WELCOME TO IOWA


• No olvides pasarte a leer la reglas y ambientación.

• También pasa a leer nuestro FAQ, en el encontrarás más datos sobre Iowa y el foro en general.

• Recuerda que sin color no puedes rolear, tienes 72 horas para terminar tu ficha. Ficha aceptada » Registros » Color.

• Las medidas para avatar son 180 x 400.

• A pesar de que el foro se ambienta en la ciudad de Des Moines, Iowa; solo se asimila a la real en el nombre y localización, el resto es invención de la administración.
YOUR FACE
Conectarse

Recuperar mi contraseña

NEW POSTS
Últimos temas
» Afiliación Élite [Naruto Roleros]
Dom Abr 26, 2015 8:09 am por Invitado

» Magic is Might (Retirar el botón - Elite)
Dom Abr 19, 2015 2:38 am por Invitado

» Unmasked - Afiliación Élite [Confirmación]
Sáb Abr 18, 2015 10:20 am por Invitado

» The Demon. |Erin|
Vie Abr 17, 2015 4:12 am por Erin C. Foster

» A World Of Heroes (élite)
Dom Abr 12, 2015 6:50 pm por Invitado

» My brand of heroin {Normal}
Sáb Abr 11, 2015 5:28 pm por Invitado

» Fiesta hasta arder [Lochan Radwańska]
Vie Abr 10, 2015 10:26 pm por Lochan Radwańska

» Are you fucking kidding me? ■ Lochan
Vie Abr 10, 2015 9:57 pm por Lochan Radwańska

» You really want to be here? |Erin| |Terminado|
Miér Abr 08, 2015 1:27 am por Aiden Blair

WHO'S THERE?
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 24 el Vie Feb 06, 2015 5:08 am.
THE PEERS
Élite
Élites
(20/40)

Zonden Verboden

AFILIADOS NORMALES

The Demon. |Erin|

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

The Demon. |Erin|

Mensaje por Aiden Blair el Sáb Abr 11, 2015 8:24 pm

Yo había sido arrastrado allí. No sabía por qué… bueno, sí lo sabía. Los “religiosos” de aquel lugar pensaban que estaba endemoniado, que hacía las cosas que hacía porque un demonio habitaba dentro de mí. Yo esas cosas no me las creía, de hecho me costaba creer en la existencia de un Dios todo poderoso. Pero estaba en un lugar en el que no podía escapar de esas cosas, así que sin poner pega alguna, ni resistencia, me dejé llevar hasta la capilla. Los hombres de seguridad me dijeron que esperase, que dentro de un rato un cura, o monja, vendría para hablar conmigo. Yo sólo me encogí de hombros y asentía viendo como se marchaban. Cuando me comportaba de esa manera, parecían mirarme extrañados, pero yo era así siempre, ¿No? No entendía porque me miraban de forma rara… en general no entendía nada de aquel lugar, estaba claro que yo allí no encajaba en absoluto.

Pero en fin, esperé. Esperé a que alguien llegase y me echase la bronca, porque eso harían. Después de que una monja me encontrase el otro día lleno de sangre que no era mía andando por ahí, sus alarmas “anti satánicas” se dispararon. Fue por eso por lo que me dijeron que mi cuerpo estaba endemoniado y que los psicólogos no estaban haciendo bien su trabajo. Era todo demasiado lioso, y muy de película…
Entonces mi mente recordó a Erin y todo lo que había pasado en ese baño el mismo día que sentenciaron que yo estaba poseído, ¿Qué tal estaría? Esperaba que bien. Tendría que ir a visitarla o algo a su habitación, porque no me la había vuelto a encontrar desde entonces. Igualmente dudaba que quisiera verme, no es que quisiera la última vez así que ¿Por qué iba a cambiar de opinión?

Suspiré mientras clavaba mi vista en el altar, ¿De verdad alguien usaría eso aparte de los curas y las monjas? ¿Alguien vendría a aquel lugar a rezar? Yo no era de pensar mal, pero aquel lugar lo veía más como un picadero para todos los locos de aquel sitio, seguro que les resultaba morboso. A mí sinceramente me daba todo un poco igual, no tenía intención de hacer nada aquel día, estaba sumamente tranquilo y de momento la voces en mi cabeza estaban igual que yo: en calma. Quizás ese lugar “sagrado” hacía efecto, a lo mejor hasta existía esa fuerza “celestial” de la que hablaban…

“…Y tú eres un demonio…”

_________________
EVER SINCE I COULD REMEMBER, EVERYTHING I TOUCH ISN'T DARKNESS ENOUGH. I NEVER SAID THAT I WANT THIS, THIS BURDEN CAME TO ME, THIS PROBLEM LIES IN ME
A MONSTER, A MONSTER I'VE TURNED INTO A MONSTER AND IT KEEPS GETTING STRONGER

Aiden Blair

Mensajes : 51

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Demon. |Erin|

Mensaje por Erin C. Foster el Dom Abr 12, 2015 6:44 am

Erin abrió los ojos perezosamente, sus días eran tan planos que pasaba la mayor parte del día durmiendo, claro, cuando no la obligaban a ir a clases, tenía la perfecta excusa al armar un drama por su herida cada que alguien pretendía que se moviera, la peliazul sabía cómo usar sus cartas. Pero esa tarde se levantó de golpe, al bien había conseguido lo necesario para comprar, así que el salón interactivo fue su destino mientras recorría los pasillos a pasos agigantados.

Esnifó dos líneas de cocaína sin delicadeza, luego de largas semanas sin nada más que un porro su organismo le agradeció enormemente el cese a su sufrimiento. Echó la cabeza hacía atrás esperando que el rápido efecto llegara y así fue, sus sentidos empezaron a agitarse y su consciencia a adormecerse, esa sensación placentera de dejar que el mundo se detuviera. Cuando desvió la mirada hacía el resto del salón interactivo arrugó la nariz, lo último que deseaba ver era porno, así que se levantó y empezó a caminar lejos de ahí. La conocida sensación llegó a ella de golpe, el subidón de adrenalina le hizo esbozar media sonrisa mientras caminaba de vuelta a su habitación.

No era habitual verla de buen humor, no desde que fue internada en ese maldito lugar.

-Erin, es hora de que vayas a terapia.-La melosa voz de una enfermera la sacó de sus cavilaciones y sus ojos enrojecidos se posaron en ella.—No lo creo.—Respondió tajante, no le convenía llegar así con la psicóloga, tampoco era tonta, así que aprovecho toda esa energía extra, se escapó cuando la mujer estaba llamando a los guardias y echó a correr, pasillo tras pasillo chocó con alguien

Al llegar a primer piso dejó de correr, miró sobre su hombro para comprobar que tenía ventaja y sin pensarlo dos veces entró a la puerta que llevaba a la capilla, ya había estado antes y ahí, el lugar estaba desértico, una buena idea para disfrutar de su dosis y escapar de la terapia.Sus pasos resonaron y rompieron el silencio, observó la nuca de alguien y por poco no se percata de quien era su inesperada compañía.—Mierda.—Masculló demasiado alto. Luego de aquel encuentro en el baño Erin había permanecido más reacia a la gente, cualquiera un peligro latente. Inevitablemente su cuerpo empezó a sufrir los efectos de la droga y dejó de pensar con claridad.—¡Tu!.—Exclamó dejándose caer en una banca y subiendo los pies a la que había frente a ella, de haber estado en sus cinco sentidos se las hubiera pensado dos veces antes de volverse a quedar sola con Aiden, pero no lo estaba, mala suerte para la peliazul.

Aun cargaba las gasas que cubrían la herida en su cuello, le habían hecho seis puntos, ¡Seis! Podría decir que esa era la situación más estúpida por la que había pasado en la vida, porque después de todo ¿Cuántas posibilidades hay en la vida de que un demente te muerda? Muchas más de las que habían imaginado.

Mal karma

_________________


Erin C. Foster

Mensajes : 39

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Demon. |Erin|

Mensaje por Aiden Blair el Dom Abr 12, 2015 4:03 pm

De repente, en todo aquel silencio en el que sólo se escuchaba mi respiración, apareció la voz de Zenda en mi cabeza y di un respingo sobre el asiento. Su voz parecía tan real que hasta creía que había alguien sentado a mi lado, pero nada. No había absolutamente nadie.
Quise levantarme y marcharme de allí pero, de nuevo, algo me detuvo en mi propósito. Aparecieron unos pasos bastantes sonoros en escena. No me giré a mirar de quién se trataba, suponía que sería algún cura o monja de los que me habían hablado. Así que me mantuve “tranquilo”… tranquilo hasta que escuché un “mierda” y me dije a mí mismo que eso no lo podría decir ninguno de los que yo estaba esperando.
Me giré en busca de la causante y para mi sorpresa se trataba de Erin. Estaba claro que no le hacía gracia verme pero igualmente se sentó y me avisó de una voz, aunque ya la estaba mirando. Entrecerré un poco los ojos y la observé con detenimiento - ¿Estás drogada Erin? - estaba claro que sí, y eso no era nada bueno.

“¿No es bueno? Yo creo que es lo mejor que hay. Mírala, ahora no sabrá lo que hace… ¿Y sabes qué significa eso? Que es mucho más fácil jugar con ella porque… ¿No quieres que te haga daño, cierto?”

El chico posó sus brazos sobre el respaldo del banco sin apartar la vista de la chica. Una sonrisa ladina se formó en su rostro cuando vio la gasa en su cuello. Era un precioso recuerdo de él sobre la piel de aquella chica. Sin duda había tenido suerte de encontrársela de nuevo, ni siquiera se esperaba haberlo hecho de una forma tan rápida - ¿Has venido a repetir experiencia? - dijo con tono sarcástico. Se notaba a la legua que aquella idiota estaba llena de mierda por dentro y eso le facilitaría todo mucho más. Y es que cuando veía a esa chica le entraban ganas de hacerla sufrir lentamente, no sabía el por qué. Para cada persona era diferente, a algunos les quería matar de forma rápida, con un bisturí en el cuello y listo, a otros les quería matar a base de puñaladas, a otros a base de rajas por todas partes, estrangularlos… infinidad de cosas. Pero a ella… a ella quería verla sólo sangrar, ni siquiera tenía las ganas de acabar con su vida, sólo verla temblar y pidiendo ayuda, o libertad a cambio de sexo.

Así que se levantó de su asiento y se dirigió al pasillo central, observando el lugar con detenimiento. No estaba seguro de si allí había vigilancia o al ser el espacio de los lunáticos esos les habían prohibido poner las dichosas cámaras. De todas formas le daba igual, seguro que si un cura se encontraba con ellos ahí fornicando se les uniría, lo mismo si fuera una monja. Hasta se ofrecerían a hacer un ritual de sangre o algo así, estaba más que seguro. Y parecía que se había olvidado de la chica, pero estaba claro que no. Como quien no quiere la cosa se metió por la fila de bancos que había por detrás de donde se encontraba ella sentada y una vez llegó a su altura posó sus manos a ambos lados de ella, sobre el respaldo, y acercó el rostro hasta su oído - Sabes que lo dejamos a medias el otro día, ¿Verdad? - susurró haciendo que su aliento chocase en la oreja contraria - Y esta vez no sirve el jugar al pilla pilla - con una de las manos retiró la gasa que tenía puesta en su cuello de una forma brusca, dejando la herida al descubierto. La sonrisa ladina se dibujó de nuevo en él de forma automática - Vaya, quizás me pasé un poco - ironizó al ver el asunto. No sabía que él mismo podría llegar a tener esa fuerza, pero eso le producía placer.

Ahora sólo esperaba que ella echase a correr y así cogerla, o que se quedase sentada y le dejase seguir jugando…

_________________
EVER SINCE I COULD REMEMBER, EVERYTHING I TOUCH ISN'T DARKNESS ENOUGH. I NEVER SAID THAT I WANT THIS, THIS BURDEN CAME TO ME, THIS PROBLEM LIES IN ME
A MONSTER, A MONSTER I'VE TURNED INTO A MONSTER AND IT KEEPS GETTING STRONGER

Aiden Blair

Mensajes : 51

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Demon. |Erin|

Mensaje por Erin C. Foster el Miér Abr 15, 2015 3:06 am

¿Qué si estaba drogada? Bah, el organismo de Erin ya no respondía a su mente, su sistema nervioso estaba entretenido bailando por ahí entre sustancias nocivas. Por eso la cocaína era su máxima debilidad, la droga a la que se había hecho afín por su rápido efecto y la perdida de la realidad. No representaba un problema cuando estaba tirada en un lugar “seguro” pero en una situación como esa, en la que un demente entraba en el cuadro era una combinación potencialmente letal.

Tonta.

Soltó una risita que hizo eco en el lugar.—Drogada, muy drogada.—Respondió asintiendo y en sus labios se dibujó una sonrisa ladina, estaba en peligro, su instinto lo sabía, ese chico ya le había demostrado lo que era capaz de hacer pero estaba tan adormecida que su supervivencia pasaba a segundo término cuando estaba bajo los efectos de una droga.

Permaneció quieta paseando su mirada de un lado a otro, sin entender cómo es que los cuadros y adornos religiosos de pronto parecían tan interesantes, el fuego de las velas danzaba de arriba abajo y los ojos de los santos ejercían un efecto hipnótico que duró hasta que él se acercó. Volvió a reír, la piel se erizó con su aliento y ladeo la cabeza, no escuchaba esa vocecita que le decía a gritos que se largara de ahí, probablemente porque también estaba dopada y no había nadie que la hiciera entrar en razón. Esa no era la Erin que se había puesto a llorar en los baños, era su versión real, la que se mantenía día y noche con drogas. La que no medía en peligro y se metía en los peores problemas.—No te me acerques tanto, que cuando estoy drogada se me da por tirarme al primero que pase.—Masculló fingiendo un tono de complicidad.

Auch.—No sintió dolor o al menos el que debería sentir ante tan brusco movimiento, arrugó la nariz y se dio la vuelta por completo quedando con las rodillas apoyadas sobre la banca y a una distancia poco prudente.—Me va a quedar una cicatriz horrenda.—Quedó frente a frente sin perder la sonrisa del rostro.—Yo tengo una duda, ¿Cuánto tardas en volver a ser tú?.—Levantó las cejas, luego de mucho meditar la situación e indagar por los pasillos se dio una idea de la situación de Aiden.—¿Lo suficiente para que me mates?.—Mientras hablaba se levantó con un movimiento poco grácil y dio un saltó de la banca a la que estaba a donde se encontraba el castaño.—Me da curiosidad…—Y tan imprudente como siempre terminó por acomodarse encima de él con descaro, con ambas piernas rodeando su cintura y una expresión de fingida seriedad.

Te va a matar. Probablemente ni iba a doler.

_________________


Erin C. Foster

Mensajes : 39

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Demon. |Erin|

Mensaje por Aiden Blair el Miér Abr 15, 2015 11:40 pm

El chico sabía de sobra que no sería tan divertido como la otra vez porque, de una forma extraña, todos los drogados perdían el sentido del peligro cuando estaban de esa manera. Ya le había pasado otra vez y bueno. A lo mejor no veía el miedo en los ojos de aquella chica, pero por lo menos podía disfrutar en otros sentidos… al fin y al cavo era humano, y hombre, eso sólo quería decir que sus necesidades estaban ahí siempre….
Sonrió burlescamente cuando dijo lo de la cicatriz - Te acordarás de mí el resto de tu corta vida - comentó de forma despreocupada. Quizás podría sonar a amenaza, pero por una vez no fue así, estaba seguro de que antes que él las drogas harían su trabajo. Quizás por eso dejó que la chica se creyera con las riendas de la situación. Aunque de sobra sabía que él podía llevar todo como le diese la gana, que así lo haría y que tenía una gran ventaja para todo.

El chico se mantuvo quieto y en silencio observando los movimientos de ella, hasta que la tuvo sobre él. Al parecer era una tentativa para todas las muchachas drogadas; todas se acomodaban sobre él y su cintura como si fuera un maldito colchón - Yo soy el que ves ahora mismo, otra cosa es que quiera fingir ser bueno - rodó los ojos. Estaba cansado de que siempre le hiciesen las mismas preguntas. Él era aquel chico, ¿Por qué tenía que ser su “verdadero yo” el chico llorón e idiota? La gente tenía demasiada fe en esas cosas - Pero no te voy a matar, hoy sólo quiero jugar contigo - sonrió de lado e introdujo las manos por dentro de la ropa de la chica, hasta llegar a su cintura. Después apretó un poco para pegarla más a su propio cuerpo - No me va eso de matar a gente que ni sabe lo que está ocurriendo - susurró con una sonrisa ladina. Aunque era una verdad como un templo.

- Incluso voy a ser bueno y te voy a hacer un favor - mantuvo la voz baja, un tanto ronca por ese mismo tono de voz. Acercó su rostro al cuello de la chica, por el lado donde tenía la herida y beso un poco más abajo de donde se encontraba con extraña suavidad, hasta llegar a la clavícula. Mientras tanto una de sus manos dejaba la cintura de ella para acariciar su vientre e ir subiendo con lentitud hacía arriba…

“Sigue Aiden, esto es bueno para los dos, déjame seguir a mí…”

De repente, me vi envuelto una situación que me asustó. Erin estaba sobre mí, yo tenía las manos en sitios que no debía tener y por si fuera poco me sentía… excitado. Sí, podía sentir a mi pequeño amigo más contento de lo normal, ¿Lo más extraño de todo? Que no me acordaba de cómo había llegado a ese momento. Me quedé estático, y separé la cara bruscamente de su cuerpo cuando vi la herida que tenía en su cuello, ¿Eso era del otro día? Empecé a angustiarme ¿Y si yo le había hecho eso, y si era el culpable de todo? - Erin… - saqué las manos de golpe de donde las tenía metidas dejándolas caer sobre el asiento y agarrando el borde de esté con relativa fuerza - ¿Eso… te lo hice yo? - pregunté temeroso, con demasiado miedo. No me importaba la situación tan extraña en la que me encontraba, el ver aquella herida mi mente se olvidó de todo, sólo quería saber quién había sido el causante de aquello y en caso de ser yo ir a morir a alguna parte… no estaba seguro de si iba a soportar una respuesta afirmativa…

_________________
EVER SINCE I COULD REMEMBER, EVERYTHING I TOUCH ISN'T DARKNESS ENOUGH. I NEVER SAID THAT I WANT THIS, THIS BURDEN CAME TO ME, THIS PROBLEM LIES IN ME
A MONSTER, A MONSTER I'VE TURNED INTO A MONSTER AND IT KEEPS GETTING STRONGER

Aiden Blair

Mensajes : 51

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Demon. |Erin|

Mensaje por Erin C. Foster el Jue Abr 16, 2015 4:59 am

Probablemente él tenía razón, ¿Quién olvida una situación como la que le había obligado a pasar? Iba directo a la lista de momentos desagradables y tétricos, justo por debajo de su hermano yendo a prisión, si, así de traumático había sido. En ese momento no importaba, ella misma parecía no recordar lo peligroso que era, incluso sus terminaciones nerviosas no reaccionaba ante el inminente peligro.  Solo estaba su cuerpo, su mente dispersa y la anatomía de un chico a su alcance justo en el momento indicado, justo cuando reclamaba por algo más. Lo miró con una mueca de burla y resopló.—No has sido nada memorable…aun—Murmuró. Había escuchado comentarios sobre aquel peculiar chico, todos coincidían; estaba loco, no había que ser un psiquiatra para adivinar que del puñado de enfermedades que se trataban en el centro él tenía una de las más interesantes y peligrosas, sin embargo ahí estaba, sobre él, con la guardia baja y haciendo tonterías.

¿Finges ser bueno? Te sale muy bien, déjame felicitarte por tu grandiosa actuación .—Dijo socarronamente. A su mente saltó esa duda, ¿Quién era Aiden? ¿El demente? ¿Él chico asustado? ¿O tan solo una peligrosa combinación? Cualquiera que fuera la respuesta estaba segura que no iba a gustarle, de todos formas a ella poco y nada le importaba quien en realidad era el chico, mucho menos en ese momento.—Gracias por ser tan considerado y no matarme.—Bufó pero su expresión de tranquilidad no se esfumó ni un segundo. No le importaba morir, no a la Erin que estaba hasta el culo de drogada, así que siguió hablando sandeces—¿Quieres jugar?—Rió ligeramente y se quedó estática cuando él estuvo tan peligrosamente cerca de su cuello, la piel se le erizo pero a esas alturas no diferenciaba si se trataba de su memoria recordando aquella sensación de peligro o de simple y vana exaltación.

Por instinto cerró los ojos y apoyó uno de sus brazos en su cuello acercándose más si era posible, pero sus caricias cesaron de golpe. Y ahí estaba de nuevo su brusco cambio de actitud, no se movió de donde estaba, al contrario, apretó más más piernas alrededor de él y lo observó con una ceja levantada.—Cinco minutos.—No respondió su pregunta, no le estaba prestando atención a su repentina condición, se encontraba más entretenida escrutándolo con la mirada.—Tardas cinco minutos en volver a asustarte.—Chasqueó la lengua, mirándolo como si hubiese hecho un gran descubrimiento.—Shhh—Se acercó a su rostro y deposito un beso sobre su mejilla.—No estoy segura de que Aiden me gusta más, supongo que hay que descubrirlo..—Una amplia sonrisa se dibujó en su boca y sin decir nada más juntó sus labios con los suyos casi con urgencia.

Iba a morir, tentar a la suerte nunca había resultado bien para la peliazul.

_________________


Erin C. Foster

Mensajes : 39

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Demon. |Erin|

Mensaje por Aiden Blair el Jue Abr 16, 2015 7:32 pm

Erin me ignoró por completo, claro, cómo pretendía que me respondiese, ¡Si estaba drogada! Entrecerré un poco los ojos confundido cuando dijo que tardaba cinco minutos en asustarme. No entendía eso, no entendía nada en realidad. Pero ella seguía sobre mí sin apartarse ni un sólo centímetro. Mi vista volvió a clavarse en la herida con puntos de su cuello, era horrible - Erin, préstame aten… - pero me mandó callar y me dio un beso en la mejilla, ¿Por qué hacía eso? Y quise responder algo, decirla que no sabía lo que estaba haciendo, que estábamos en un lugar donde esas cosas no se podían hacer, que me dejara ayudarla y acompañarla hasta su habitación para que descansara. Pero todo eso se quedó en un simple pensamiento porque cuando me quise dar cuenta estaba besándome de nuevo, pero esta vez en un sitio más… personal, ¡Yo que sé! Hacía mucho que no besaba a una chica, ni se me había ocurrido hacerlo desde que me internaron allí, y eso era mucho tiempo.

Posé mis manos sobre el rostro de ella, mientras la correspondía el beso y, finalmente,  con un suave movimiento aparté su rostro del mío unos centímetros - Erin, esto no está bien. No sabes lo que haces - susurré analizando su rostro, definitivamente no estaba bien - ¿Lo entiendes? No debes hacer…

“¡BASTA! ¿¡Eres idiota!? Mírala, te quiere ahora. Es toda tuya y tú sólo lo estas estropeando ¡No eres así Aiden! ¡BASTA!”

Las voces alborotadas de su cabeza le impidieron acabar la frase. Eso le resultaba increíblemente molesto. Su rostro, que antes transmitía dulzura y preocupación, pasó a uno frío y distante, como si hubiera muerto por dentro. Clavó la vista en ella y una de sus manos, que aún seguían en el rostro de la chica, viajó hasta su garganta con rapidez. Apretó con cierta fuerza y sonrió con tan sólo las comisuras de sus labios - No me gustan los momentos pegajosos. No quiero besos, ni muestras de cariño, no quiero nada de esas mierdas - pronunció frío ladeando un poco la cabeza. Apretó con su dedo pulgar la zona donde tenía los puntos, clavando un poco su uña en la zona.
- Te vas a portar bien y vas a dejar de hacer esas idioteces, ¿Verdad? - la mantuvo unos segundos más y luego la soltó. No le importaba si le había dolido, si había sentido miedo o si le había gustado, todo daba lo mismo.
Después volvió a sostener su rostro, pero esta vez más bruscamente y se acercó al de ella - Aún me estoy pensado si matarte o no - la sonrisa ladina volvió a salir de él al mismo tiempo que la sostenía de los muslos y hacía fuerza para levantarla y ponerse él mismo en pie con ella sobre sus brazos. La llevó hasta el altar sin decir nada y la sentó sobre él con decisión. Era la altura perfecta, aquella mierda de altar le llegaba por la cadera así que para las intenciones que él tenía era perfecto. Abrió las piernas de la chica y coló su cuerpo entre ellas - ¿Seguimos o ya se te han quitado las ganas de jugar? - preguntó mientras sus manos paseaban a su antojo por los muslos de la chica, casi hasta llegar a su zona íntima. En realidad le daba igual la respuesta de la chica, lo haría de todas formas, pero le parecía interesante saber si aquello se iba a considerar abuso o simplemente iba a ser un desahogo mutuo.

_________________
EVER SINCE I COULD REMEMBER, EVERYTHING I TOUCH ISN'T DARKNESS ENOUGH. I NEVER SAID THAT I WANT THIS, THIS BURDEN CAME TO ME, THIS PROBLEM LIES IN ME
A MONSTER, A MONSTER I'VE TURNED INTO A MONSTER AND IT KEEPS GETTING STRONGER

Aiden Blair

Mensajes : 51

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Demon. |Erin|

Mensaje por Erin C. Foster el Vie Abr 17, 2015 4:12 am

Erin no estaba en sus cabales pero no era necesario estar de todo consciente para notar que los cambios de actitud de aquel muchacho eran mucho más bruscos de lo que había imaginado, un segundo estaba asustado al otro volvía a tener cara de demonio. Le daba curiosidad, lo admitía, experimentar seguramente iba a salir mal pero se preguntaba que iba a pasar con el Aiden temeroso de salir de su letargo y encontrarse demasiado…cerca.

La cocaína había adormecido la parte de su cerebro que anunciaba el dolor, era uno de sus maravillosos efectos, no quedaba espacio en su organismo para nada más que placer y sensaciones gratas,  así que ante aquel apretón no la inmutó. Rió cantarinamente y se removió sobre él como única reacción a su agravio.—Que romántico eres.—Exclamó y esta vez sintió un breve pinchazo justo ahí donde Aiden estaba presionando, podía adivinar que había hecho que uno de sus puntos se abriera y volviera a sangrar, pero en ese momento era lo que menos importaba, las gotitas de sangre en su cuello no le causaban el mismo terror que la ocasión anterior.—Un beso no significa una muestra de cariño, no para mí, no te ilusiones.— chasqueó los labios, haciendo ademan de enviarle un beso.—No hay besitos para Aiden si no quiere.—Respondió con voz melosa a propósito.—Que conste que antes tú me has besado primero la otra vez.—Agregó, su cuerpo se sentía más liviano así que cada minúsculo movimiento no era rechazado por la peliazul.

Lo observó con tranquilidad empezando a creer que no tenía ganas de asesinarla sabiendo de antemano que sus planes podían desviarse vertiginosamente. Morir, vivir, morir, vivir, ¿Cuál era la diferencia? Era la etapa en la que Erin empezaba a preguntarse sobre el significado de la vida y todas esas mierdas que solo las drogas removían.—Después decides si me matas o no.—Murmuró esbozando una sonrisa. Todo en ese sitio era una completa ironía, estaban profanando un lugar sagrado y eso lo hacía el triple de excitante. Se acomodó mejor en el borde del altar sin dejar de mirarlo y presionó su pelvis contra la suya rodeado su cintura con ambas piernas.—¿Tengo cara de que quiero irme?.—Se sonrió apoyando ambas manos en su cuello.—Si me voy a ir al infierno mejor darme prisa.—Su mano viajó hasta su pantalón y su mirada se posó en la suya.

Recordó la vez que la habían enviado a ese mismo lugar por hacer alboroto en clase y le causo mucho más regodeo el estar quebrantando una valiosa regla para los religiosos del lugar.

_________________


Erin C. Foster

Mensajes : 39

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Demon. |Erin|

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 1:51 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.