WELCOME TO IOWA


• No olvides pasarte a leer la reglas y ambientación.

• También pasa a leer nuestro FAQ, en el encontrarás más datos sobre Iowa y el foro en general.

• Recuerda que sin color no puedes rolear, tienes 72 horas para terminar tu ficha. Ficha aceptada » Registros » Color.

• Las medidas para avatar son 180 x 400.

• A pesar de que el foro se ambienta en la ciudad de Des Moines, Iowa; solo se asimila a la real en el nombre y localización, el resto es invención de la administración.
YOUR FACE
Conectarse

Recuperar mi contraseña

NEW POSTS
Últimos temas
» Afiliación Élite [Naruto Roleros]
Dom Abr 26, 2015 8:09 am por Invitado

» Magic is Might (Retirar el botón - Elite)
Dom Abr 19, 2015 2:38 am por Invitado

» Unmasked - Afiliación Élite [Confirmación]
Sáb Abr 18, 2015 10:20 am por Invitado

» The Demon. |Erin|
Vie Abr 17, 2015 4:12 am por Erin C. Foster

» A World Of Heroes (élite)
Dom Abr 12, 2015 6:50 pm por Invitado

» My brand of heroin {Normal}
Sáb Abr 11, 2015 5:28 pm por Invitado

» Fiesta hasta arder [Lochan Radwańska]
Vie Abr 10, 2015 10:26 pm por Lochan Radwańska

» Are you fucking kidding me? ■ Lochan
Vie Abr 10, 2015 9:57 pm por Lochan Radwańska

» You really want to be here? |Erin| |Terminado|
Miér Abr 08, 2015 1:27 am por Aiden Blair

WHO'S THERE?
¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 24 el Vie Feb 06, 2015 5:08 am.
THE PEERS
Élite
Élites
(20/40)

Zonden Verboden

AFILIADOS NORMALES

Maybe i'm insane || Dorianne

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Maybe i'm insane || Dorianne

Mensaje por Allan Wyndham el Sáb Mar 28, 2015 5:21 am

1…2…3…

Una a una las gotas de sangre escurrían del cuchillo pequeño que se había robado en la cena del día anterior. Un pequeño descuido bastó para que se embolsara el juego de cubiertos con la sólida idea de usarlos después como diversión. Siempre era entretenido jugar con las mascotas de los internos, destriparlos y observar, simplemente observar.
No estaba planeando matar a nadie…aun.

¿Quién era ese extraño individuo presuntuoso que hablaba solo cuando le convenía? Pues vamos por partes…

Allan sufría de psicosis como resultado de múltiples traumas en la infancia, si, si, no vamos a ponernos melodramáticos para contar como el pobre niño sufría la decadencia de su madre y la desesperación de su padre por sacarla de esta. Tienes que buscar a una mujer perfecta, no como tu madre, esas pobres palabras de su padre permanecían en su cabeza y eran el centro de todo su desorden mental. Solo iba a alcanzar todo el poder cuando la encontrara.
Lo último que desea es tener la lastima de la gente, lastima significa debilidad y lo que más ansiaba desde sus entrañas era poder. Sabía que lo tenía, lo sentía circular por sus venas cada que usaba su navaja para terminar con una vida.

Pestañeó una vez y su visión se esclareció. El sol estaba saliendo y eso significaba que ya había amanecido, pateó con el zapato la lagartija muerta e hizo un agujero en el suelo para ocultar el tenedor y el cuchillo hurtado días atrás, siempre había que tener un plan. No estaba loco, Allan no estaba ni cerca de la locura, aquellos que la padecían no estaban conscientes de lo que hacían y él en su mayor parte conservaba la esencia que le hacía razonar perfectamente.  Sabía lo que estaba haciendo, es más, lo disfrutaba.

Regresó sobre sus pasos al interior del centro y caminó tarareando una canción. Esbozando una sonrisa cínica a una enfermera y abriéndose paso hasta llegar al comedor, la hora del desayuno armaba un bullicio y era de las horas del día que más detestaba aunque por fuera mantenía esa fachada de serenidad y buenas intenciones. Terminó de tomar su ración de cereales y fruta y entonces la vio sentada sola en una esquina.

Era perfecta, cada milímetro de su piel de porcelana parecía sacado de un cuento, sus ojos verdes, su boca, el cabello cayendo por sus hombros y el olor dulce que emanaba de su ropa. No, Allan no tenía nada sentimental, su estado se lo impedía, el amor no estaba en su sistema, lo que sentía por Dorianne era la más insana de las obsesiones. Trastorno Explosivo intermitente, había leído por ahí cuando hurgó en su vida, eso lo hacía el triple de interesante, él tenía la firme intención de repararla, hacerle ver lo perfecta que era pero toda obra de arte llevaba su tiempo. Esbozó una sonrisa de lado y se encaminó hasta ella, se sentó en frente sin esperar invitación y la miró, por fuera Allen solo parecía un chico normal, incluso desentonaba con la demencia del resto, nadie se imaginaba lo podrido que estaba por dentro.—Hola Dorianne, ¿Me puedo sentar?—Saludó sonriendo, con la mejor de sus máscaras ocultando todo lo que pensaba.

_________________
A fucking psycho
avatar
Allan Wyndham

Mensajes : 9

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Maybe i'm insane || Dorianne

Mensaje por Dorianne Dellacroix el Sáb Mar 28, 2015 4:18 pm

Los días se hacían eternos en aquellas cuatro paredes sin atreverse a salir mucho tiempo de su habitación; pasaba las horas muertas mirando a un techo demasiado visto. Podía contar cada objeto -que no eran muchos- que le habían dejado llevar, de vez en cuando  tocaba su guitarra. E incluso aquel viejo violín que estaba cogiendo polvo; todo para no hacer caso a unos pensamientos que la ahogaban.
Un día se atrevió a salir a dar una vuelta por el centro, pues por mucho que quisiera evadirse de la gente su curiosidad la estaba desesperando. Al menos debía conocer, ahora ya rindiéndose a su lucha innecesaria, el lugar donde viviría hasta ''curarse'', pero bien sabía ella que no sería así, que seguiría explotando pues era como una bomba de relojería que estallaba sin cuenta atrás. De hecho solo notaba su límite cuando estaba tan insoportable incluso para sí misma, entonces advertía que no faltaba tanto para que el gran caos de su interior saliese, salvaje como un animal fiero e incontrolable.
Dio varias vueltas alrededor, alejándose de una multitud que no era amistosa para ella, o al menos odiaba cómo la miraban: de reojo, nunca directamente. Y casi podría ver el destello de locura en sus ojos, cosa que la alejaba aún más de la cuenta. Pero después, por extrañas circunstancias se cruzó a un chico en el patio, que también estaba solo y después de aguantar un mal rato al percatarse de que la miraba demasiado, al fin se acercó para hablarle. Ya iba a darle puerta, pero hubo algo en él que hizo a Dorianne confiar; ¿sería su tranquila forma de hablar, su cordura que parecía funcionar correctamente o tal vez que sonreía de una forma simpática y agradable? no lo sabía, pero a partir de ese momento se hicieron más cercanos. Pasó de ser un desconocido acosador de chicas solitarias, a lo único que parecido a la amistad. Sabía que allí no habría gente con la que pudiera estrechar demasiados lazos, pero se alegraba de haber encontrado a alguien que de momento no la hacía desconfiar de su palabra. Era incluso agradable su compañía y, ante todo, divertida.

Y volvía a empezar otro día más, rutinario y duramente largo. La joven no se molestó en arreglarse. Total, ¿para qué? era fin de semana y no habían clases gracias al cielo. Así que salió de su escondrijo con una camiseta de Gorillaz y aún con el pantalón del pijama, uno a rayas simple y azulado; no iba a ir a desayunar en bragas ¿no?. Sería graciosa la reacción de la gente, pero ese día no estaba muy animada precisamente. Más bien su humor estaba decaído y dio gracias por ir temprano o tarde, quién sabe, pues no se cruzó con demasiada gente por los pasillos y pudo sentirse más calmada al llegar a pedir el desayuno. Cuando lo hizo (un café con cuatro galletas con formas de animalitos), pilló una mesa al fondo, en solitario. Y movía la cucharilla de forma tranquila y ausente cuando advirtió cómo alguien se sentaba frente a ella, sin más. Una voz le hizo alzar el rostro para descubrir a Allan con el mismo rostro de siempre, tan agradable y guapo. A Dorianne le recordaba a los típicos chicos americanos que salían en las películas, pensó mientras esbozaba una débil sonrisa ante su pregunta.

- Claro, por supuesto. Le doy permiso para sentarse.. ¿por qué no? solo son diez dólares. Puedes dejarlos en el bote de donación contra el aburrimiento de Dorianne Dellacroix.. Suspiró a su vez, cogiendo la taza con ambas manos para llevársela a los labios y beber un pequeño trago. Aún manteniendola al nivel de su boca, miró al chico con las cejas ligeramente alzadas, como saludándole.

_________________
avatar
Dorianne Dellacroix

Mensajes : 8

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.