WELCOME TO IOWA


• No olvides pasarte a leer la reglas y ambientación.

• También pasa a leer nuestro FAQ, en el encontrarás más datos sobre Iowa y el foro en general.

• Recuerda que sin color no puedes rolear, tienes 72 horas para terminar tu ficha. Ficha aceptada » Registros » Color.

• Las medidas para avatar son 180 x 400.

• A pesar de que el foro se ambienta en la ciudad de Des Moines, Iowa; solo se asimila a la real en el nombre y localización, el resto es invención de la administración.
YOUR FACE
Conectarse

Recuperar mi contraseña

NEW POSTS
Últimos temas
» Afiliación Élite [Naruto Roleros]
Dom Abr 26, 2015 8:09 am por Invitado

» Magic is Might (Retirar el botón - Elite)
Dom Abr 19, 2015 2:38 am por Invitado

» Unmasked - Afiliación Élite [Confirmación]
Sáb Abr 18, 2015 10:20 am por Invitado

» The Demon. |Erin|
Vie Abr 17, 2015 4:12 am por Erin C. Foster

» A World Of Heroes (élite)
Dom Abr 12, 2015 6:50 pm por Invitado

» My brand of heroin {Normal}
Sáb Abr 11, 2015 5:28 pm por Invitado

» Fiesta hasta arder [Lochan Radwańska]
Vie Abr 10, 2015 10:26 pm por Lochan Radwańska

» Are you fucking kidding me? ■ Lochan
Vie Abr 10, 2015 9:57 pm por Lochan Radwańska

» You really want to be here? |Erin| |Terminado|
Miér Abr 08, 2015 1:27 am por Aiden Blair

WHO'S THERE?
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 24 el Vie Feb 06, 2015 5:08 am.
THE PEERS
Élite
Élites
(20/40)

Zonden Verboden

AFILIADOS NORMALES

Let this world explode # Dizzy

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Let this world explode # Dizzy

Mensaje por Tyrone Jefferson el Miér Feb 11, 2015 6:14 am

Give us more detonation.
Wanna try, wanna try, wanna try oh! I'll be your detonator.

Pildoras, pastillas, drogas. Las necesito, tienen que dármelas. Todas. Voy de un lado al otro del pasillo, con las manos en los bolsillos. Estoy inquieto, ansioso, nervioso, no puedo soportarlo. Pildoras, pastillas, drogas. Las necesito, tienen que dármelas. Todas. Llevo toda la mañana haciendo negocios, negociando con unos, discutiendo con otros. No es nada sencillo. Hay que saber hablar con el sujeto indicado, saber silenciar a los que tienen lengua larga, buscar el modo perfecto de juntar dinero y comprar más drogas. Pildoras, pastillas, drogas. Las necesito, tienen que dármelas. Todas. En realidad yo no las consumo, siempre que puedo las evito. Pero es un gran negocio ilegal que me entretiene. Me ayuda a concentrar, lo que es algo prácticamente milagroso. Mientras más me meto en el juego del camello, más normal soy. Todos locos, menos yo. Pildoras, pastillas, drogas. Las necesito, tienen que dármelas. Todas. De repente alguien viene por el pasillo y no me esquiva. Su hombro se choca contra el mío y se tropieza hacia atrás. Me obliga a detener mi andar ansioso. Me obliga a mirarlo. Es un niñato. No sabe con quién se mete.

-¡Eh, tú! ¡¿Quieres comprar o qué?!-le gruño como un perro rabioso. Es que me siento como uno. Necesito morder, atrapar la carne tierna entre mis dientes y destrozarla. Tal vez con los puños, dejarlos un poco manchados de sangre. Me gusta cuando siento los huesos quebrarse bajo mis nudillos. Me excita de solo recordarlo. Tiemblo de pies a cabezas mientras el niño niega con su cabeza.-Entonces me haces perder el tiempo-siseé con contenida ira. El médico dijo que si cuento números puedo calmarme. No hace falta que golpeé o me enfade con la gente, yo puedo tener el control de mis emociones. Uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis.-No me gusta que me hagan perder el tiempo-le aclaro al chico para que sepa, para que aprenda y para que haga correr el rumor entre sus amigos. Siete, ocho, nueve, diez, once. Los números no me sirven un carajo. Así que apenas me doy cuenta de que agarro al niño por la camiseta y comienzo a moverlo violentamente hacia atrás y hacia adelante.-¡¿Dónde tiene las pastillas, chico?!-le pregunto con furia, escupiendo saliva en su rostro. Mi otra mano comienza a palpar sus bolsillos.

El tiempo comienza a correr en cuenta regresiva. No sé cuánto tardaran en observar lo que ocurre por las cámaras de seguridad y vendrán a apartarnos. Pero no pienso que sea muy pronto. Soy inteligente, sé aprovechar los recursos. Como estamos discutiendo delante de la puerta del baño comienzo a arrastrar al chico conmigo dentro del mismo. Abro la puerta de una patada y arrojo al chico al suelo del baño. Creo escucharlo llorar. Me gusta cuando sufren, porque así entienden cómo me siento yo cuando me hacen enfadar. ¡Me molestan y sufro! Es como si rascaran con una lima dentro de mi cráneo. Duele y tengo que hacer que se detenga. Si no golpeo a este chico jamás haré que se detenga.-No tienes a donde huir-le advierto mientras busco algo con lo que trancar la puerta. Encuentro una silla de plástico en uno de los cubículos, esta puesta para que nadie use ese baño que esta en reparamiento. Antes de volver a encarar al producto de mi ira tranco la puerta. Y una vez estamos encerrados escucho el agua fluir. No somos dos, somos tres. Sé contar perfectamente.-¡¿Quién anda ahí?!-exijo.


_________________


avatar
Tyrone Jefferson

Mensajes : 26

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Let this world explode # Dizzy

Mensaje por Dizzy R. Sunkow el Jue Feb 12, 2015 9:12 am

Give us more detonation.
Wanna try, wanna try, wanna try oh! I'll be your detonator.

Muchas veces ni siquiera el salón donde no hay cámaras funciona una mierda, sé perfectamente que estoy encerrado dentro de este lugar y es difícil salir, aunque no imposible. He caminado hasta el baño y me encerré en uno de los cubículos con las piernas dobladas sobre el retrete y una pequeña libreta entre las manos. Tengo una lista negra, ¿sabes?. Me gusta anotar a todas esas personas que me han hecho pasar por algo estúpido, miserable o innecesario, nadie se lo cree en realidad pero si viesen lo larga que es tendrían miedo de estar dentro de ella, así como están mis padres y mis hermanos. Me muerdo la punta de la lengua mientras hundo la punta de la pluma contra una hoja, se desata el coraje dentro con tan solo leer los nombres garabateados en las páginas, aún no sé como comenzaré o qué le haré a cada uno de ellos, solo espero que sea equivalente o incluso peor de lo que sea que los haya llevado a aparecer en las hojas.

Escucho pasos entrar y salir, voces de varios o a veces algunos hablando solos, me quedo en silencio simplemente escuchando, porque aunque no lo parezca el baño parece ser un buen confesionario, el lugar donde quieras o no te vienen cosas a la cabeza o al verte al espejo comienzas a pelear con tu reflejo o a murmurar cosas como reclamos o palabras de aliento: "Saldré de aquí", eso dicen algunos, otros aseguran que tienen la manera perfecta de escaparse y aunque he escuchado que varios han podido brincar la cerca entre los arbustos no he visto a nadie que dure más de un día fuera. La punta se había hundido más y mis dedos se apretaron contra el plástico con fuerza, regreso un par de hojas y subrayo con furia el nombre de mi mamá, encierro los de mis hermanos y bajo por cada nombre hasta torcer una sonrisa, cierro la libreta cuando escucho un sonido fuerte de algo pesado caer contra el suelo y levanto las cejas lentamente; me relamí los labios al escuchar una voz algo familiar y dejé la libreta y la pluma en la caja del inodoro, me paré sobre la tapa de este y asomé la cabeza un poco solo para encontrarme con las piernas de alguien que está tendido sobre el suelo y después aparece en escena Tyrone, uno de los tantos locos del lugar.

Bajé lentamente hasta estar completamente en el suelo y tiré la cadena aunque no había utilizado el baño. Aguanté una carcajada al escuchar después su pregunta y negué un par de veces antes de abrir la puerta y asomar la cabeza para verle fijamente –. Soy Jesucristo –dije con una sonrisa burlona y levanté ambas manos hacia el riéndome al final, desvié la mirada encontrándome con un muchacho que ahora me observaba como esperando que hiciera algo para detener al moreno, pobre estúpido –. ¿Qué me ves? –a veces simplemente no puedo evitarlo, apreté la mandíbula y volví a ver a Ty como si esperara que comenzara a golpearlo con fuerza, porque parecía como un mensaje divino que lo hubiese traído hasta acá mientras yo me encontraba en mi momento. Cosas como esas son las que he podido entender de toda la porquería que enseñan en la clase de religión aquí –. No te detengas por mi, hace tiempo que no veo sangre derramada que no sea la míaal darme contra la pared, pero no termino la frase, no lo necesito; solo necesito tener o por lo menos ver algo de acción, porque los nombres siguen pasándose por mi cabeza uno por uno, giro un poco la cabeza, clavando la mirada en ese chico y sonrió con malicia, porque si Tyrone no hace algo quizás pueda hacerlo yo.

_________________
It runs through my veins, it feels just like death, I need to punch something.
avatar
Dizzy R. Sunkow

Mensajes : 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Let this world explode # Dizzy

Mensaje por Tyrone Jefferson el Vie Feb 13, 2015 8:04 am

Give us more detonation.
Wanna try, wanna try, wanna try oh! I'll be your detonator.

Dos contra uno, no me importa. Me gusta el número tres, porque a eso se le llama multitud. No es un grupo perfecto de personas. Y en ese baño, en ese preciso momento, somos tres. Pero no me importa. Dos contra uno, no me importa. Así que espero impaciente a que el tercero en discordia aparezca de una vez por todas para saber si tiene una cara que me gustaría golpear. Aunque en cuanto oigo su voz todo cambia. Porque ese dos contra uno, no me importa, esta a mi favor. Lo puedo ver claramente en el rostro del Jesucristo que acaba de asomar de aquel cubículo en el cual fluyó el agua. Es Dizzy, y tiene suerte el muy cabrón. De haberme topado con él unos minutos antes, cuando merodeaba por los pasillos, no me hubiese molestado molerlo a golpes. Es una terapia que tenemos entre amigos, cuando uno necesita quitarse las tensiones llega y golpea al otro. Sin embargo el niño que tiembla en el suelo le ha ganado. Dos contra uno, no me importa. ¡Esta va a ser genial! Sonrío con malicia mientras me relamo los labios, una, dos, tres veces.-Y yo soy el espíritu santo. ¡Por Dios, Dizzy! La clase de religión para otro momento-protesto con burla. Me revuelvo el cabello e intento concentrarme. Lo malo de mi cabeza es que pasa de una cosa a la otra y nunca puede regresar hacia atrás. Ahora estoy mirando a mi amigo, pero antes no recuerdo que diablos estaba haciendo. Hasta que él se dirige a mi presa. ¡Oh, si! Mi presa. Vuelvo a mi papel de animal salvaje. Porque todavía me arde el cerebro. Dos contra uno, no me importa.

Dizzy me da permiso. Oh, cuánto me sirve su permiso. Me gusta recibir su permiso. Él será nuestro espectador.-¡Mira que afortunado eres!-le digo al chico que se arrastra en el suelo para alejarse de mí. Pero ya le dije que no tiene a donde huir y esa es toda la verdad. Me acerco hasta pescarlo de la playera y lo levanto con fuerza.-¡Tenemos público! Y no podemos hacer que el público se quede con las ganas. ¡¿No crees?!-le explico de lo más divertido, alargando el momento para que el chico se haga en sus pantalones antes de siquiera recibir el primer golpe. Pero como no me responde lo sacudo de arriba a abajo.-¡Cuando te hago una maldita pregunta me respondes!-le advierto furioso y entonces el muchacho empieza a murmurar muchas veces que sí y me río. Es como un juguete roto. Él está todo roto y yo planeo romperlo más. Porque yo no estoy roto, yo no estoy loco ni quebrado, como dicen los médicos. El que esta perdido aquí es mi pequeño juguete roto.-Vamos a ver un poco de sangre entonces-dije con seriedad.

Alzo mi puño en el aire y luego lo estrello en el rostro del chico. La nariz hace un encantador sonido bajo mis nudillos. Se la rompí, seguro. La sangre comienza a brotar enseguida y tengo la mano manchada de rojo. La sacudo porque me da algo de asco. Aquel insignificante gusano me da asco. Lo suelto y observo cómo se retuerce en el suelo, presionándose la nariz para detener el sangrado.-Para que aprendas, pequeño bastardo. Cuando te pido tus pastillas, me las das-le digo con rabia. Quiero seguir golpeandolo, patearlo hasta que chille de dolor y suplique por que me detenga. Pero primero lo primero. Observo maravillado el charco de sangre que hay en el suelo y luego miro a Dizzy, sonriendo como un niño que ha conseguido romper una piñata y esta delante de un montón de dulces.-¿Quieres darme una mano?-le pregunto. Humedezco un par de dedos en la sangre y me acerco a donde están las cámaras. Soy un maniático cuando se trata de vigilancia y detesto que me espíen. Así que le hago gestos a Dizzy para que me haga palanca con sus manos hacia alcanzo las malditas cámaras de vigilancia y las mancho con sangre. Una bonita señal: Tyrone estuvo aquí, Tyrone no esta roto, el otro chico lo estuvo, lo esta y lo estará pronto.  


_________________


avatar
Tyrone Jefferson

Mensajes : 26

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Let this world explode # Dizzy

Mensaje por Dizzy R. Sunkow el Mar Feb 17, 2015 6:59 pm

Give us more detonation.
Wanna try, wanna try, wanna try oh! I'll be your detonator.

Me agradaba no ser el único con ganas de partirle la cara a alguien, aunque sea una sola vez, un par de minutos, unas patadas o solo escuchar quejidos o ver manchas de sangres en los nudillos. Los observé a ambos y pasé un par de dedos por mi rostro solo esperando lo inevitable, que Tyrone suelte el primer golpe y el otro imbécil se queje más, puedo recordar casi todas las veces en que acabé metido en puños con alguien más, en la escuela, la calle o cualquier lado; nunca me había interesado, recordaba también las horas que pasaba mi madre tendida en el suelo o hincada rezando y podía escucharla pero aquello solo me causaba algo de gracia. Continué esperando a que Tyrone se moviera sobre el muchacho y la sonrisa se torció incluso más cuando este fue movido con brusquedad, eché un vistazo hacia el interior del cubículo en el que me había encontrado antes, después mi cabeza giró un poco y fijé la mirada unos segundos en la cámara que había en el techo, algunas veces podía contar hasta que llegara alguien de seguridad e interrumpiera lo que fuese que estuviera haciendo, eran como plagas interponiéndose entre nosotros. Todos vigilados hasta en el jodido baño, era una porquería.

Giré justo a tiempo para observar el puño de Tyrone clavarse en el rostro del otro con fuerza, me mordí el labio inferior con algo de fuerza e hice un intento para no reírme en voz alta, en vez de ello apreté las manos y la mandíbula esperando a que aquella corriente que me llegaba cada vez que me metía en problemas o golpeaba algo se apresurara a recorrer todo mi cuerpo. Había sido un buen golpe, pronto la sangre comenzó a emanar y yo me alejé de la puerta dando un par de pasos hacia ellos, al parecer todo había sido por las pastillas pero eso era algo que en verdad no me sorprendía, todos aquí esperaban con ansias la hora del medicamento, algo parecido a "la hora feliz" –. Creo que lo haz hecho bien –le dije aún con la sonrisa burlona y me acerqué unos cuantos pasos más, con los ojos fijos en el sangrante muchacho que había caído de bruces contra el suelo. Rasqué el tabique de mi nariz agachando un poco la cabeza y luego mis cejas se alzaron expectante, ese color rojo oscuro que escurría era lo que a mi tanto me gustaba. Fue por eso -o quizás no- que me acerqué automáticamente hacia el charco que había quedado sobre el suelo, hundí dos de mis dedos en la sangre y la observé unos segundos, escurriéndose hacia abajo con lentitud.

Para cuando me subí a los lavabos ya sentía la emoción ir de arriba a abajo, solo esperaba poder descargarme, dejar salir la energía a la que muchos habían culpado de ocasionar mi comportamiento, la verdad yo no los entendía, yo solo sentía como todo comenzaba a acelerarse por dentro, como todo parecía ser de pronto realmente excitante y las ganas de destrozarlo todo alrededor aparecían; froté los dedos contra la lente de una de las cámaras y sentí coraje, porque me daban demasiadas ganas de poder partirle la nariz a alguno de los guardias, incluso a alguna de las estúpidas enfermeras o las monjas que a veces andaban por los pasillos, sentí como todo mi cuerpo se tensó y cuando giré para ver al imbécil sobre el suelo todo se hizo más grande y no es que tuviese algo contra él, nunca importaba realmente tener algo en contra de tu víctima, a veces solo se trata de que estuvieron donde no debían y ya. Bajé de un brinco y me incliné sobre el cuerpo del desconocido, no solté ni una sola palabra, simplemente le asesté un golpe en el estómago con el puño cerrado y después tiré de sus manos para evitar que continuara presionándose la nariz con aquella fuerza, eso no le ayudaría en absoluto –. No creo que quede mucho tiempo –escuché mi voz un poco alto pero era algo que iba más bien dirigido hacia mí, porque había que ser estúpido para no pensar que pronto habría gente fuera de la puerta, volví a darle otro golpe, sintiendo mis nudillos punzar y volví a repetir la acción sin importarme mucho si dolía por la emoción o por los impactos contra su cuerpo.

_________________
It runs through my veins, it feels just like death, I need to punch something.
avatar
Dizzy R. Sunkow

Mensajes : 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Let this world explode # Dizzy

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.