WELCOME TO IOWA


• No olvides pasarte a leer la reglas y ambientación.

• También pasa a leer nuestro FAQ, en el encontrarás más datos sobre Iowa y el foro en general.

• Recuerda que sin color no puedes rolear, tienes 72 horas para terminar tu ficha. Ficha aceptada » Registros » Color.

• Las medidas para avatar son 180 x 400.

• A pesar de que el foro se ambienta en la ciudad de Des Moines, Iowa; solo se asimila a la real en el nombre y localización, el resto es invención de la administración.
YOUR FACE
Conectarse

Recuperar mi contraseña

NEW POSTS
Últimos temas
» Afiliación Élite [Naruto Roleros]
Dom Abr 26, 2015 8:09 am por Invitado

» Magic is Might (Retirar el botón - Elite)
Dom Abr 19, 2015 2:38 am por Invitado

» Unmasked - Afiliación Élite [Confirmación]
Sáb Abr 18, 2015 10:20 am por Invitado

» The Demon. |Erin|
Vie Abr 17, 2015 4:12 am por Erin C. Foster

» A World Of Heroes (élite)
Dom Abr 12, 2015 6:50 pm por Invitado

» My brand of heroin {Normal}
Sáb Abr 11, 2015 5:28 pm por Invitado

» Fiesta hasta arder [Lochan Radwańska]
Vie Abr 10, 2015 10:26 pm por Lochan Radwańska

» Are you fucking kidding me? ■ Lochan
Vie Abr 10, 2015 9:57 pm por Lochan Radwańska

» You really want to be here? |Erin| |Terminado|
Miér Abr 08, 2015 1:27 am por Aiden Blair

WHO'S THERE?
¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 24 el Vie Feb 06, 2015 5:08 am.
THE PEERS
Élite
Élites
(20/40)

Zonden Verboden

AFILIADOS NORMALES

Fill me cause. . . • Jax.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Fill me cause. . . • Jax.

Mensaje por Hanne S. Sevriox el Dom Mar 29, 2015 7:50 am

I'm empty.
19:20 p.m. — Jax.
Estar dentro o fuera de ese lugar no cambiaba las cosas para Hanne que en ese momento estaba tumbado sobre la cama con la mirada fija en un punto muerto del techo sobre él, sin siquiera prestar atención al color de este o a lo sonidos que había a su alrededor o se colaba por la puerta y pequeña ventana. Esa habitación estaba casi tan vacía como él mismo se sentía, tan sin chiste y lo peor era que le gustaba, a pesar de que no era ni por asomo tan oscura como su apartamento. Se preguntaba si le dejarían colocar alguna de esas cortinas, aunque al no haberlas traído con él veía difícil el conseguirlas; no quería llamar a su madre, no quería tener que hablar con ella ahora que estaba encerrado ahí porque tampoco lo había hecho antes.

Todas las ideas siguen ahí, metidas dentro de su cabeza. Por las noches no había logrado ni siquiera pegar un par de horas los ojos, allí no había nada con lo que pudiera deshacerse de aquella pesadez que comenzaba a resultar desesperante, porque también veía aquellos intentos como una forma de liberarse. Cada cicatriz que fue causada por antes cualquier tipo de daño sirvió para dejarle libre, de cierta manera, aunque cada vez más esclavo de aquella sensación de dolor. Podía llamárselo masoquista quizás, pero él ni siquiera se detenía a pensar en nada, para él simplemente sería mejor desaparecer. Sus ojos azules se movieron lentamente hasta encontrarse con la puerta de madera, esa de color claro al mismo de las paredes, algo que resultaba hacerle sentir aún peor. No le gustaba el color blanco, demasiado limpio, demasiado asqueroso para él. Se llevó las dos manos al rostro y se frotó los ojos esperando que la puerta se abriera, porque lo deseaba, ahora que ella estaba ahí deseaba que entrara a todas horas del día, que se quedara ahí con él porque así había sido siempre. Desde que le había conocido y de cierta manera el verse privado de aquellas posibilidades le resultaba un fastidio.

Que resultaba patético el necesitar tanto de alguien cuando en realidad era tan difícil convivir consigo mismo, no le importaba. Se humedeció los labios y dejó salir un suspiro, sus dedos se movieron por debajo de cada una de las muñequeras de cuero sintético que llevaba puestas y arrugó el ceño. Y el silencio se convierte en un zumbido que le taladra los pensamientos y le deja un poco maeado, se mueve sobre la cama y pega su espalda contra la pared, mete el rostro entre las rodillas y tira de sus cabellos castaños con algo de fuerza. Que él mismo se ve patético la mayor parte del tiempo, siempre lo ha sabido y nunca se esmeró demasiado por aparentar otras cosas. El crujido de la puerta apareció, Hanne se quedó quieto en su lugar sin alzar la mirada, porque así como podía ser ella podía tratarse solo de alguna enfermera o monja que hubiese ido a ver por qué faltó a clases ese día. No volvería, no tenía nada que hacer ahí. Apretó los ojos y también sus dedos entre los cabellos, dejó salir otro suspiro y después de escuchar el crujido de la puerta nuevamente decidió levantarse, con los ojos aún entrecerrados. Hasta que la vio ahí, a escasos metros de distancia, el hueco que tenía en el estómago se había agrandado un poco, como siempre pero no era tan malo, se arrastró un poco hacia el costado y le hizo una seña para que se acercara.

_________________
Maybe it's stupid but...
avatar
Hanne S. Sevriox

Mensajes : 4

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fill me cause. . . • Jax.

Mensaje por Jax R. Clay el Lun Mar 30, 2015 5:50 am

Slow dancing in a burn room.
19:20 p.m. — Hanne.
La lapida era de un color oscuro. Con el nombre gravado en finas letras, que la joven de cabello rojizo y corto observaba. Que irónico, en ese momento era muy sencillo sentir. Lo estaba mirando. Ese nombre, que debería significar mucho para ella, que debería comerle el alma por dentro, y sin embargo no lo hacía. Aunque estuviera parada encima de su ataúd, varios metros bajo ella, se sentía muy lejana a la persona que había abandonado este mundo hace un tiempo.

Como si hubiera desaparecido, y todo lo ocurrió no fuera más que una ilusión.

Si tan solo no fuera por la forma en que la sangre le hervía, podría jurar que estaba parada frente a la tumba de alguien más. Si tan solo esa sensación de ser un cascaron no estuviera ahí, y las palabras de aquella mujer resonando en su cabeza, interrumpiendo el silencio, no estuvieran allí… se podría haber perdido por horas observando la lápida, sin ser capaz de pensar en nada en lo absoluto.

‘Al final lo hiciste’.

‘Y yo no pude…’

Detenerte. Con su puño fuertemente cerrado, hasta que sus nudillos se tornaban blancos. ¿Impotencia? ¿Rabia? ¿Por qué no estaba gritando o chillando? ¿Por qué mantenía su rostro tan inexpresivo, ajeno a lo de siempre?. Ya no quedaban más palabras que decir. Ni ninguna piel que pudiera tocar. Se había esfumado, para siempre.

«Cierra la boca.»

Abrió los ojos con lentitud en el cuarto oscuro. Se sentía casi irreal. ¿Realmente estaba en aquel lugar? Tenía que ser una broma. Después de todo aquello, finalmente había vuelto a poner los pies en la realidad. Después de tanto tiempo, dando vueltas y vueltas en la nada. Sin un propósito, sin nada más que aquellas conversaciones vacías, y el rasposo contacto de…

No, ya no valía la pena pensar en eso. Aparto las sabanas de su cuerpo y observó la puerta. Detrás de esa puerta estaba el pasillo, y recorriéndolo; la habitación de Hanne. Apretó las sabanas con fuerza y agacho su cabeza. El fuego se había extinguido hace mucho tiempo, y ella no estaba segura de si algún día podría volver a estar allí. Quizás había tomado la peor decisión de todas, descendiendo sin darse cuenta, eso era lo que todos decían. No importaban los sentimientos de por medio, ni tampoco el dolor, la necesidad abrumadora que llegó a sentir por esa persona; todo eso alguien más lo va a desechar porque simplemente no está bien, no es lo correcto.

Pero aun así quería verlo, y confirmar que estuviera ahí.

Tener la oportunidad de ser real. De sentir con intensidad. ¿Existía otra razón para estar ahí? ¿Existía otra forma de ser más que algo vacío? No para ella. No la sangre, no las cargas, no la soledad. Nada de eso te puede hacer sentir vivo.

Coloco un pie sobre el suelo y comenzó a vestirse con escueta lentitud. Hasta que finalmente coloco sus audífonos sobre su cuello, aunque esta vez no planeara interrumpir los murmullos de los demás con alguna de las canciones de su reproductor. Abrió la puerta y asomo su mirada al exterior, habían pocas personas. La menuda joven cerró detrás de si y relamiéndose los labios, busco con su mirada la habitación del muchacho.

Camino con cortas zancadas, como si realmente no quisiera ir allí. Antes habría corrido, golpeado con sus nudillos su puerta, echado a sus brazos, tirado al suelo… y más. ¿Qué pasaba si ahora la veía como una persona distinta después de lo sucedido? No podía olvidar. No sería real. Sería solo otro muñeco vacío. Tenía que tomar el riesgo e intentar comunicarse, aunque solo terminara herida y lejos de él.

Toco con los nudillos y no recibió ninguna respuesta. Espero unos segundos, con las manos dentro de los bolsillos de su chaqueta. Nada. No iba a abrir, o quizás no estaba allí. Quizás ella podría dar media vuelta y aplazarlo. Pero no había nada de valor en eso. Seguiría pensando en lo mismo, dándole vueltas en su cabeza mientras ignoraba su alrededor. Giro la perilla con lentitud y sus orbes, impacientes pero secos, se cruzaron rápidamente con una figura encorvada sobre la cama.

Era él. De la misma forma en que lo recordaba, podría emitir esa figura en mil recuerdos, sin necesidad de observar necesariamente su rostro o el resto de su cuerpo para sentirlo. Cerró detrás de si con un flojo movimiento de su mano, y solo confirmo lo que ya sabía. Eso no era suficiente. Sus pasos se volvieron más seguros, guiados por la necesidad. No era suficiente mirarlo. No, no lo era.

Coloco sus rodillas sobre la cama, prácticamente dejando caer su peso encima de esta. Y hundió sus dedos en el cabello azabache, abrazando la cabeza ajena. Ah, ese aroma. Ese suave calor que parecía casi extinguido. La piel tersa pero herida. Ah, casi lo había olvidado. Habia prefirido agarrarse lo menos posible a eso pero no había podido evitarlo al final. Que cruel era.

Necesitarlo y amarlo de esa forma.

Tuve un sueño, Hanne. —escucho su propia voz, ronca y ajena. —Estabas muerto en él.

Escondió su rostro en aquel cuello, suspirando.

_________________
avatar
Jax R. Clay

Mensajes : 6

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.