paredes, necesitaba salir de allí, encontrar libertad en mis movimientos por si se aparecía alguien, poder huir.

Así que me aventuré a salir de allí y bajar al segundo piso. “Hoy te has portado muy bien Aiden, no vayas a estropearlo lo que queda de día, ¿Está bien?” Las palabras de aquella enfermera, que ni conocía y que me había acompañado hasta la habitación, resonaban una y otra vez en mi cabeza. Pero yo no tenía la culpa, no me importaba que me regañasen por salir de la habitación, no haría nada malo. Sólo pasearía por allí, de una forma tranquila… ¿Qué daño podría hacer eso?
Además, aún no había saltado el toque de queda, faltaría media hora, suficiente para despejar mi cabeza un rato. Igualmente la gente ya parecía estar en sus respectivas habitaciones, o en el salón interactivo poniéndose hasta las trancas de todo, así que no parecía haber nadie por los oscuros pasillos de aquel piso, tan sólo los relámpagos eran capaces de iluminar eso con facilidad. Pero mi vista estaba bastante bien acostumbrada a la oscuridad, porque prácticamente me pasaba la vida en sitios oscuros, entre la zona 0, mi habitación y demás sitios horribles, creo que mis ojos habían mutado o algo así, seguramente lo habrían hecho...

Entonces, mientras caminaba lo más tranquilo que permitía mi cuerpo, divisé una de esas malditas sombras asesinas en el horizonte. Y paré en seco. Retrocedí unos pequeño pasos esperando que se mantuviese quieta, y después cerré los ojos con fuerza para a continuación volverlos a abrir con la esperanza de que ya no estuviese allí. Pero no fue así, incluso se estaba moviendo hacia mi posición, así que sin pensármelo dos veces eché a correr dirección contraria a la sombra. Mi cuerpo no disponía de las suficientes fuerzas para darme la carrera del siglo, ni siquiera sabía de donde había sacado esas pocas para salir corriendo, por tanto, y sin yo quererlo, al final tropecé y caí al suelo sin más remedio. Miré hacia atrás aterrado, pero ya no había nadie, ¿No? O eso creía…

_________________
EVER SINCE I COULD REMEMBER, EVERYTHING I TOUCH ISN'T DARKNESS ENOUGH. I NEVER SAID THAT I WANT THIS, THIS BURDEN CAME TO ME, THIS PROBLEM LIES IN ME
A MONSTER, A MONSTER I'VE TURNED INTO A MONSTER AND IT KEEPS GETTING STRONGER
avatar
Aiden Blair

Mensajes : 51

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Me recuerdas...Rubia? |Sea|

Mensaje por Sea L. Makhvil el Vie Mar 27, 2015 4:16 pm

Cuando se dio cuenta de la situación, ya tenía a un muchacho entre las piernas, un cigarrillo en la boca y la mirada fija en los cuerpos danzantes de un par de muchachas. A veces ocurría así, sobretodo en el salón interactivo. Primero se inyectaba algo, después pasaba a algo más, su cabeza lentamente se desestabilizada y cuando menos se daba cuenta; ya estaba en una situación completamente diferente en la anterior, la mayoría de las veces involucrando el sexo o hasta la agresión. Se le iba la lengua drogada.

Expulso el humillo y bajo su mirada hasta quien lamía su sexo bruscamente, seguramente porque estaba en condiciones parecidas a las de ella. Se apoyó en sus codos, sin la más mínima intención de detenerle. Las orbes frías pero traviesas de la rubia perforaron todos los rasgos del ajeno, aunque lo más probable seria que no le recordara después. Entre aquellos lapsus el final siempre era el mismo; ella inconsciente en cualquier parte, con mucha suerte su propia cama.  Ahogo un jadeo cuando entre una de esas tantas lamidas le toco un lugar sensible y echo su cabeza hacia atrás, observando el techo manchado con pintura fosforescente, porquerías pegadas y más.

No importaba cuanto aparentaran estar en otro lugar; todos continuaban en Iowa.

Eso nunca iba a cambiar.

Tampoco se enteró de cómo fue que termino caminando en el pasillo, agarrándose de los malditos casilleros porque el remezón de sensaciones que traía encima era simplemente demasiada. Todo le daba vueltas y los colores se entremezclaban entre sí. Como le agarrara un cura estaba muerta. Jodidamente muerta.

Continuó caminando, despejando su mente entre recaídas hasta que fue consciente de lo que estaba haciendo. Relamiéndose los labios miro a su alrededor, ¿el segundo piso? quizás. Observo su propia ropa y se encontró con que tenía la cremallera abajo. Con dedos bruscos la subió y abotono sin dejar de caminar. Tenía la camiseta manchada con quien sabía que y sus zapatos habían desaparecido. En la frente traía escrito “Salón interactivo”, pero para los del personal sería algo como “Castigo”. Y, no. No iba a volver a la pútrida zona 0. No iba a volver a esa mierda.

Observó una sombra frente a ella, pero antes de poder divisar su identidad ya se encontraba corriendo. Se encogió de hombros y continuó caminando, perdiendo de vista al desconocido hasta que al doblar por el pasillo se encontró con su cuerpo tirado sobre el suelo. Se acercó y se inclinó, mirando aquellos vulnerables ojos color…

Como si fuera a pensar esa mierda. —¿Te quieren volver a atar o qué te pasa? —pregunto, apuntándole con la barbilla. No iba a prestarle atención a su expresión para poder ver de cuál de los dos enfermos se trataba, porque honestamente, le daba igual. Se enderezo y espero a que el ajeno se levantara, observándole con los parpados caídos y la mirada fija en su cuerpo. 

_________________
Bang bang, you're dead.
avatar
Sea L. Makhvil

Mensajes : 100

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Me recuerdas...Rubia? |Sea|

Mensaje por Aiden Blair el Dom Mar 29, 2015 9:05 pm

Y si os digo que no me asusté al ver aquella figura femenina de nuevo, apareciendo de la nada, os mentiría y me mentiría a mí mismo. Porque me asusté, y por un momento quise levantarme y seguir corriendo hacia mi habitación. Claro que prefería a esa chica antes que las sombras que querían matarme. La observé durante unos minutos, estaba asustado, asustado y atontado por la caída. Era la chica abusadora de la otra noche, pero esta vez parecía estar más perdida de lo normal, quizás porque venía del salón interactivo, su frente lo decía, o quizás era que yo recordaba mal.
- Nadie quiere atarme - respondí en un susurro mientras posaba las manos en el suelo para poder impulsar un poco mi cuerpo hacia arriba y reincorporarme. Lo hice con dificultad, y ayudándome un poco de la pared que había a mi lado, pero finalmente logré ponerme en pie - Había… había visto una sombra y yo… creía… - dudé. Ni siquiera sabía si la importaba lo que le iba a decir, o si aquella sombra había sido ella o mi imaginación, o si realmente aquel asesino sin identidad seguiría por ahí en mi búsqueda… no sabía nada - ¿No le has visto? Había… había alguien y venía a por mí… - observé todos los alrededores en busca de dicho ser, pero allí sólo estábamos la chica y yo.

“¿Y si era ella? Seguro que era ella, quiere matarte. Y con esa actitud no vas a conseguir nada, ¿Me oyes? No… vas… a… conseguir… nada…”

La luz de uno de los relámpagos entró por una de las ventanas que había tras la posición del muchacho, dejando a él mismo a contraluz y a la chica totalmente iluminada. En aquel momento el semblante del chico se tornó serio, inerte. Y no dijo nada, más que observar a la chica con total atención. Su cuerpo estaba totalmente relajado, sin tensión, sin mostrar nada aparente. Pero ver a aquella chica de nuevo le producía una sensación extraña por dentro. La recordaba, claro que la recordaba. Y las ganas de matarla comenzaban a surgir de cada parte de sus entrañas. Pero, por otra parte, sentía las ganas de jugar con la presa, aunque no estaba seguro de si estaba en condiciones de hacerlo, el careto de la muchacha le decía que estaba hecha una mierda - ¿Ya se te ha pasado el enfado de la otra noche que hasta me preguntas que qué me pasa? - comentó, más que preguntó, con total seriedad, aún sin mostrar ninguna diferencia entre el muchacho asustado y aquel que ahora se encontraba allí, el chico impasible. Básicamente porque su semblante seguía siendo asquerosamente neutral - Es una suerte encontrarte de nuevo… ¿Sabes? - ladeó levemente la cabeza sin apartar los ojos de los de la chica - Porque esta vez no hay correas de por medio - sentenció finalmente con una sonrisa ladina que le daba un aspecto bastante siniestro. Después de eso otro relámpago iluminó el pasillo, pero el chico se mantuvo en silencio, esperando la reacción de la rubia, si es que había, y si no había, pues ya se encargaría él de que la hubiese, porque esta vez… esta vez él lo tenía mucho más fácil todo y no la dejaría escapar.

_________________
EVER SINCE I COULD REMEMBER, EVERYTHING I TOUCH ISN'T DARKNESS ENOUGH. I NEVER SAID THAT I WANT THIS, THIS BURDEN CAME TO ME, THIS PROBLEM LIES IN ME
A MONSTER, A MONSTER I'VE TURNED INTO A MONSTER AND IT KEEPS GETTING STRONGER
avatar
Aiden Blair

Mensajes : 51

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Me recuerdas...Rubia? |Sea|

Mensaje por Sea L. Makhvil el Lun Mar 30, 2015 7:07 am

No sabía muy bien porque, pero cada vez que observaba ese rostro asustado le daba la impresión de que tendría que hacer de niñera.

Quizás era por el hecho de que a simple vista, ese tipo no podía cuidarse solo.

Pero el pensar eso, no era más que colocar un pie en una trampa que terminaría en un terrible dolor de cabeza. Había llegado a la conclusión, apenas ver como los labios del castaño se entreabrían para dejarle hablar, que él era demasiado problemático. Demasiado… quien sabia, intenso, quizás eso. Alguien que no estaría conforme con las cosas típicas que Sea podía ofrecer. Una compañía interesante, un cuerpo deseable… no, a decir verdad no. A decir verdad, Sea no tenia nada que ofrecer. Absolutamente nada mas que mentiras y sonrisas falsas. Ella quería arrebatarle a los demás, no dar. Pero con Aiden, con Aiden no había nada que tomar.

Aiden estaba jodido.

Vivir de la forma en la que él lo hacia, era igual o peor a como ella lo hacia, drogándose hasta el punto en que su mente se iba de paseo y su cuerpo quedaba a merced de quien sabe que. Una vida sin respeto ni estima a nadie. Completamente solo. No le sorprendía que el muchacho terminara por evadir la realidad a tal grado que sacara su frustración de aquella forma. Porque podría ser muy fácil ser simplemente un cabrón, y matar y hacer esas cosas que le gustaban, o decían gustarle, pero cuando observaba al asustado conejillo, pensaba ‘Ah, quizás esta por alguna razón’ y ‘Ah, quizás esa razón es simplemente tender una trampa’.

Eran preguntas demasiado complicadas como para perder tiempo pensando en ellas, aunque todas hubieran caído como un rayo en el momento en que sus ojos se encontraron. Aunque eso Sea no lo dijera, aunque no se dijera en ninguna situación. A fin de cuentas, solo es otro pensamiento vacío debajo de otra capa mental.

Como fuera, no estaba allí para hablar sobre su mierda. —Yo era la sombra y te has confundido. —acoto secamente, realmente cansada. Aunque el cosquilleo en su cuerpo era agradable, tenia ganas de echarse en su cama y sufrir al otro día de una resaca memorable. Volvió a observarlo, y bajo y subió su mirada por todo su cuerpo. Quizás para los demás eso significara que aun lo deseara, pero en realidad, estaba preguntándoselo. ¿Le ocurría algo entre las piernas al ver ese rostro asustado? Quizás un poco, quizás eran las drogas, quizás ya pasaba de Aiden. Quien sabia, pensó averiguarlo repasando sus rasgos con su mirada, pero no había llegado a nada prometedor.

Un relámpago cayo y la joven rubia empujo su lengua contra su mejilla interior, alzando ligeramente su cabeza al percatarse del sonido. Vaya, que tétrico. ¿Ya se te ha pasado el enfado de la otra noche que hasta me preguntas qué me pasa?  Sorbió por su nariz y apoyo su hombro sobre uno de los casilleros, sin dejar de observar a quien se encontraba en el suelo. —Sabes… —apretó su mandíbula, y termino por negar con la cabeza. Todo lo que saliera de su boca seria un desperdicio, en su estado, hasta la propia Sea sabía que la farsa que siempre montaba no era factible, y a fin de cuentas su verdadero carácter podía salir a la luz.

Ah, pero no era nada en especial. En realidad, no era nada.

Vacío. Continuó escuchando las palabras ajenas, mientras su mente dabas vueltas. Sonrió casi sin poder evitarlo. Lamentablemente conversar con Aiden era tan divertido como desesperante. —¿Y qué vas a hacer? —pregunto, aunque se hacia una idea. —¿Matarme o violarme? ¿Torturarme o besarme? —tratándose del joven trastornado, podría hacer todo eso y más. Y ella, no tenia ni la mas mínima intención de moverse de su lugar y alejarse. —Todo lo que hice fue tratar de acostarme contigo, si no mal recuerdo. —volvió a decir, con la mirada perdida en el vacio, rememorando las pocas imágenes que se le venían a la cabeza de aquel incidente. El deseo en su estomago, la ira, el aburrimiento, diversión, cansancio. Algo que al final había terminado en pobreza. Quizás ahora las cosas llegaran a ser más interesantes, aunque al otro día no fuera capaz de recordarlas.

_________________
Bang bang, you're dead.
avatar
Sea L. Makhvil

Mensajes : 100

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Me recuerdas...Rubia? |Sea|

Mensaje por Aiden Blair el Mar Mar 31, 2015 9:54 pm

¿Asustar a la chica? No, él sabía de sobra que con aquella muchacha no servirían de nada las palabras. Quizás con otra persona más sensata y menos drogada, esa situación le hubiera servido para aterrorizarla, porque el muchacho en sí daba miedo, y si le añadías la oscuridad y los relámpagos, la escena se tornaba totalmente de película de terror.
Pero contrario a todo, la chica se había quedado allí parada haciéndole preguntas. Y esta vez el chico no estaba muy por la labor de hablar, quería pasar a la acción, pero las cámaras les tenían vigilados, y en cuanto empezase su tortura un maldito guarda de seguridad aparecería y le dejaría a medias. Y eso… eso era algo que le molestaría demasiado. Así que era mejor ir poco a poco y con disimulo.

- No me soltaste - respondió a sus última frase, ignorando las primeras preguntas. Porque ni él mismo sabía lo que le haría a la muchacha, quizás nada grave, quizás prefería torturarla en vez de matarla, o volverla más loca de lo que ya estaba. Sólo necesitaba llevar cierto control de todo. Y para él era tan fácil llevar ese control siempre que básicamente ni se molestaba en pensar demasiado, su instinto ya se encargaba de todo. Después se acercó a ella, con lentitud y con la vista clavada en esos ojos perdidos que le causaban cierta curiosidad, ¿Al día siguiente se acordaría de algo de todo esto? Incluso dudaba si sería capaz de defenderse en caso de que la hiciese algo, pero eso sólo se podría comprobar de una manera…
Así que agarró a la chica de los brazos un poco por debajo de los hombros y la empujó contra los casilleros donde estaba apoyada con relativa brusquedad - ¿Violarte? ¿Besarte? - acercó su rostro al de la rubia hasta poder sentir su respiración, y después se apartó un poco, quería ver con claridad su expresión - ¿Crees que eso para mí es divertido? - la respuesta era un rotundo no, todo eso del sexo le importaba una mierda, sentía mucho más placer con otras cosas - Además, dejé claro la otra noche, y tú también, que si pasara algo entre nosotros no sería violación - rodó los ojos para después sonreír de forma burlona.

Entonces apretó la zona que tenía agarrada de la muchacha, para quizás hacerla daño, o quizás dejar unas marcas moradas al día siguiente en su piel, no lo sabía, pero lo hizo. Y tras unos segundos soltó a la chica y se alejó unos pasos. En aquel momento empezaba el juego del despiste, sí, porque el chico sabía que su parte aniñada volvía locos a todos, y esa chica no sería la excepción.

“Mira lo que le has hecho Aiden… discúlpate…”

Miré a la chica, que tenía justo en frente, un poco confuso. Y no sabía por qué Zenda me había dicho aquellas palabras, porque esa chica en cierto modo me asustaba. Los drogados siempre me imponían respeto, y ella lo estaba. Pero igualmente hice caso a mi voz mental por si acaso - Lo siento - pronuncié un tanto dudoso. Después un relámpago me hizo dar un respingo de mi posición y mirar hacia la ventana. Maldito tiempo asqueroso - ¿Estás bien…? - me dirigí de nuevo a la chica - No pareces estar… bien - retrocedí unos pasos más algo incómodo. Incómodo porque no recordaba por qué estaba en esa posición, lo cual me llevaba a pensar que había tenido una de mis lagunas mentales, y eso no sería bueno, a lo mejor ahora la chica esa quería matarme - Vas a… ¿Hacerme daño? - me topé con la pared contraria a donde estaba la muchacha y la miré confuso, confuso e inquieto.

“No temas, ella no puede hacernos nada, sólo quiere jugar… jugar con nosotros…”

_________________
EVER SINCE I COULD REMEMBER, EVERYTHING I TOUCH ISN'T DARKNESS ENOUGH. I NEVER SAID THAT I WANT THIS, THIS BURDEN CAME TO ME, THIS PROBLEM LIES IN ME
A MONSTER, A MONSTER I'VE TURNED INTO A MONSTER AND IT KEEPS GETTING STRONGER
avatar
Aiden Blair

Mensajes : 51

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Me recuerdas...Rubia? |Sea|

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.