WELCOME TO IOWA


• No olvides pasarte a leer la reglas y ambientación.

• También pasa a leer nuestro FAQ, en el encontrarás más datos sobre Iowa y el foro en general.

• Recuerda que sin color no puedes rolear, tienes 72 horas para terminar tu ficha. Ficha aceptada » Registros » Color.

• Las medidas para avatar son 180 x 400.

• A pesar de que el foro se ambienta en la ciudad de Des Moines, Iowa; solo se asimila a la real en el nombre y localización, el resto es invención de la administración.
YOUR FACE
Conectarse

Recuperar mi contraseña

NEW POSTS
Últimos temas
» Afiliación Élite [Naruto Roleros]
Dom Abr 26, 2015 8:09 am por Invitado

» Magic is Might (Retirar el botón - Elite)
Dom Abr 19, 2015 2:38 am por Invitado

» Unmasked - Afiliación Élite [Confirmación]
Sáb Abr 18, 2015 10:20 am por Invitado

» The Demon. |Erin|
Vie Abr 17, 2015 4:12 am por Erin C. Foster

» A World Of Heroes (élite)
Dom Abr 12, 2015 6:50 pm por Invitado

» My brand of heroin {Normal}
Sáb Abr 11, 2015 5:28 pm por Invitado

» Fiesta hasta arder [Lochan Radwańska]
Vie Abr 10, 2015 10:26 pm por Lochan Radwańska

» Are you fucking kidding me? ■ Lochan
Vie Abr 10, 2015 9:57 pm por Lochan Radwańska

» You really want to be here? |Erin| |Terminado|
Miér Abr 08, 2015 1:27 am por Aiden Blair

WHO'S THERE?
¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 24 el Vie Feb 06, 2015 5:08 am.
THE PEERS
Élite
Élites
(20/40)

Zonden Verboden

AFILIADOS NORMALES

Sly ] I am the chosen -

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Sly ] I am the chosen -

Mensaje por Warwick F. Fox el Dom Mar 29, 2015 6:09 pm

Just to say another fucking hallellujah
Domingo — Mañana — ¿Quién eres?

No se acostumbraba al estado en el que la dejaban los anti-psicóticos. Cuando despertó aquella mañana, horas después del último pinchazo, y la última pastilla, sintió que no se había despertado del todo. Un murmullo recorría sus oídos, pero no eran palabras claras, si quiera podría decirse que eran voces. Era un ruido extraño, como de motor, pero hundido bajo el agua. Para Warwick, sólo era una señal de que se acercaban problemas, o al menos lo fue los dos segundos que pudo reaccionar de forma lúcida, antes de volver al atontamiento de los medicamentos. Si hubiese estado en sus cabales de locura, lo primero que habría pensado es que las drogas ilegales le sentaban mucho mejor que las legales. Pero no podía pensar. Se levantó, movida por un pequeño impulso. De repente le molestaba estar en posición horizontal en la cama.

No se molestó en vestirse. La mayoría de días ni si quiera hacía falta. Le gustaba su pijama de interna, era cómodo y holgado, y cambiarse le daba pereza. No sentía hambre, por lo que no pensó en pasar por el comedor. Y tampoco quería salir al exterior, por lo que no se molestó en colocarse las zapatillas. La verdad es que lo único que quería era un porro. Un triste porro por el que hubiese dado todo su reino de cuchillos mágicos que emiten ondas a los alienígenas, a los que aún seguía esperando, para que fueran a por ella. Una sonrisa interna cruzó su pensamiento -sus labios ni si quiera se movieron- al comprobar que la puerta de su habitación estaba abierta. Llevaba ya días sin armar ni un sólo escándalo, por lo que, de haber tenido fuerzas para conectar ideas, habría supuesto que su buen comportamiento último le daba un voto de confianza para dejarla salir de su habitación un domingo.

Mientras caminaba por el pasillo, su mente estaba concentrada en ese ruido ahogado. Ni intentaba darle una explicación, ni situarlo. Simplemente andaba concentrada, escuchando su ruido interno, dejando que sus pasos la llevasen de forma aleatoria por el edificio. Dio un paseo largo, subiendo y bajando escaleras, sin acercarse nunca a ninguna puerta en concreto, a ninguna sala. De momento, el pasillo y sus pies eran los únicos acompañantes del ruido. Y, tras una hora de dar vueltas sin sentido, recordó de repente lo que la había llevado a salir de la habitación. Ah, sí, la marihuana. Esta vez caminó con un rumbo fijo, hasta llegar a la capilla. Entró lentamente, y miró a su alrededor, para comprobar satisfecha que no había nadie más allí dentro. A pesar de lo aturdida que se encontraba, fue capaz de concentrarse lo suficiente como para observar la tercera cruz que pasabas de camino al altar. Allí se giró hacia el enorme pilar y rebuscó detrás de la cruz, para no encontrar nada.

Se maldijo interiormente, aún no había conseguido un buen escondite en el centro para sus drogas, las malditas cámaras que había por todos lados la acababan pillando. Aunque, lo que pensó ella en aquél momento, fue que La Raíz se estaba burlando de ella, escondiéndole las medicinas naturales. Suspiró, cansada, y se sentó en el banco de madera más próximo a su posición. Se quedó mirando el respaldo del banco de delante, pensando en la cantidad de dibujos que podría hacer allí dentro. Resopló, por segunda vez. No era capaz de ver los demonios que quería dibujar sobre la madera, pues las alucinaciones cesaban con la medicación, pero nuevamente se maldijo por ser la elegida de aquella raza de seres extraños que la perseguían y la querían hacer implosionar, dejándola sin drogas, hasta poder llegar directamente a ella. Por un momento, alzando la vista y mirando al altar, se vio crucificada. Y no a base de pastillas.


Última edición por Warwick F. Fox el Dom Mar 29, 2015 9:29 pm, editado 1 vez

_________________


serenade from the stars
avatar
Warwick F. Fox

Mensajes : 25

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sly ] I am the chosen -

Mensaje por Sly I. Lane el Dom Mar 29, 2015 6:47 pm

Just to say another fucking hallellujah
Domingo — Mañana — ¿Quién eres?
¿Por qué seguimos yendo a esa mierda?
– Porque si no lo hago me meterán de nuevo en la otra mierda.

Era exactamente lo que había pensado la noche anterior, o mejor dicho esa maldita conversación que había mantenido consigo mismo; con esa voz que resonaba dentro de vez en cuando. Estaba harto y aunque estaba consciente de por qué había accedido a asistir a aquel centro, no le gustaba en absoluto. Mientras caminaba al lugar encendió un cigarrillo y lo dejó reposar entre sus labios, con la mirada perdida en algún punto de la calle que no enfocaba nada en particular. Vamos, Sly. No es tan malo. Le decía burlona, aquella misma voz, esa que es solo él mismo repitiéndose cosas para hacerse menos consciente de sus acciones, o por lo menos eso es lo que dijeron algunos "expertos".

Ni siquiera eran pasadas las siete de la mañana cuando cruzó la primera puerta al interior del internado. ¿No te sientes como en casa?, tanto loco a tu alrededor. Vete a la mierda. Continuaba con el cigarrillo entre sus labios y la mirada azulada viajaba de un extremo a otro, los odiaba, sí. A todo ese puñado de mocosos descarriados y aunque había escuchado que alguno era de cuidado serio, él seguía pensando que aquello del centro y lo que hacían ahí era una completa mierda. ¿No te recuerda a tu antiguo hogar?, fueron cinco años. Chasqueó la lengua con fastidio y apartó el cigarrillo de sus labios soltando el humo sin importarle en realidad si alguna de las monjas le veía y reprimía. Le habían mandado el día anterior a hacerse cargo de la capilla para antes de la ceremonia de ese día: domingo. ¿En serio creían que un montón de palabras estúpidas y sin sentido que hacían solo idolatrar a un sin rostro iba a ayudar a cualquiera?, era una estupidez. Recordaba como en prisión había conocido a varios hombres que al haber entrado en aquel edificio según decía, se habían reformado.

Un violador reformado. Hasta que salga de aquel agujero, claro.

Empujó la puerta de madera adornada con cristales de colores y con una mueca de disgusto comenzó a caminar por el pasillo principal, su mirada rápidamente cayó en el cuerpo que yacía en una de las bancas. Carraspeó antes de acercarse a aquella hilera y frunció el ceño. Mira, una niñita. Mierda, deja de joder.─ ¿No es muy temprano?.─ preguntó en un gruñido, fijando la mirada en la pelinegra, sus cejas se levantaron y le miró con cierta curiosidad. Porque a veces terminaba preguntándose, como había hecho en prisión: ¿y tú por qué mierda estás aquí?.─ Voy a limpiar así que...─ encogió los hombros y luego de meterse el cigarrillo a la boca nuevamente bufó. Así que te puedes ir a la mierda, dilo, Sly. Dejó salir el humo y entrabrió los labios.─ Da igual.


_________________

avatar
Sly I. Lane

Mensajes : 6

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sly ] I am the chosen -

Mensaje por Warwick F. Fox el Dom Mar 29, 2015 7:13 pm

Just to say another fucking hallellujah
Domingo — Mañana — ¿Quién eres?

Nunca se había sentido identificada con ningún nombre que perteneciera a ninguna mujer. Ese era su modus operandi. Si tenía que compararse con alguien, este, por alguna u otra razón, siempre tenía pene. Esta asociación no tenía nada que ver con el haberse criado en una sociedad machista y patriarcal. Pero cierto era que, la única (mala) figura que había presenciado su vida era la de su padre. Su madre echó el último aliento cuando Warwick echó el primero, su padre decidió llamarla como si hubiese nacido hombre, y los conocidos que se la llevaban de fiesta para que se pusiera hasta el culo, en su gran mayoría, eran hombres. Y todo esto teniendo en cuenta que, en las escasas ocasiones en las que su lívido decidía aparecerse, poco le importaba si acababa entre las sábanas (o en algún lugar escondido en el que nadie pudiese escuchara) con un hombre o con una mujer.

El amortiguado ruido interno de sus oídos aún bajó su volumen cuando una voz, procedente del exterior, llegó hasta ella. Las primeras palabras no las escuchó, sino que más bien fueron, para sus neuronas, un quejido que procedía de muy lejos. Pero luego, giró la cabeza lentamente hasta encontrarse con su interlocutor. Aquella cara no le sonaba de nada, pero la verdad es que su memoria no era muy buena, efecto secundario de todas las drogas que se había metido a lo largo de su adolescencia. No le dio buena espina, pero no era algo digno de mencionar, puesto que por regla general, casi nadie le daba buena espina. Miró al chico de arriba a abajo un par de veces, no pudiendo ser consciente de otra cosa que el amasijo de ropas, el rostro y, lo más digno de observar a juicio de la morena, el pitillo que colgaba de sus labios. Mientras, éste le había seguido hablando, y aunque comprendía el lenguaje a la perfección, no movió ni un solo músculo.

— No importa cuanto limpies, siempre estará sucio.—dictaminó, en su estado aturdido, con voz calmada, y algo baja. No es que no quisiera perturbar la casa del señor, pero no había hablado en todo el día y sus cuerdas vocales aún se encontraban adormiladas. Sus ojos seguían clavados en el cigarrillo, a veces deslizándose hacia arriba al compás del humo que salía del mismo.— Oye, tienes...tienes...—dudó, el ser humano que había frente suyo era un desconocido.— ¿Me pasas un tiro?—algo le dijo que pedirle un cigarrillo entero igual era demasiado. Supuso que era la voz de los medicamentos legales, porque cuando había sustancias adictivas de por medio ese odio que sentía a pedir cosas se medio esfumaba.

_________________


serenade from the stars
avatar
Warwick F. Fox

Mensajes : 25

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sly ] I am the chosen -

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.